Loading...

Salvadoreños se disfrazaban de agentes DEA para descargar cocaína

Testigo narró ante un juez especializado toda la logística que organizaban los salvadoreños, contratados por un operador del cartel de Sinaloa, para realizar los desembarques de cocaína en el Pacífico guatemalteco.

Enlace copiado
Apoyo. De acuerdo con la acusación fiscal, el grupo se encargaba de apoyar en la vigilancia, descarga y transporte de la coca que viajaba vía marítima desde Suramérica.

Apoyo. De acuerdo con la acusación fiscal, el grupo se encargaba de apoyar en la vigilancia, descarga y transporte de la coca que viajaba vía marítima desde Suramérica.

Enlace copiado

Pantalones negros tipo comando, camisetas negras y chalecos antibalas con las letras DEA (Administración para el Control de Drogas, en inglés) en la espalda. Ese era el uniforme que portaban los salvadoreños que trabajaban para el cartel de Sinaloa mientras desembarcaban cocaína en Guatemala.

La razón de vestir así, según una testigo, era para hacerse pasar como falsos agentes antinarcóticos estadounidenses y despistar a cualquiera que caminara por la playa Monterrico y el Puerto San José, los dos lugares de la costa del Pacífico guatemalteco donde los salvadoreños apoyaron al poderoso cartel mexicano para realizar el trasiego de cocaína hacia tierra firme entre 2015 y 2016.

La revelación es parte del testimonio que contó ayer Artist, una testigo protegida (con beneficios judiciales a cambio de su confesión), ante el juez Especializado de Sentencia A de San Salvador como parte del juicio contra 27 lancheros salvadoreños, afincados en la playa San Diego (La Libertad) y acusados de tráfico internacional de droga.

Artist dijo que el operador del cartel de Sinaloa en Guatemala era Marlon Francesco Monroy Meoño, alias "el Fantasma" o "el Teniente", quien fue condenado en noviembre de 2017 a 21 años y nueve meses de prisión por una corte de Miami, Florida, por conspirar para traficar cocaína hacia Estados Unidos.

De acuerdo con la testigo, "el Fantasma" entregaba los uniformes de falsos agentes de la DEA a los salvadoreños, que fueron apodados como "los cheros" por los guatemaltecos, para poder permanecer en la playa y realizar el operativo de desembarque de los alijos de cocaína que llegaban en lanchas procedentes de Suramérica, específicamente Colombia y Ecuador.

Además del camuflaje, "el Fantasma" también orientaba a los salvadoreños sobre cómo actuar en caso de que descubrieran a alguien ajeno al grupo en la playa. "Si se abordaba un extraño, se le quitaba el celular para lanzarlo al mar, se le decía que eran agentes antinarcóticos que realizaban un operativo en la zona y lo llevaban a los encargados de dar seguridad al narco guatemalteco", narró ayer la testigo.

Además de ese camuflaje, la testigo contó que participó en 10 desembarques de droga en la costa guatemalteca donde participaban "el Fantasma", su esposa, Cynthia Jeannette Cardona Sandoval, otros cuatro guatemaltecos y el grupo de pescadores salvadoreños que se alternaban para viajar al vecino país para dar apoyo logístico en el tráfico de la cocaína.

El cabecilla de la estructura en El Salvador, de acuerdo con lo que contó la testigo, era José Leonidas Gómez Cuéllar, alias "Pepe", quien era apoyado por otros dos jefes del grupo: Ricardo Antonio Valencia Sánchez y Pedro Antonio Valencia.

Debajo de ellos estaba Rita Dinora Cuéllar, hermana de "Pepe", quien prestaba su nombre para comprar inmuebles y bienes al servicio del cartel de Sinaloa, dirigido por Joaquín "el Chapo" Guzmán, quien enfrenta un juicio en Estados Unidos después de ser extraditado desde México.

Según Artist, "el Fantasma" entregó celulares cifrados a su esposa, a "Pepe" y a ella. Los desembarques de droga eran coordinados por medio de mensajes de texto a esos aparatos. La testigo dijo que el primero de esos trasiegos ocurrió "a principios de junio de 2015" cuando recibió un mensaje a su teléfono para que viajara a Guatemala a una hacienda conocida como La Granja.

En esa primera oportunidad, recuerda la testigo, contrataron ranchos en la playa Monterrico para esperar a que llegara la lancha. Recuerda que allí también llegaron cuatro "cheros", los pescadores salvadoreños afincados en la playa San Diego, que fueron enviados por "Pepe" para apoyar el trasiego. Sin embargo, el cargamento se atrasó, por lo que tuvieron que permanecer seis días en esos ranchos.

"Para no levantar sospechas montamos una fiesta de fachada. Hasta se tuvo que contratar prostitutas para que los vecinos creyeran que de verdad se trataba de una fiesta", dijo Artist.

La testigo agregó que la metodología en todos los desembarcos en los que participó fue la misma: eran contactados vía mensajes de texto para que llegaran a La Granja y de ahí eran transportados a los ranchos de playa. A partir del sexto desembarque, a mediados de septiembre de 2015, decidieron realizarlos en Puerto San José.

Artist dijo que después de cada descarga de lanchas, la droga era contada y verificada por un enviado colombiano y luego escondida en un compartimiento secreto (conocidos entre los narcotraficantes como caletas) que tenían varios vehículos y luego era trasladada a La Granja y posteriormente a Antigua Guatemala y a Ciudad de Guatemala.

El juicio terminó ayer y el fallo contra la estructura de lancheros la dará el juez el miércoles 30 de enero.

UN PÚBLICO INFORMADO
DECIDE MEJOR.
POR ESO INFORMAR ES
UN SERVICIO DE PAÍS.
APOYA A LOS CIUDADANOS QUE 
CREEN EN LA DEMOCRACIA
Y HAGAMOS PAÍS.

Hacemos periodismo desde hace 107 años. Y ahora, como en otros periodos de la historia de El Salvador, el periodismo es fundamental para que la opinión pública se fortalezca.

HAZTE MIEMBRO Y DISFRUTA DE BENEFICIOS EXCLUSIVOS

Hágase miembro ahora

Tags:

  • Narcotráfico
  • Cartel de Sinaloa
  • Guatemala
  • El Fantasma
  • Pamela Posada

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines