Loading...

"Se ha malinterpretado nuestro papel y sentimos esa amenaza, ese peligro de ataque a la Sala de lo Constitucional"

La Sala de lo Constitucional prevé más ataques como parte del contrapeso de poderes. El magistrado Aldo Cáder dibuja un escenario difícil para el derecho constitucionalista.   Asegura que los han vendido como actores políticos partidarios.

Enlace copiado
¿Quién es el?   Aldo Cáder Magistrado de Sala de lo Constitucional Trayectoria: Investigador, catedrático, colaborador y secretario de la Sala de lo Constitucional.

¿Quién es el? Aldo Cáder Magistrado de Sala de lo Constitucional Trayectoria: Investigador, catedrático, colaborador y secretario de la Sala de lo Constitucional.

Enlace copiado

El magistrado Cáder reconoce en esta plática con LA PRENSA GRÁFICA que las agresiones hacia la Sala de lo Constitucional los ha llevado a tomar precauciones por seguridad personal, pero dice que están dispuestos a continuar trabajando en defensa de la Constitución.

Habla del nuevo panorama político en El Salvador tras los resultados electorales; pero asegura que los nuevos funcionarios solo tienen que respetar un artículo de la Constitución, el 235. Con eso, dice esperanzado, el Estado "estaría a salvo".

¿Cuál es su valoración del trabajo de la Sala de lo Constitucional durante este año muy particular por la pandemia?

Ha sido un año de muchos retos. Un año especial se puede decir, por los temas que vinieron a la Sala de lo Constitucional, que han sido temas novedosos por los derechos que estaban en juego, por las reglas que debían regir el Ejecutivo y la Asamblea en relación de todos estos decretos que se sacaron en este contexto.

En un primer momento hubo bastantes aspectos a crear jurisprudencia en ámbitos que la Sala no había explorado y quizás, relacionado a esto, una hiperproducción normativa. Se vino una gran cantidad de decretos legislativos y después otra megacantidad de decretos ejecutivos que, además, fueron todos impugnados ante esta Sala; y eso hizo que viviéramos una situación especial el año pasado.

Desde otro punto de vista también por el ritmo de trabajo, porque tuvimos que ser responsables con nuestros colaboradores y asesores. Tuvimos que hacer trabajo a distancia y eso en un tribunal no es lo ideal.

¿Eso se debe a que la gente pudo hacer más uso de sus derechos?

Es un efecto, porque se generó toda una situación en relación al derecho a la salud y al haber decretos y acciones de parte del Ejecutivo que impactaron el derecho a la salud en cuanto a la libertad de las personas. Eso también genera mayor cantidad de demandas.

Claro, no toda la gente estaba conforme con las medidas tomadas, sobre todo la gente que las sufrió en carne propia como los que detuvieron en los aeropuertos, los que fueron a los centros de contención. Eso incrementó la demanda.

También se habilitó el correo electrónico y eso es histórico para la Sala. Muchos abogados presentaron demandas por medio de correo electrónicos.

¿Todo esto tuvo algún impacto en la mora judicial de la Sala?

Sí, no solo se incrementaron los casos; sino que el mismo contexto de pandemia hizo que la producción de la Sala no fuera igual que otros años.

Los ingresos totales que tuvo la Sala el año pasado sumaron 1,613 casos. Si esto lo comparamos con otros años, podemos ver algunas diferencias: en 2019, entraron 1,298 casos y en 2018, 1,101 casos. Entonces se ve un incremento fuerte.

De esos 1,613 casos, el total de egresos fue de 608. Nos quedó una diferencia muy importante. Eso hace que en la actualidad tengamos 2,588 procesos activos.

El año pasado nos quedaron prácticamente 1,000 y eso se sumó a la mora histórica arrastrada por la Sala, entonces eso nos lleva a que ahora estamos bastante preocupados porque tenemos una cantidad importante de casos en trámite.

¿En el caso de amparos y habeas?

Los ingresos de amparos fueron 580, inconstitucionalidades 162 y el que se disparó fue precisamente el habeas corpus con 853 casos. Procesos de inconstitucionalidad se resolvieron 100 y de esos, sentencias fueron 51. Además, vinieron las controversias, que en nuestro país casi no se habían dado controversias y solo el año pasado ingresaron 17, y este año ya llevamos cuatro en dos meses.

Muchos le reclamaron a la Sala más celeridad, más contundencia ...

Hay factores internos y externos. No podemos quitarnos la responsabilidad que nos toca de trabajar más ratos. No podemos decir que pasamos sin dormir las 24 horas porque eso no es cierto, debemos considerar cómo aceleramos nuestro trabajo. Hay otros factores internos que afectan, sacar una resolución no depende de un magistrado. Hay que buscar tres votos en amparos y cuatro en inconstitucionalidades y controversias. En muchos casos no se logra rápido el consenso.

Imagínese que decimos que un caso es viejo y lo vemos en la Sala. Se discute y no obtenemos los votos, ¿qué hacemos? ¿Nos quedamos estancados o discutimos otro caso? Bueno, uno dice, sobre esto no hay votos ahorita, no nos ponemos de acuerdo lo dejamos y vemos otro caso. En este sí hay votos y resolvemos.

La gente puede decir ¿y por qué salió este caso y el mío no que es más antiguo? Hay que ver las agendas del trabajo de la Sala, allí se puede ver que hay casos que pueden pasar un año y no logramos consenso.

Externamente hay que decir que la Sala de lo Constitucional no puede ser un tribunal exprés, aunque la población así lo sienta o lo crea. En ninguna parte del mundo un tribunal constitucional, por la importancia de las resoluciones que emite, no puede resolver de un día para otro con una resolución de una página. Después van a achacar que la Sala es arbitraria. Hay que resolver con razonamientos fundamentados.

La gente espera que la Sala resuelva como si fueran redes sociales, Nosotros, aunque veamos un hecho que claramente es inconstitucional, no podemos decir nada en redes sociales.

¿Fue lo que pasó con el 9-F ?

Claro, por más que uno pudiera ver lo que estaba pasando, había que esperar la demanda, estábamos en fin de semana. Llegó (la demanda) por medios extraordinarios y a nuestros correos el mismo domingo. Se empezó a conocer y finalmente hubo una decisión el lunes por la tarde. No obstante, mucha gente la criticó porque querían una decisión el mismo domingo.

¿Hay alguna sentencia de estas 51 emitidas el año pasado que represente el trabajo de la Sala de lo Constitucional?

Sí, creo que la que se llamó la megasentencia que declaró inconstitucional el régimen de excepción. Además, por conexión declaró inconstitucional una serie de decretos ejecutivos, que fueron como ocho. Esa resolución me parece que es como una que abanderó el trabajo de la Sala porque hasta ahí se pudo aclarar, con lujo de detalle, las competencias de la Asamblea Legislativa y las del Órgano Ejecutivo en relación con este tema de la pandemia y el régimen de excepción, y la limitación de derechos.

Al principio empezaron a llegar los casos, algunos se admitieron a trámite, otros no. En algunos se hacían prevenciones; pero con esa sentencia se aclaró y se utilizaron figuras procesales para barrer con otros casos y, por conexión, salieron un montón de decretos para en una sola resolución poder abarcar mucho.

Eso refleja lo que hemos intentado hacer en algunos casos que la gente ha dicho que se han tardado mucho, pero con el producto final se han quedado tranquilos; porque se ha podido abarcar muchos casos. Por ejemplo, el tema de los varados, que es algo despectivo llamarlos así, alguien puede decir que hubo tardanza; pero al momento de tomar una decisión abarcó mucho.

Este trabajo llevó a un enfrentamiento con el Ejecutivo ¿Qué lectura hace de los comentarios que hizo el presidente de la república Nayib Bukele en redes sociales y hasta en cadenas de radio y televisión?

Es natural o normal, hasta cierto punto, que hayan molestias de parte de las instituciones que reciben una sentencia en contra. Lo normal es que hayan resolución que a veces le favorezca o perjudican a la Asamblea Legislativa y a la Presidencia. Claro, al haber mucha actividad de parte de la Presidencia de la República en la pandemia, también hubo muchas demandas y decisiones de nosotros donde se declaró inconstitucional las decisiones tomadas en el Ejecutivo. Eso molesta.

Históricamente ha sido así en la Sala de lo Constitucional, con mayor énfasis en la sala anterior, de nuestros anteriores colegas. Pero hay casos emblemáticos, pocos, pero los hay desde hace 15 o 20 años.

Cada político reacciona conforme a su estilo. Hemos visto un estilo propio del presidente de cómo reacciona ante nuestras decisiones. Yo no me puedo poner como juez constitucional a reaccionar frente a lo que dicen de nosotros la ciudadanía u otros funcionarios.

De mi parte nunca me voy a referir a ningún funcionario del Estado de una manera despectiva, que le achaque o le impute algunas cosas de las cuales no tengo prueba. Lo importante es que debería haber un respeto a las decisiones de la Sala de lo Constitucional. ¿Son criticables? Sí, podemos jurídicamente no coincidir con los asesores de la Presidencia de la República, con los asesores jurídicos de una alcaldía, de la Asamblea; pero eso es normal. La crítica a las decisiones de la Sala deben de ser críticas jurídicas y con respeto.

¿Es natural una reacción con la palabra " fusilar" en referencia a ustedes?

Es normal la molestia de recibir una sentencia que me bote una ley, una política pública, un nombramiento de un funcionario. Lo que vemos es un particular estilo del presidente de la República, de sus funcionarios. No comparto esa forma de crítica, porque eso ha llevado a que la población reaccione de una manera indebida a las resoluciones de la Sala sin tan siquiera leerlas, sin ni siquiera entender que son decisiones que a final de cuentas vienen en protección de los derechos de las personas. Muchas personas que nos critican en redes sociales y no se percatan que si ellos llegan a sufrir alguna violación como despidos del trabajo o los detienen arbitrariamente, nosotros somos quienes vamos a protegerlos. Y no somos enemigos de la población , al contrario, estamos para defender los derechos de la gente.

¿Hubo algún aviso a la Fiscalía por incumplimiento de las resoluciones de la Sala de lo Constitucional?

Sí, hay que tomar en cuenta que muchos de los casos no han llegado al dictado de la sentencia, lo que hemos tenido son resoluciones de trámite. Para saber bien si han habido incumplimiento o no de algunas de esas decisiones se está en investigación dentro del procedimiento. Cuando se llegue a emitir sentencia es cuando se pueden deducir responsabilidades. Han habido algunos casos como el expediente de los varados. En la exigencia de la prueba a los nacionales que quisieran viajar por avión, ahí tuvimos que certificar porque hubo una clara orden del Ejecutivo de no cumplir con la medida cautelar de la Sala.

Han habido habeas corpus donde ordenamos medidas cautelares para los encargados o jefes de centros de contención y no fueron cumplidas. Certificamos a la Fiscalía las omisiones de esos encargados de los centros de contención.

Sobre las recientes elecciones, ¿Puede afectar los resultados las impugnaciones pendientes de resolver?

Hay seis impugnaciones pendientes... Sí, podemos rechazarlas o admitirlas con alguna medida cautelar que afecte el que haya ganado y que ya no tome posesión o que asuma su suplente.

¿Cuál es su lectura de los resultados electorales que deja al oficialismo con un poder casi absoluto?

Ha habido mucho deterioro porque los tres órganos del Estado se han mantenido en malas relaciones y desde ese punto de vista ha habido mucho irrespeto a las funciones de los órganos. Muchos ataques. Nosotros en el Órgano Judicial somos los que no reaccionamos por la naturaleza de nuestro trabajo, solo recibimos los ataques; pero mediáticamente no podemos. Como se dice en la tradición, los jueces hablan por sus sentencia.

Hay problemas, hay amenazas.

¿Hay mayor riesgo para ser magistrado de la Sala de lo Constitucional?

Sí, son momentos difíciles para la justicia constitucional, porque nosotros lo comentamos con nuestros colegas de Sala, precisamente hoy, y decíamos ¿por qué la gente nos ve como enemigos? Bueno, porque se ha vendido la idea de que somos actores políticos partidarios. Se ha vendido la idea de que emitimos resoluciones con un fin político partidario, cuando son resoluciones que vienen en la misma línea de todas las salas anteriores.

Se ha malinterpretado nuestro papel y sentimos esa amenaza, ese peligro de ataque contra la Sala de lo Constitucional y hasta nivel personal, como mi colega Marina (Marenco de Torrento) que ha sufrido ataques muy fuertes. Desde hace muchos meses estamos en alerta por las decisiones que rodean a la Sala.

¿Esa alerta los ha llevado a tomar alguna decisión?

Cada magistrado ha podido tomar precauciones personales en cuanto a la seguridad, pero lo que sí estamos claros es que no nos va a hacer cambiar. Vamos a seguir en nuestra misma línea de decisiones en respeto a la Constitución. Si estos ataques nos hicieran cambiar de pensamiento, o que nos temblara el pulso a la hora de firmar una resolución, mejor renunciar. Pero estamos decididos a que tenemos que seguir así porque a final de cuentas, por defender la Constitución no nos debería de pasar nada.

¿Cómo ve el futuro del país ?

En principio no debería de tener problemas, independientemente de qué partido político sea, si cualquiera que llega a la Asamblea respeta al menos un artículo de la Constitución: el 235.

Por más que un partido político tenga la totalidad de diputados, si se atienen al 235 de la Constitución, el Estado estaría a salvo. Ese artículo tiene un mandato claro: todo funcionario civil o militar, antes de tomar posesión de su cargo, protestará bajo su palabra de honor ser fiel a la República, cumplir y hacer cumplir la Constitución. Acá viene otra parte interesante: atendiendo a su texto cualesquiera que fueran las leyes, decretos, órdenes o resoluciones que la contraríen.

Un diputado, un funcionario electo por la Asamblea si cuando tome protesta, lo hace en serio; pues yo me sentiría tranquilo si es honesto y cumple con este artículo. Pueden haber hasta órdenes de un superior, pero si viola la Constitución, el funcionario debería hacer eso a un lado.

Muchos sectores ven al Órgano Judicial, específicamente a la Sala, como el último bastión que le queda al país para ejercer un contrapeso de poderes. ¿Está de acuerdo con esa posición y dispuesto a asumir ese rol?

En la Sala somos conscientes de que tenemos una gran responsabilidad sobre nuestros hombros, conscientes del rol del Órgano Judicial y sobre todo de la Sala de lo Constitucional. Estamos conscientes de que vamos a seguir emitiendo resoluciones que van a ser aplaudidas por un sector, repudiadas por otros y viceversa; pero no estamos por el aplauso. Estamos porque nuestra consciencia esté tranquila por el respeto a la Constitución.

Tampoco es que la Sala pueda solventar todos los problemas del país, primero porque no actuamos de oficio y no todos los problemas vienen a parar a la Sala de lo Constitucional.

Es una expectativa demasiado alta creer que la Sala solucionaría todo, pero en lo que nos toca a nosotros estamos consciente de nuestra responsabilidad y emitir resoluciones independientes.

¿Es el momento histórico en el país para una reforma constitucional?

La Constitución de nuestro país es buena, se adapta a los tiempos. Si bien es de 1983, es una Constitución que ha permitido cosas interesantes en la protección de derechos fundamentales.

Plantear una reforma específica podría estar bien, pero un cambio completo de la Constitución, a mi modo de ver, con un análisis constitucional de todo el país, yo diría que no. A parte que hay cláusulas que no se pueden tocar. Hay que ver con qué propósito se propone una reforma completa de la Constitución.

Las constituciones no son libros de cocina, nunca van a tener todo desarrollado, es imposible. Siempre va haber que interpretar la Constitución por más que tenga 100 o 10,000 artículos y quien interpreta es la Sala de lo Constitucional.

UN PÚBLICO INFORMADO
DECIDE MEJOR.
POR ESO INFORMAR ES
UN SERVICIO DE PAÍS.
APOYA A LOS CIUDADANOS QUE 
CREEN EN LA DEMOCRACIA
Y HAGAMOS PAÍS.

Hacemos periodismo desde hace 107 años. Y ahora, como en otros periodos de la historia de El Salvador, el periodismo es fundamental para que la opinión pública se fortalezca.

HAZTE MIEMBRO Y DISFRUTA DE BENEFICIOS EXCLUSIVOS

Hágase miembro ahora

Tags:

  • Sala de lo Constitucional
  • Sala
  • Aldo Cáder
  • CSJ
  • pandemia
  • derechos
  • inconstitucionalidad

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines