Lo más visto

Más de El Salvador

Salvadoreños en el mundo emocionados hasta las lágrimas por Romero

La plaza San Pedro amaneció llena de salvadoreños. Varias comunidades de compatriotas migrantes están llegando a la ciudad para presenciar la ceremonia que lo elevará a los altares.
 

Enlace copiado
Foto de LA PRENSA

Foto de LA PRENSA

Enlace copiado

El sol brilla con fuerza en Roma y acompaña el ambiente festivo de la plaza San Pedro, abarrotada desde temprano con largas filas de personas que intentan ingresar  al vaticano o a la capilla Sixtina.

Son más de tres horas de fila para tener acceso, advierten quienes operan como guías particulares en los alrededores. 


En medio del torbellino de gente mientras amanece en la ciudad, muchas banderas salvadoreñas colorean el lugar. Las risas, los chistes y las bromas entre ellos hacen que sea fácil identificar a las  comunidades de salvadoreños. Cuando deben hablar de lo que monseñor Romero significa en sus vidas, también es habitual que se emocionen hasta las lágrimas, por la admiración por él, por la lejanía de su tierra, por el recuerdo de su gente.


Faltan apenas unas horas para que Romero sea elevado a los altares y la fiesta y a la ansiedad van en aumento. El primero grupo  está conformado por 45 compatriotas que viajaron desde Montreal, Canadá, para asistir a la canonización de su santo. Han ahorrado y preparado el viaje por meses. 


María Candelaria Martínez Vásquez, vive en Montreal hace 36 años y es parte de este grupo.  "Para mí  es algo emocionante porque es nuestro mártir, el que luchó por la causa de los pobres, nos sentimos orgullosos que hoy es el gran santo de las Américas. Hoy vamos a regocijarnos. En nombre de todos los salvadoreños que no pudieron venir los representamos acá con mucho amor, en este momento tan inolvidable". Lo dice con la voz entrecortada y con lágrimas en los ojos, al recordar a su país y a sus gente, que dejó hace tanto. 


El segundo grupo proviene de Boston, Estados Unidos, en donde también hay puertorriqueños que de tanto congregarse junto a salvadoreños terminaron respetando al imagen del arzobispo al punto de viajar ahora a su canonización. 


"El 99 % de la comunidad San Benito (en Boston) son salvadoreños", gritan en medio del tumulto y mientras intentan ordenar la bandera azul y blanco para salir en la foto. 


"Es una comunidad acogedora, religiosa, devota. Llegamos hasta aquí por la intercesión de Romero, porque el precio era demasiado alto... entonces yo le pedí que se abrieran puertas y hablamos con el padre y encontramos ayuda para llegar. Él es el gran defensor de los Derechos humanos, de los pobres, es un símbolo de unidad", relata Elba torres, que dejó El Salvador hace más de 30 años. 


Los peregrinos que vienen de El Salvador y otras partes del mundo se han organizado sobre todo  a través de sus iglesias y grupos, y tienen establecidas sus agendas para mañana domingo, muy temprano, ingresar a la zona asignada para los salvadoreños en la Plaza San Pedro. 

Tags:

Lee también

Comentarios