San Vicente, otro municipio libre de violencia

Más de un millar de personas, entre ellos unos cien pandilleros, se concentraron en la plaza central de San Vicente, donde los líderes locales de las pandillas suscribieron el Pacto por la Vida y La Paz y se comprometieron a dejar atrás la violencia.
Enlace copiado
Enlace copiado
Líderes de las pandillas suscribieron el viernes un pacto para declarar a San Vicente el sexto municipio libre de violencia en El Salvador, pero los pequeños empresarios y comerciantes siguen siendo el blanco de las extorsiones de estos grupos que por años han aterrorizado al país.

"Nosotros nos estamos comprometiendo a terminar todo tipo de violencia, le decimos a los extranjeros, a todos, que vengan a San Vicente y que nadie les va a robar la cartera, nadie les va robar el reloj", manifestó Wilmer Ordóñez, uno de los líderes de pandillas.

Más de un millar de personas, entre ellos unos cien pandilleros, se concentraron en la plaza central de San Vicente, donde los líderes locales de las pandillas suscribieron el Pacto por la Vida y La Paz y se comprometieron a dejar atrás la violencia. "Nos comprometemos con este municipio para que esté libre de violencia de todas las pandillas", agregó Marvin Fuentes, otro pandillero.

San Vicente, una prospera ciudad fundada en 1635, se convirtió así en el sexto municipio en incorporarse a la segunda fase de la tregua entre las maras en El Salvador, donde los pandilleros se han comprometido a trabajarán para convertirla en un "municipio libre de violencia". "Este proceso es irreversible, nos encaminamos a la pacificación del país", dijo a la AP Carlos Ernesto Mojica Lechuga, conocido como El Viejo Lin.

Los voceros nacionales de dos de las principales pandillas del país, fueron trasladados de diferentes cárceles del país para ofrecer una conferencia de prensa en la cárcel de San Vicente, unos 70 kilómetros al este de la capital. Cuando se registraban al menos 14 muertes violentas al día, los líderes de pandillas acordaron en la primera semana de marzo de 2012 una tregua para bajar la cifra de muertes violentas.

La tregua entre las maras o pandillas se alcanzó con la intermediación del obispo castrense y policial monseñor Fabio Colindres y del ex guerrillero Raúl Mijango, en representación de la sociedad civil. Según informes de las autoridades de Seguridad Pública, en el primer trimestre del año los homicidios se redujeron un 48,2% en comparación con el mismo periodo del 2012.

En lo que va del año se contabilizan 554 homicidios, 515 menos que en el primer trimestre del 2012, según el informe oficial. Mijango afirmó que "gracias a la tregua (hasta el 4 de abril) la vida de 3.264 salvadoreños se han salvado y esa es la noticia más importante que deben de darle a conocer al país".

Pero los salvadoreños, que se alegran por la disminución de los homicidios, también lamentan que sigan las extorsiones. "Qué bueno que digan que ya no habrá violencia, pero hay que esperar, espero que dejen de molestar", dijo a la AP Janet Marisol Escamilla, una vendedora ambulante que llegó a la plaza central para ser testigo y "también aprovechar para vender un poco".

"Yo soy pobre y si me molestan, me piden chucherías, ellos saben a los que les pueden sacar, a mí me piden, no me roban, yo les doy", agregó la mujer de 49 años. "Yo no quiero problemas, es peligroso hablar, yo vivo aquí, aquí tengo mi changarro (negocio), yo sé como me las arreglo para seguir trabajando", respondió el dueño de una pequeña tienda, que supuestamente paga renta a las pandillas.

Tags:

  • Tregua entre Pandillas
  • Municipio Libre de Violencia
  • Pandilleros

Lee también

Comentarios

Newsletter