Lo más visto

Más de El Salvador

Se ha deteriorado la confianza de privados hacia GOES: FUSADES

En el estudio de evaluación del tercer año de Sánchez Cerén se señala que la ineficacia de las instancias de diálogo y la incertidumbre económica dificultan la construcción de confianza en el Ejecutivo.
Enlace copiado
Enlace copiado
La Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (FUSADES) señaló que si bien los últimos 12 meses de gestión del presidente Salvador Sánchez Cerén se han caracterizado por el progresivo desgaste de las finanzas públicas por el alto nivel de endeudamiento y la deficiente gestión de los recursos, esto no llevó a la ruptura entre el Gobierno y el sector privado, pero sí muestra que hay un deterioro de la confianza desde que inició su administración.

“A tres años de iniciada la presente administración, la recurrencia de problemas como la ineficacia de las instancias de diálogo, la incertidumbre económica y la posición política del partido de Gobierno son elementos que dificultan la construcción de confianza entre el Ejecutivo y el sector privado”, indica el documento “El Salvador. Año Político junio de 2016 a mayo de 2017”, que presentó ayer el Departamento de Estudios Políticos (DEP) de FUSADES, y en el que se evalúa el tercer año del segundo Gobierno del FMLN.

El tanque de pensamiento indicó que el Gobierno mantiene una estrategia de diálogo pero refleja pobres resultados en propuestas de política pública, a excepción del acuerdo para la caficultura, condición que disminuye la confianza de los participantes. Incluso aseguró que hay distanciamiento con sindicatos; no así, la relación con el FMLN es sólida.

En el informe se indicó que los mayores disensos con los privados se dieron por el aumento al salario mínimo, la reforma al sistema de pensiones y por problemas financieros que incluso llevaron al Gobierno a caer en impago. Aclara que esto no desencadenó episodios de acusación.

Pero FUSADES dijo que, aunque no hay confrontación directa, el Gobierno no da señales para construir confianza que favorezca el crecimiento económico. Tampoco, dice, hay resultados en la atracción de inversión, pese al nombramiento del dirigente José Luis Merino como viceministro de Inversión Extranjera y Financiamiento para el Desarrollo, quien además ha sido señalado como “lavador de dinero” y “contrabandista de las FARC” por un senador de EUA, así como el nombramiento de Sigfrido Reyes, presidente de PROESA, como embajador en misión especial para promoción de exportaciones, a quien la sección de Probidad lo investiga por posible enriquecimiento ilícito.

En inversión pública, la institución dijo que no hay avances en las promesas insignias que hizo el gobernante, como, por ejemplo, en Ciudad Mujer; se han reducido los beneficiarios del programa comunidades solidarias y pensión básica universal; se marca un desabastecimiento de medicamentos en hospitales; y si bien cumplió con la Universidad en Línea, siempre se reportan déficits económicos en las escuelas, que afectan la calidad educativa de los estudiantes.

FUSADES también atribuyó avances en la lucha contra la corrupción y la impunidad gracias al trabajo de persecución, investigación, y judicialización de delitos vinculados con el lavado de dinero, el enriquecimiento ilícito y los actos de corrupción, que han realizado la sección de Probidad y la Fiscalía General de la República. Además, destacó el trabajo del Instituto de Acceso a la Información Pública, y ven mayores retos para la Corte de Cuentas de la República, y el Tribunal de Ética Gubernamental.

En seguridad, la institución mantuvo que se destaca la reducción de homicidios; sin embargo, no es posible hablar de una normalización de la situación de seguridad pública.

Entre todos los problemas, el reto de este Gobierno para los próximos dos años es que “el país necesita crecer económicamente para que genere ingresos suficientes que le permitan al mismo Estado tener programas sociales que reduzcan la pobreza”, dijo el director del DEP, Luis Mario Rodríguez.

Lee también

Comentarios