Lo más visto

San Miguel y La Unión en alerta verde por lluvias

Azolvamiento en el río Grande de San Miguel redujo la capacidad hidráulica del cauce y genera desbordamientos que podrían afectar un área de hasta 8 kilómetros cuadrados.
Enlace copiado
Riesgo. MARN prevé susceptibilidad moderada a desbordes del río Grande de San Miguel, río Goascorán, en la zona de Cara Sucia-San Pedro y el Grande de Sonsonate.

Riesgo. MARN prevé susceptibilidad moderada a desbordes del río Grande de San Miguel, río Goascorán, en la zona de Cara Sucia-San Pedro y el Grande de Sonsonate.

Enlace copiado

La Dirección General de Protección Civil emitió ayer una alerta verde por lluvias para el resto de la semana para los departamentos de San Miguel y La Unión, así como para la zona costera del país, debido a la influencia de una baja presión cerca de Belice y por la zona de convergencia intertropical en la costa del Pacífico centroamericano.

“No es que estemos previendo que las condiciones sean de una gran amenaza, pero combinado la cantidad de lluvias con las condiciones de vulnerabilidad de algunas zonas de nuestro país, así como también la existencia de un azolvamiento en el río Grande de San Miguel y un taponamiento en la desembocadura del río Goascorán nos configuran una situación de la cual es preferible mantenerse en capacidad de reaccionar”, informó Jorge Meléndez, director de Protección Civil.

Con las lluvias de los últimos dos días, se han registrado acumulados entre 67 y 70 milímetros en la zona nororiental del territorio. Aunque existe la probabilidad moderada de desbordamiento en algunas cuencas, esto se incrementa en el río Grande.

“El río Grande de San Miguel se ha mantenido con niveles bastante altos para la época. Si vemos desde el 17 de mayo hasta la fecha (ayer) hemos mantenido valores por encima de los 6 metros, cuando su nivel de desborde es de 7, 7.5, aproximadamente. Ya con 7 metros ya podemos ver algunos problemas”, dijo Celina Kattán, directora del Observatorio Ambiental del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN).

El taponamiento en ese afluente alcanza 8 kilómetros. Se ha reducido a cero la capacidad hidráulica en el tramo y el agua busca otras salidas para evacuar el caudal. La obstrucción se ubica entre la zona de La Canoa, del desvío El Delirio, hasta el sur de la laguna de El Jocotal.

“El área que se puede ver afectada con el incremento del caudal estamos hablando de aproximadamente unos 8 kilómetros cuadrados, que está ubicado desde la zona donde está el taponamiento hacia aguas arriba, hacia la zona de El Delirio, incluye la zona de Santa Fidelia, Casa Mota; y como el agua está evacuando hacia la laguna de El Jocotal, puede verse afectada la comunidad El Borbollón”, dijo Roberto Cerón, jefe de Hidrología del MARN.

Por el desbordamiento del río, se verían afectadas con más frecuencia 15 viviendas. “El río está azolvado y eso se va a mantener todo el invierno, y no es posible trabajar hasta que estemos en la época seca. Definitivamente, ahí lo que hay es un plan ya establecido de albergue, de refugio y de atención inmediata”, aseguró Meléndez.

Pese a las condiciones de obstrucciones presentados por los cauces de los ríos Grande de San Miguel y Goascorán, Protección Civil no ha contemplado establecer un nivel de alerta permanente para lo que resta de la estación lluviosa y lo haría solo si se prevé daños mayores. “Estas viviendas no es la primera vez que se inundan y son de construcción mixta, ahí ya no tenemos viviendas de adobe o bahareque”, alegó el director.

La emisión de la alerta no contempla la suspensión de clases en los departamentos mencionados. “Esta alerta es del nivel verde, totalmente preventiva. Y en las zonas en las que se ha especificado que hay esa alerta es porque se denota que todos los presidentes de las comisiones municipales y departamentales tienen que mantener un monitoreo más permanente y estar listos para prestar el apoyo que pueda llegar a requerirse”, agregó.

Recomendaciones

Además de esta zona, Protección Civil recomienda que ante la persistencia de lluvias las comisiones municipales den refugio o albergue a las familias que habitan cerca de paredones inestables o pendientes con historial de deslizamientos; y que las comisiones comunales tengan listos sus planes de emergencia.

“La población que habita en los alrededores de las riberas de ríos o quebradas deberán mantenerse siempre atenta y vigilante del comportamiento del nivel del río o quebrada, a fin de poder evacuar de manera preventiva, en caso de ser necesario. Esto particularmente la zona costera central y occidental”, señaló Meléndez.

En caso de lluvia fuerte, se solicita a los conductores en áreas urbanas reducir la velocidad, tener paciencia y conducir adecuadamente. “En situación de lluvia intensa es preferible que se estacionen y esperar que la lluvia disminuya. Tomar en cuenta que hay puntos recurrentes en las ciudades donde se obstruyen los drenajes y se anegan las calles”, enfatizó Protección Civil.

Además, no descarta que ocurran pequeños derrumbes, lodo en el pavimento, árboles caídos y puntos de empozamientos.

De acuerdo con el pronóstico meteorológico, hoy la baja presión se ubicará al norte de Yucatán, interactuando con una vaguada en los niveles superiores y moviéndose hacia el noreste, modulando la zona de convergencia intertropical, que desplazará abundante humedad desde el océano Pacífico hacia zonas volcánicas y montañosas del país. Eso generará lluvias de moderada a fuerte intensidad en diferentes periodos.

Mañana, la baja presión estará en el golfo de México, con desplazamiento hacia el noreste, pero aún mantendrá su influencia con el ingreso de humedad y favorecerá lluvias.

 

Lee también

Comentarios