Sánchez Cerén abogó tibiamente por Venezuela

Pidió a Estados Unidos y a Venezuela hacer uso del diálogo para resolver diferencias entre ambas naciones.
Enlace copiado
Sánchez Cerén abogó tibiamente por Venezuela

Sánchez Cerén abogó tibiamente por Venezuela

Enlace copiado
Luis Laínez

Enviado

Panamá

El presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, pidió ayer en el marco de la VII Cumbre de las Américas, que se celebró en Panamá, dejar sin efecto la orden ejecutiva de Estados Unidos que sanciona a siete funcionarios venezolanos por violación de los derechos humanos.

Sugirió apelar al diálogo para que los gobiernos de Barack Obama y Nicolás Maduro resuelvan sus diferencias.

Sin embargo, Sánchez Cerén no fue tan contundente como lo fueran los gobernantes Evo Morales, de Bolivia, o Daniel Ortega, de Nicaragua.

“Es importante recordar que en toda nuestra historia ninguna medida unilateral de un Estado contra otro ha dado muestras de resolver problemas, muy por el contrario, los ha agudizado. Por lo tanto, bajo esa premisa y apelando al principio de autodeterminación de los pueblos consideramos que la reciente orden ejecutiva sobre Venezuela debería dejarse sin efecto”, dijo el gobernante, para luego sugerirles utilizar el diálogo “como herramienta de paz por excelencia”.

Sánchez Cerén, exmiembro de la comandancia general del FMLN que negoció la paz con el entonces gobierno salvadoreño, con Alfredo Cristiani a la cabeza, le recordó a los mandatarios que fue el diálogo lo que logró resolver “el conflicto interno en El Salvador”.

Sánchez Cerén se ha reunido, junto con el resto de mandatarios del SICA, con Obama para afinar detalles sobre la Alianza para la Prosperidad, por medio del cual Estados Unidos destinará $1,000 millones para combatir la inseguridad y frenar la inmigración indocumentada en El Salvador, Guatemala y Honduras. De los tres países, solo El Salvador pidió expresamente derogar esta sanción estadounidense.

Ortega, cuya Nicaragua no está incluida en la Alianza para la Prosperidad, fue más beligerante.

Hizo un repaso histórico de las intervenciones de Estados Unidos en el continente, incluyendo las invasiones de William Walker en Nicaragua y de Panamá, en 1989, para detener al general Manuel Antonio Noriega.

Incluso dijo que la flexibilización anunciada por Obama hacia Cuba podría ser parte de una estrategia más global. “Golpe por aquí y mano por allá. Es una maniobra... tenemos derecho a pensarlo”, manifestó el gobernante nicaragüense.

Otro que también atacó a Estados Unidos fue el presidente de Bolivia, Evo Morales, quien aseguró haber sido víctima de la intervención norteamericana en su país, al punto que el embajador estadounidense en La Paz llegó incluso a pedir que no votaran por él.

Pero logró, sostiene, el esfuerzo adverso, ya que resultó electo presidente y su partido logró dominar el legislativo. “Obama es el jefe de campaña de Maduro, porque nos une a todos con Maduro”, expresó.

Lee también

Comentarios

Newsletter