Loading...

Se duplican fallecidos de covid-19 entre los 40 y 59 años

En junio, el grupo de los 40 a 59 años fue el que tuvo más muertes por covid-19, mientras que la tasa de mortalidad ha sido casi ocho veces más alta en los octogenarios.

Enlace copiado
Contagios. Entre el 1 y el 27 de junio, El Salvador acumuló más de 4,900 nuevos casos de covid-19.

Contagios. Entre el 1 y el 27 de junio, El Salvador acumuló más de 4,900 nuevos casos de covid-19.

Enlace copiado

Junio cerró con 135 fallecidos por covid-19, la cifra más alta desde marzo pasado, según estadísticas oficiales recopiladas por LPG Datos, la unidad de investigación social de LA PRENSA GRÁFICA.

Cuando el Sars-Cov-2 apareció en el mundo, los expertos advirtieron que la tercera edad era la más vulnerable a la enfermedad. Sin embargo, en junio las muertes se concentraron en el grupo de los 40 a 59 años, que incluso se duplicaron respecto a mayo. El mes pasado se reportaron 54 fallecidos por covid-19 en ese grupo etario, el doble respecto a los 26 reconocidos en mayo. El segundo grupo de edad con más fallecidos durante junio fue el de 60 a 79 años, que registró 50 decesos, es decir, 16 menos que los 66 de mayo.

El infectólogo Jorge Panameño consideró que estos datos reflejan un cambio en el patrón de la enfermedad, motivado por la presencia en el país de las variantes consideradas de preocupación por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El experto explicó que en el último mes incrementaron los casos graves entre menores de 60 años, e incluso se registraron fallecidos que rondaban los 20 años, a pesar de que El Salvador está por alcanzar su quinto mes de vacunación.

“Ya se cumplieron cuatro meses de la vacunación (contra covid-19) y en todo sistema de salud ya debería existir una evaluación”.

Jorge Panameño, médico infectólogo.

Este comportamiento coincide con las características de las variantes que mantienen en alerta al mundo. "Son más contagiosas, pueden evadir la respuesta inmune (generada) por haber tenido la enfermedad o por la vacuna, y aumentan los casos graves", dijo Panameño.

La cepa de mayor preocupación en este momento es la Delta, identificada por primera vez en octubre de 2020, en la India. Ayer, el director de la OMS, Tedros Adhanom, advirtió que esta variante ha llevado a la pandemia a un momento "muy peligroso". El organismo advirtió que ningún país está a salvo de esta mutación, sin importar si ha avanzado o no en su vacunación.

Pero El Salvador está a ciegas respecto a las variantes. Como ha sucedido con otra información sobre la pandemia, el ministerio de Salud (MINSAL) no ha revelado qué cepas están circulando. A finales de mayo, el ministro de Salud, Francisco Alabí, dijo que se habían identificado más de nueve variantes en el país, entre ellas la californiana, pero no detalló cuáles eran las otras, qué institución realizó el estudio para identificarlas ni cuántos contagios habían ocasionado.

El lunes pasado, Alabí aseguró que no hay casos de la variante Delta, pero reconoció que no se puede impedir su aparición en el país. "No vamos a parar la llegada de la variante Delta, no vamos a parar la llegada de otras variantes, lo que hacemos es retrasar la llegada de estas variantes para que el proceso de vacunación pueda poner a la población mucho más segura", dijo el funcionario.

“Estamos en un momento muy peligroso de esta pandemia (...). Ningún país está a salvo (de la variante Delta)”.

Tedros Adhanom, director de la OMS.

Pero tampoco hay información sobre el impacto de la vacunación, indicó Panameño. El infectólogo explicó que el MINSAL debería ofrecer datos por edad sobre cómo se han comportado los casos nuevos, las hospitalizaciones y los decesos, para determinar si la vacunación ha cambiado estas variables. "Lo ideal es que se note un descenso", dijo.

Ante la falta de información oficial sobre estos puntos, el experto evitó opinar sobre la mortalidad en los octogenarios que ha sido 7.8 veces mayor que la de otros grupos etarios. Según el análisis de LPG Datos, la tasa de mortalidad entre las personas de 80 años y más llegó en junio a 293.5 por cada 100,000 habitantes , 7.8 veces mayor que la tasa general.

Panameño insistió en que la aparición de variantes más contagiosas, y su capacidad de sortear la inmunidad, demuestran que la vacuna ya no es la única solución. El experto subrayó la importancia de saber qué cepas hay en el territorio, así como utilizar modelos matemáticos para identificar focos de infección y llevar el testeo hasta los centros de salud para darle seguimiento a los nexos.

Por el momento, en Costa Rica y Panamá circulan las variantes británica (Alfa), brasileña (Gamma) y sudafricana (Beta), según reportes de la Organización Panamericana de la Salud (OPS). En Guatemala y Honduras ya está la Alfa, mientras la variante Delta se ha identificado en México, Estados Unidos y Perú.

UN PÚBLICO INFORMADO
DECIDE MEJOR.
POR ESO INFORMAR ES
UN SERVICIO DE PAÍS.
APOYA A LOS CIUDADANOS QUE 
CREEN EN LA DEMOCRACIA
Y HAGAMOS PAÍS.

Hacemos periodismo desde hace 106 años. Y ahora, como en otros periodos de la historia de El Salvador, el periodismo es fundamental para que la opinión pública se fortalezca.

HAZTE MIEMBRO Y DISFRUTA DE BENEFICIOS EXCLUSIVOS

Hágase miembro ahora

Tags:

  • El Salvador
  • Organización Mundial de la Salud
  • Francisco Alabi
  • Jorge Panameño
  • Coronavirus
  • Pandemia
  • Variante Delta

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines