Lo más visto

Más de El Salvador

San Salvador aparece como la ciudad más violenta del mundo

Un artículo de la revista The Economist, con datos del Igarapé Institute, situó a El Salvador y su capital en el número uno de los lugares más peligrosos por la frecuencia de homicidios.
Enlace copiado
Enlace copiado
El Salvador apareció de nuevo en el número uno de los países más peligrosos por la frecuencia de los homicidios durante 2016, de acuerdo con el artículo que publicó la revista The Economist con datos del brasileño Igarapé Institute. Igual que el promedio nacional, San Salvador es la ciudad considerada más violenta en el mundo, siempre por los homicidios.

En la lista que publicó The Economist en su sitio de internet, El Salvador aparece con un promedio nacional de 91 homicidios por cada 100,000 habitantes y con eso superó el promedio de otros países como Honduras, Jamaica o Sudáfrica.

“El encabezado de la lista no ha cambiado. Tanto en 2015 como en 2016, El Salvador fue el país más violento del mundo, y su capital, San Salvador, fue la ciudad más homicida”, reza el artículo publicado por la revista The Economist.

El promedio nacional para 2015 fue de 103 homicidios por cada 100,000 habitantes, así que hay 12 menos para 2016. San Salvador también bajó de 190 a 137 para esos dos mismos años.

La revista nutrió su nota con datos que provee el Igarapé Institute, un centro de investigación y análisis de origen brasileño. En la medición incluyeron a las 50 naciones con los mayores índices.

Junto a San Salvador aparecen con altos índices de violencia Santa Ana y Soyapango, que es un municipio del departamento de San Salvador (al oriente).

La reducción en el índice de homicidios es una tendencia que las autoridades del Gobierno atribuyen a sus acciones enfocadas sobre el combate al crimen. De acuerdo con la versión oficial, hay una reducción del 60 % en la cantidad de homicidios en 2017, comparado con 2016.

Pero al mismo tiempo han incrementado las denuncias por abuso de autoridades contra la Policía Nacional Civil y contra la Fuerza Armada. Sobre estas denuncias, la revista Séptimo Sentido publicó ayer un amplio reportaje con datos actualizados. En ocasiones, las fuerzas de seguridad han llegado a la tortura.

El partido de oposición, también, argumenta que ahora hay más desaparecidos.

The Economist retoma un punto que está relacionado con esto: “Sin embargo, las duras medidas que atacan de manera directa el crimen hacen poco para enfrentar las causas que están detrás de la violencia vinculada a las pandillas”, ya que es la causa principal de muertes y ataques.

Una muestra de cómo las medidas que ejecutan las fuerzas de seguridad tienen muchos desafíos es la falta de dinero para rehabilitar a los pandilleros, como puede leer en las primeras dos páginas del periódico. El Ministerio de Hacienda (MH), a poco tiempo de tener su plan de gastos anual aprobado, informó a los diputados que no hay fondos públicos para poner en marcha programas de reinserción para los pandilleros que guardaron prisión.

Situación regional

Los vecinos Guatemala y Honduras también están entre los países más violentos, igual que México, Colombia, Jamaica, Brasil, Puerto Rico, Estados Unidos y Sudáfrica. La investigación de Igarapé Institute toma países que no están en guerra declarada, porque en esos países (por ejemplo Siria, Yemen, y otros) es difícil llevar un registro confiable de la cantidad de homicidios.

Guatemala tiene un promedio nacional de más o menos 25 homicidios por cada 100,000 personas, mientras que Honduras tiene unos 38 por cada 100,000. El detalle no estaba disponible, pero se puede consultar el gráfico.

“De cualquier manera, el aumento de la violencia en los países cercanos (a Centroamérica) sugiere que las políticas antipandillas nada más están redistribuyendo los homicidios geográficamente, en lugar de prevenirlos”, consignó The Economist.

En tanto, el Igarapé Institute hace su propia lectura de lo que sucede en América Latina y el Caribe, donde están las ciudades y naciones más peligrosas para sus propios habitantes. “Más o menos el 33 % de los homicidios registrados en el mundo ocurren en América Latina y el Caribe, hogar para apenas el 8 % de la población global”, indica en su sitio web.

Esto significa que un tercio de las muertes violentas alrededor del mundo se registran en América Latina y el Caribe, aunque en esta región no vive ni siquiera un décimo de la población del planeta.

Hay patrones que se repiten en las naciones latinoamericanas. Las víctimas son hombres menores de 30 años, y según Igarapé, en estas regiones hay mayores índices de muertes violentas contra mujeres.
 
 

Tags:

Lee también

Comentarios