Lo más visto

Más de El Salvador

Salud, educación y seguridad amenazan con huelga nacional para enero 2017

Esto es una reacción por implementación de paquetes fiscales del Gobierno, no aprobación de escalafón y presupuestos. Sindicatos dicen que en 2017 habrá un estallido social y advierten una crisis nacional.
Enlace copiado
Presión. Los sindicatos se han rearmado para organizar en enero del próximo año una huelga nacional. Inicialmente serán los de las áreas de salud, educación y seguridad.

Presión. Los sindicatos se han rearmado para organizar en enero del próximo año una huelga nacional. Inicialmente serán los de las áreas de salud, educación y seguridad.

Salud, educación y seguridad amenazan con huelga nacional para enero 2017

Salud, educación y seguridad amenazan con huelga nacional para enero 2017

Enlace copiado
Los sindicatos de trabajadores de los sectores de salud, educación y seguridad volvieron a manifestarse y reafirmaron el bloque que han formado en lo que llaman la defensa de los derechos de los trabajadores; lamentaron las medidas sugeridas por el Fondo Monetario Internacional (FMI) en El Salvador y la falta de aprobación del Presupuesto General de la Nación 2017.

“Esto va a ocasionar un estallido social... Ya lo vemos venir. El martes vimos las manifestaciones que se dieron. Hacemos un llamado a la población salvadoreña a unirse a una huelga nacional el próximo año. Esperamos que el Gobierno y la Asamblea Legislativa den solución al presupuesto 2017, ya que si esto no se da, vamos a tener un caos para el próximo año... en el mes de enero sería inevitable una huelga nacional”, dijo Silvia Navarrete, secretaria general de SITRASALUD.

Manifestaron a su vez preocupación sobre el proceso de negociación que se desarrolla en Casa Presidencial para la aplicación del paquete de reformas del FMI.

Es “un proceso totalmente oculto y secreto para los que seremos afectados: es decir el sector laboral y la población en general. Acto que se quiere vender como una renovación de los Acuerdos de Paz”, confirmó Marvin Reyes, secretario general del sindicato de la Policía Nacional Civil.

Los movimientos laborales y sindicales detallaron que la aplicación del paquete de reformas que el FMI implementaría en El Salvador serían, entre otras, aumentar la jornada laboral de 10 a 12 horas, despidos injustificados, la precarización del sistema de pensiones (aumento de tiempo de retiro, aumento de años de servicio, aumento de cotización, eliminación de pensiones vitalicias, disminución de la pensión), eliminar incentivos laborales como los escalafones de salud, educación y seguridad, implementación de políticas de flexibilidad laboral e incrementar tasas e impuestos.

Parejos

Los sindicalistas enfatizaron que la carga fiscal no debe ser impuesta sobre las espaldas de la clase trabajadora, ya que a través de estas leyes se está castigando a los empleados salvadoreños, que es la principal colaboradora en el desarrollo del país y en mantener a flote la economía de la nación.

Los trabajadores recordaron que hicieron el llamado a los diputados de la Asamblea a despojarse de sus intereses político partidario y ver un interés de nación; sin embargo, recalcaron que hasta el momento no ha sido así.

Navarrete insistió en decir que las consecuencias para la población y los trabajadores pueden ser fatales, si no se logra un acuerdo entre todos los sectores. Además reiteró que las posibilidades de una huelga nacional están latentes; aunque no profundizó en los detalles sobre esta ni fechas precisas.

De allí que la urgencia de un acuerdo nacional resulte prioritario, insistió la líder sindical del gremio de salud.

La ministra de Salud, Violeta Menjívar confirmó ayer por la tarde que la falta de presupuesto afectará a la inversión contemplada para 2017. La titular reiteró que si no se aprueba el presupuesto, no se podrá pagar escalafón, donde estaban contemplados $10 millones que ahora no están.

Decididos

Reyes reforzó esta postura advirtiendo: “Es momento de generar un frente común para defender nuestros derechos ante el embate de la antigua oligarquía derechista y los nuevos oligarcas de izquierda, que tomarán decisiones por intereses particulares y no pensando en nación a través de sus representaciones legislativas”.

Tras la crítica de los sindicatos de trabajadores de salud, educación y seguridad coincidieron en que hay varias soluciones para sobrellevar la situación, pero enfatizaron que pesa mucho la disponibilidad de las autoridades.

“Creemos que la solución puede venir de un consenso con la sociedad salvadoreña, pero principalmente un diálogo profundo entre la clase política y los empresarios tomando como principales actores a los trabajadores”, reiteró Francisco Zelada, secretario general de SIMEDUCO.

Los sindicatos de trabajadores proponen que la solución puede llegar si se frena el crecimiento del gasto corriente, se recortan salarios en plazas de funcionarios de alto nivel, detener inmediatamente la contratación de personal sin carácter técnico y la creación de plazas por compromiso político partidario.

Los trabajadores agregaron que debe de reforzarse la persecución de la corrupción y enriquecimiento ilícito de cualquier origen; también, garantizar el pago de proveedores, ya que con esto se dinamiza la microempresa en la inversión de proyectos locales, entre otros.

Ante la inminente huelga nacional que se avecina para enero del próximo año, en la que participarán las áreas de salud, educación y seguridad que no tendrán su escalafón, se podrían sumar las municipalidades que no han tenido el FODES; así también, los pensionados.

Pese a ello, advirtieron que la esperanza está puesta en la buena voluntad de los diputados, en que la Asamblea Legislativa convoque a una asamblea extraordinaria para poder aprobar el presupuesto de 2017; de lo contrario, enfatizaron, van a tener la respuesta de los trabajadores en enero.

Tags:

  • trabajadores
  • huelga general
  • sindicatos
  • presupuesto
  • escalafón

Lee también

Comentarios