Lo más visto

Esta mujer se cansó de cargar muertos y ahora está cansada para contar votos...

Tenía 11 años cuando decidió empuñar un fusil e incorporarse a la guerra. En su espalda, dice, cargaron muertos, sintió la sangre y ahora dice estar cansada. Cansada de haber contado y cargado muertos en la guerra, pero también está cansada para estar en una Junta Receptora de Votos.

Enlace copiado
Fotos de LA PRENSA/Francisco Alemán Dora Alicia  de Zepeda 51 años/Tonacatepeque   “El pueblo ya está cansado. Solo fíjese, nadie quiere (estar las JRV) porque el pueblo está cansado. Ese tiempo que uno pierde, se entra a las 5 de la madrugada, sale el siguiente día a la 1 de la mañana”.

Fotos de LA PRENSA/Francisco Alemán Dora Alicia de Zepeda 51 años/Tonacatepeque “El pueblo ya está cansado. Solo fíjese, nadie quiere (estar las JRV) porque el pueblo está cansado. Ese tiempo que uno pierde, se entra a las 5 de la madrugada, sale el siguiente día a la 1 de la mañana”.

Enlace copiado

Son las 5:05 de la madrugada. Las luces de un pick up se proyectan sobre la fachada del TSE, Dora Alicia de Zepeda se baja del auto. Ahora ya no es una niña, tiene 51 años y fue la segunda ciudadana en llegar ayer a las instalaciones del Tribunal Supremo Electoral (TSE) a decir que no puede integrar una Junta Receptora de Votos por dos motivos: porque es militante del FMLN y porque se siente cansada. Fue más de una década entregada a la lucha armada en el país y ahora reclama porque a su criterio “eso no sirvió para nada”. “Mire, la mayoría de combatientes no estamos contentos. No estamos contentos.

¿Qué nos han dado a nosotros? Solo este carné que con ese nos atienden en las unidades de salud pública. Miren el dinero, es nuestro dinero, ya están encima las votaciones y no tenemos ayuda”, dice decepcionada la señora De Zepeda. La excombatiente reclama y reclama porque ahora no se siente comprometida a asistir a una mesa de votación a servir como sí lo hizo en otras elecciones. Incluso, asegura que lo hacía “por amor al partido al que pertenece”.

Hay reclamos al FMLN porque no les ha cumplido, le preguntamos a la excombatiente. “¡Claro! Si mire, nosotros sufrimos, nosotros supimos qué es coger sangre, lomeamos (sic) muertos, en nuestros lomos los tuvimos. De 14 años, era una niña en los campamentos halando guacaladas de comidas, guacaladas. ¿Y qué nos ha dado el Frente? ¿Qué es lo que nos dio nuestro gobierno que por nosotros llegó ahí? Nada”.

De Zepeda tiene claro que han pasado 26 años desde la firma de los Acuerdos de Paz y que el sistema electoral ha ido evolucionando, pero eso no le impide ser crítica de algunas decisiones, como las multas que, incluso, se tomaron con apoyo de los mismos diputados del FMLN. ¿Se arrepiente de haberse incorporado a la guerrilla?, le pregunto.

“No me arrepiento de haberme incorporado, pero como carne que somos, sí resentimos que por nosotros está él ahí (Salvador Sánchez Cerén) y que nos ha dado un carné para que nos atiendan en las unidades de salud, pero de nuestro dinero nada. Salimos de las llamas a caer al brasero”, lamenta. La excombatiente asegura que el descontento de la población es generalizado, y que por eso nadie quiere ser parte de una mesa de votación el 4 de marzo.

“El pueblo ya está cansado. Solo fíjese, nadie quiere (estar las JRV) porque el pueblo está cansado. Ese tiempo que uno pierde, se entra a las 5 de la madrugada, sale el siguiente día a la 1 de la mañana. Yo tengo artritis, no aguanto tanto tiempo estar sentada. No saben a quiénes seleccionaron”. Dora Alicia entró a las 8 en punto a la secretaría del TSE. Se tardó 15 minutos en su trámite. Antes de entrar, ella lo tenía claro: “No puedo trabajar porque tengo un carné que soy veterana de guerra del lado del Frente... En otras elecciones serví, pero por amor a donde yo estuve (al FMLN). Serví cuando era joven, ahora tengo 51 años. Ahora también soy hipertensa”, señaló.

Lee también

Comentarios