Santaneco se prepara para atender a reyes

Está por culminar un curso para convertirse en mayordomo profesional, en la prestigiosa Academia Internacional Butler, en Ámsterdam, Holanda.

Enlace copiado
Santaneco se prepara para atender a reyes

Santaneco se prepara para atender a reyes

Enlace copiado

Orlando Trigueros Bojórquez es un santaneco a quien las dificultades económicas y emocionales lo hicieron emigrar hace 10 años, saliendo de su natal Santa Ana rumbo a San Francisco, California, Estados Unidos.

La necesidad de un trabajo lo hizo involucrarse con restaurantes, donde comenzó a descubrir su pasión por el arte culinario y la etiqueta. Como cualquier migrante, tuvo que sortear problemas con el lenguaje y la falta de conocimiento de la cultura estadounidense, pero los fue superando poco a poco hasta destacar en los trabajos que obtuvo.

Una década después de haber salido del país, está a punto de convertirse en un mayordomo graduado en la considerada la más exclusiva academia de formación en dicha profesión en Europa: la Academia Internacional de Butler (TIBA, por sus siglas en inglés), en Ámsterdam, Holanda.

Al iniciar su travesía en el Viejo Continente, Trigueros Bojórquez se inscribió en la TIBA y se convirtió, además, en el primer santaneco, y quizá en el primer salvadoreño, en ser recibido en la prestigiosa academia, de donde han salido los mayordomos que trabajan con las familias de la realeza y las más acaudaladas de Europa y el mundo, iniciando así lo que él considera su “sueño de realeza”.

“La Academia Internacional de Butler es única, exclusiva, y un centro de estudios profesionales para prepararme como mayordomo, pero me gusta usar mejor la palabra ‘butler’. Esta academia se enorgullece de ser el mejor y más innovador instituto de formación de servicio de mayordomos en el mundo, es insuperable. Las familias más ricas de nuestro planeta, empresas internacionales, así como hoteles cinco estrellas, centros turísticos, clubes privados y líneas de cruceros reclutan a estudiantes que se gradúan de esta academia”, afirma el santaneco.

Inspirado en el escritor inglés William Shakespeare, con su famosa frase “ser o no ser, esa es la cuestión”, el compatriota asegura haberse planteado esa pregunta antes de ingresar a la academia: ser o no ser un butler, respuesta que está a punto de obtener.

“El programa que curso actualmente tiene una duración de 10 semanas u 800 horas de currículo. La academia cuenta con una licencia gubernamental y prepara a cada estudiante como mayordomo, asistente personal, valet, administrador de mansiones y múltiples propiedades”, señala Trigueros.

Agrega que desde el primer día del curso la formación es personalizada y totalmente práctica. Detalla que junto con él se están formando 25 estudiantes de distintos países. “Desde el momento que llegas hasta el momento que te vas, serás un auténtico mayordomo, estudias en un hogar real: trabajas y vives con una familia. Nada es imaginario. Todo es real”, dice.

El camino recorrido no ha sido fácil para Trigueros. Antes de viajar a Europa, estuvo varios años trabajando en restaurantes en Estados Unidos, pero luego decidió emprender su propio negocio de cebiches en los denominados mercados al aire libre de San Francisco, California, desde donde dio el salto a donde siempre quiso estar.

Fue contratado a tiempo completo como gerente de Servicios de Banquetes para los ejecutivos del prestigioso y reconocido Banco de San Francisco, donde comenzó a conocer el mundo de etiqueta al más alto nivel, involucrándose con el servicio para familias acomodadas, adquiriendo nuevos conocimientos para superar los retos del nuevo cargo, con el que debía satisfacer los gustos de los paladares más exigentes.

Desde ahí dio el salto hacia Ámsterdam, donde se está preparando para poder convertirse en un mayordomo de la realeza o de las familias más opulentas del planeta, un sueño que asegura poder alcanzar con sacrificio y dedicación, sin olvidar sus orígenes en el barrio San Juan, de la Ciudad Morena.

Estando a las puertas de cumplir su “sueño de realeza”, Trigueros dice con seguridad que su ejemplo demuestra que no hay sueños imposibles cuando se ponen todo el esfuerzo y la dedicación necesarios para cumplirlos.

Con poco menos de un mes para culminar su curso en la prestigiosa academia, aquel migrante que salió de El Salvador hace una década con un rumbo incierto ahora asegura que saldrá de las puertas de la TIBA con el objetivo de convertirse en el mayordomo de una familia de la realeza europea.

Lee también

Comentarios

Newsletter