Se duplican muertes de niños y adolescentes este año

Un informe estadístico de la PNC da cuenta de un incremento del 105 % de los homicidios de niños y adolescentes en el primer trimestre de este año, en comparación con 2015.
Enlace copiado
11 de febreroAdonay Romero, de dos años, fue asesinado cuando esperaba pupusas en San Bartolo. Hombres dispararon contra unos jóvenes desde un carro en marcha.

11 de febreroAdonay Romero, de dos años, fue asesinado cuando esperaba pupusas en San Bartolo. Hombres dispararon contra unos jóvenes desde un carro en marcha.

2 de marzoWendy Peralta, de 12 años, fue apuñalada por su vecino en El Carmen, Cuscatlán. La niña perdió mucha sangre y murió en la cama de un pick up antes de llegar al hospital de la zona.

2 de marzoWendy Peralta, de 12 años, fue apuñalada por su vecino en El Carmen, Cuscatlán. La niña perdió mucha sangre y murió en la cama de un pick up antes de llegar al hospital de la zona.

12 de abrilUna mujer, su hija y su nieta de cuatro meses fueron asesinadas con arma de fuego en su casa de habitación en la colonia Santa Marta de Ciudad Delgado, S. S.

12 de abrilUna mujer, su hija y su nieta de cuatro meses fueron asesinadas con arma de fuego en su casa de habitación en la colonia Santa Marta de Ciudad Delgado, S. S.

26 de febreroCésar Alejandro Pérez, de tres años, fue asesinado cuando recogía leña junto a su tío, quien también fue asesinado, en Panchimalco.

26 de febreroCésar Alejandro Pérez, de tres años, fue asesinado cuando recogía leña junto a su tío, quien también fue asesinado, en Panchimalco.

Se duplican  muertes de niños y adolescentes este año

Se duplican muertes de niños y adolescentes este año

Enlace copiado
Los homicidios de niños y adolescentes se han duplicado en el primer trimestre de este año en comparación con el mismo período del año pasado, según un informe estadístico de la Oficina de Información y Respuesta de la Policía Nacional Civil (PNC). El documento consigna que entre el 1.º de enero y el 31 de marzo de 2016 ocurrieron 224 homicidios de niños y adolescentes. En ese mismo período del año pasado, según la PNC, fueron asesinados 109 menores de 18 años de edad. Eso refleja un aumento del 105 % de casos.

Una de esas víctimas fue José Adonay Romero, un niño de dos años que recibió siete disparos de una pistola calibre 9 milímetros en una pupusería del pasaje Venecia, calle Roma, en la comunidad Italia, en San Bartolo, municipio de Ilopango, el 11 de febrero pasado por la noche.

La versión que los investigadores recabaron en el lugar establece que el niño se encontraba junto con un grupo de jóvenes que esperaban ser atendidos en el local cuando fueron tiroteados desde un vehículo en marcha. Adonay fue llevado de emergencia al Hospital de San Bartolo; sin embargo, debido a la gravedad de las lesiones en el abdomen, tuvo que ser remitido al Hospital Nacional de Niños Benjamín Bloom, pero falleció antes de ser atendido por los médicos que estaban de turno esa noche.

La policía concluyó que el ataque lo cometieron supuestos pandilleros que mantienen rivalidad con un grupo que opera en esa zona de San Bartolo, donde se ubica la pupusería. Pese a esa conclusión, las autoridades no han detenido a nadie, cuatro meses después de aquel homicidio.

Adonay se convirtió en el tercer niño asesinado en tres días de la segunda semana de febrero: le antecedieron una niña de 14 años en Alta Vista (municipio de San Martín) y Jéremy, de seis años, quien recibió un disparo en la cabeza en Santa Cruz Michapa, departamento de Cuscatlán.

Esas tres muertes llevaron al titular de la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH), David Morales, a emitir un pronunciamiento por lo que llamó “un aumento descontrolado de homicidios cometidos contra la niñez, adolescencia y juventud”.

En el comunicado, Morales dijo que mostraba su consternación por esas muertes de menores de edad durante este año, que eran solo “una muestra del luto y dolor que sufre el pueblo salvadoreño a manos de agrupaciones criminales”. Sin embargo, muchos sectores le reclaman al procurador una acción más firme en favor de las víctimas de la violencia.

La PDDH, además, elevó una exigencia a las autoridades de Seguridad Pública para “reforzar las medidas especiales de protección hacia la niñez y adolescencia, intensificar las investigaciones para esclarecer cada una de las muertes violentas indicadas y sancionar como es debido a las personas responsables”.

Ese espiral de violencia en el país, que afecta también a niños y adolescentes, trajo al país el mes pasado a la relatora de Naciones Unidas en Derechos Humanos, Urmila Bhoola. La funcionaria rindió un informe tras su visita al país y destacó que “en El Salvador las pandillas hacen reclutamiento forzoso de niños y adolescentes, y obligan a niñas y mujeres a la esclavitud sexual”.

“Las pandillas a menudo obligan a los niños a involucrarse en actividades, reclutan a niños para brindar servicios tales como ejercer de postes, de vigilancia y para recoger el dinero de las extorsiones”, agregó la representante de Naciones Unidas como parte de sus conclusiones sobre el país.

Ese reclutamiento del que habló Bhoola, de acuerdo con investigadores fiscales y policiales, es una de las razones por las que se explica que se dispararan las cifras de homicidios de niños y adolescentes en los últimos años en el país.

Según las pesquisas de las autoridades, el involucramiento de los menores de edad en delitos los vuelve vulnerables a que sean asesinados por grupos rivales, por la policía o por personas que se toman la justicia por su cuenta. En otros casos, los niños resultan afectados por una violencia que tiene como blanco a los adultos que los acompañan, tal como le ocurrió a Adonay en la pupusería de San Bartolo.

El informe de la OIR destaca que las víctimas menores de edad en el primer trimestre de este año no solo son el doble de las que ocurrieron en 2015, sino que superan por mucho a los casos de años anteriores: 2013 (49), 2014 (83), 2015 (109) y 2016 (224). En promedio, según los datos policiales, los homicidios de menores de edad representan el 10 % del total de casos en el país.

En todo 2015, de acuerdo con datos de la PNC, fueron asesinados 6,657, de los cuales un total de 651 eran entre niños y adolescentes. Para este año los registros policiales consigan que durante el primer trimestre de 2016 ocurrieron 2,003 homicidios; de esos casos, 224 eran menores.

Esa cuota de menores asesinados incrementa en la medida en que se acercan a la adolescencia. La tasa de homicidios de las víctimas de 12 a 17 años de edad el año pasado fue de 77.6 por cada 100,000 habitantes. Sin embargo, eso se incrementa si se toma solo a los que tenían 17 años (207). Un dato que duplicó la altísima tasa general de homicidios que ocurrió durante el año pasado (103) en El Salvador.

 

Tags:

  • homicidios
  • niños
  • pnc
  • pandillas
  • violencia

Lee también

Comentarios

Newsletter