“Se avecina un daño al país”

Los cuatro magistrados de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia hablaron juntos para LA PRENSA GRÁFICA y exhortan a los políticos a resolver la crisis para conservar el prestigio de El Salvador. También, explican sus sentencias e interpretaciones de la Constitución y las leyes y critican con fuerza una comisión especial que los investiga.
Enlace copiado
“Se avecina un daño al país”

“Se avecina un daño al país”

Enlace copiado
<p>Durante la entrevista, que ha durado más de dos horas, los magistrados de la Sala de lo Constitucional han evitado evaluar la ola de presiones que ha llegado desde Estados Unidos. Han leído el editorial de The Washington Post y las declaraciones de los senadores Marco Rubio y Robert Menéndez, que piden cortar la ayuda económica para el país de continuar la crisis constitucional, pero prefieren no decir si es positivo o cuestionable. El magistrado Florentín Meléndez lo ha dejado hasta el final. Solo después de decenas de respuestas, Meléndez, presidente en funciones de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), se aventura a dibujar el panorama en el que se encuentra El Salvador, según él, tras el desacato de dos fallos de la Sala de lo Constitucional de la CSJ. “El prestigio de este país se va a ver deteriorado, desmejorado, con lo que hemos ganado con el proceso de paz a escala internacional, con la consecuente disminución de la cooperación internacional”, dice Meléndez, que ha asumido el papel de vocero de la sala.</p><p> Rodeado por los magistrados Sidney Blanco, Belarmino Jaime y Rodolfo González, Meléndez atiende a LA PRENSA GRÁFICA con el otro oído pendiente de lo que sucede en la cuarta planta del Palacio Judicial. Fuera de su oficina, donde despacha pese a haber asumido temporalmente la presidencia, los agentes de seguridad de la Corte se debaten a quién obedecer: si a Meléndez o al abogado Ovidio Bonilla, el designado por la Asamblea para asumir como presidente de la CSJ.</p><p> “Lo que está en juego son cuestiones gruesas de país, se avecina un daño al país, que es previsible”, agrega Meléndez, “creo que los políticos, los que tienen en sus manos la decisión del cumplimiento de estas sentencias, tienen que entrar en reflexión profunda. Aquí no es una cuestión de caprichos, por favor, es una cuestión del honor de la salvadoreñidad lo que está en juego”.</p><p> Han pasado cuatro días desde que Bonilla ordenó cambiar las chapas de varios despachos y de la sala de reuniones de Corte Plena. Desde entonces los cuatro magistrados, más la magistrada de la Sala de lo Civil, María Luz Regalado, y tres magistrados suplentes, se juntan en la sala de sesiones de la Sala de lo Constitucional. Ocho magistrados, la cantidad mínima de integrantes para formar Corte Plena, en teoría el máximo ente de toma de decisiones en el Órgano Judicial. Meléndez reconoce que el ambiente en la Corte Suprema se ha vuelto complicado ante la presencia de los otros magistrados, a los que Belarmino Jaime tilda de “amigos” que se reúnen en la quinta planta. Más tarde en la plática también dirá que la presencia de los magistrados suplentes (Antonio Durán y Ricardo Suárez) es válida porque Corte Plena interpretó la Ley Orgánica Judicial para posibilitar que se presenten a la CSJ pese a que no tengan a un magistrado propietario a quien suplir (más en la página 6).</p><p>De hecho, Durán fue nombrado por la Asamblea Legislativa como magistrado en 2011 para reemplazar a la magistrada suplente Sonia Cortez de Madriz, que fue nombrada como procuradora general de la República el 14 de enero de 2010. Lo curioso es que Cortez de Madriz había sido electa como magistrada suplente en 2006, es decir, junto con la generación cuya elección ha sido declarada inconstitucional por la sala. Los magistrados no consideran que sea contradictorio que Durán y Suárez los acompañen pues argumentan que la sentencia sobre la elección de 2006, una de las dos que no ha cumplido la Asamblea Legislativa, permite el trabajo de los magistrados hasta que los diputados decidan repetir la elección.</p><p>Tras la entrevista, el magistrado Meléndez dejará su oficina para sostener una reunión con parte del personal de seguridad de la Corte. Más tarde se conocería que Meléndez ordenó que más personal de seguridad custodiara el área de los despachos de magistrados. </p><h2> “Arcoíris de sentencias”</h2><p>En esta entrevista, por la que hubo que esperar meses, los magistrados de la Sala de lo Constitucional se refieren a un abanico de temas. El magistrado Sidney Blanco, por ejemplo, es el más cauto cuando llega el momento de evaluar el crisol de opiniones que se ha formado tras la negativa de la Asamblea en acatar los fallos.</p><p> “Pedimos comprensión. Como jueces no podemos hacer valoraciones sobre política exterior o comentarios de otros países. Hablamos de nuestras sentencias”, dice el magistrado Blanco. Sin embargo, es más duro cuando se trata de cuestionar lo que ocurrió el pasado 16 de julio, cuando el presidente de la Asamblea Legislativa, Sigfrido Reyes, apoyó a Bonilla a su llegada a la CSJ. Evita referirse directamente a Bonilla, pero asegura que para él, como juez, “sería indignante” verse así.</p><p> Rodolfo González agrega que están conscientes de las etiquetas que se les intenta poner: que la sala favorece a ARENA o grupos empresariales. Ellos, sin embargo, creen que la pluralidad de sus fallos, “un arcoíris de sentencias” como las llaman, son suficientes para evitar cualquier señalamiento de imparcialidad: un amparo a favor de Schafik Hándal por retardación de justicia, en contra de ARENA en su pretensión de evitar que GANA llegara a la junta directiva de la Asamblea Legislativa, la cancelación de PCN y PDC como partidos políticos, e incluso sentencias contra empresas, “como el medio que ustedes representan”, recordó el magistrado Blanco.</p><p>Meléndez insistió en que la única forma para salir de esta crisis es cumplir los fallos de la sala. “La soberanía popular está siendo desconocida por los poderes públicos en este país. La división de poderes, la independencia judicial, el estado republicano y democrático, declarado así por la Constitución, ha sido amenazado por esta crisis de incumplimiento de las sentencias”, agregó Meléndez.</p><p>&nbsp;</p>

Tags:

  • el-salvador
  • judicial

Lee también

Comentarios

Newsletter