Salvadoreño volvió al volcán de Acatenango, en donde pensó que moriría

El pasado enero murieron en el coloso seis personas a causa de las bajas temperaturas. El Salvadoreño fue uno de los sobrevivientes.
Enlace copiado
Salvadoreño volvió al volcán de Acatenango, en donde pensó que moriría

Salvadoreño volvió al volcán de Acatenango, en donde pensó que moriría

Enlace copiado
Roberto Berganza, el salvadoreño que en enero pasado sobrevivió a la desgracia ocurrida en el volcán guatemalteco de Acatenango debido al descenso de las temperaturas, regresó recientemente a ese lugar para "superar sus miedos".

En sus redes sociales dio a conocer esta semana las fotografías de su nueva experiencia que, a diferencia de la anterior, no terminó en tragedia. El 7 de enero de 2017 fueron encontrados los cuerpos de al menos seis personas en las faldas del volcán. Ese día las temperaturas bajaron drásticamente y la lluvia inundó las tiendas de campaña de los viajeros.

Los que murieron son los que intentaron descender de Acatenango en plena madrugada, pero por consejo de su guía, Berganza decidió quedarse arriba y esperar a que amaneciera. Siete meses después, el 7 de agosto, el salvadoreño decidió escalarlo nuevamente.

Según contó a LA PRENSA GRÁFICA, fue un amigo australiano el que lo incitó a subirlo de nuevo. "Fue una experiencia increíble, al principio tenía un poco de miedo porque empezó a llover, pero luego cuando llegamos a la zona del camping, ver el volcán de fuego enfrente haciendo erupción, fue increíble", manifestó.

Dice que esta vez solo escalaron un grupo de 19 personas, a diferencia de las 300 de enero. Iban dos salvadoreños, un australiano, un mexicano, un chileno y estadounidenses y europeos.

Él asegura que vio el mejor amanecer de toda su vida y el mejor show de lava que "jamás pudo haber imaginado". "Estar por encima de las nubes, de verdad, fue impresionante", expresó.

La experiencia le sirvió para superar el miedo en el lugar en donde casi pierde la vida, pues para él vencer los miedos es uno de los mayores retos, afirmó. Sin embargo, dice que siempre con precaución.

"Por casualidad todo fue exacto, primero subí el siete de enero y siete meses exactos después lo volví a subir el siete de agosto", dijo. Después de todo, el número siete y sus coincidencias, le dejaron una buena experiencia.

Tags:

  • Acatenango
  • volcán
  • tragedia
  • Roberto Berganza

Lee también

Comentarios

Newsletter