“Se me pone la piel chinita. No lo puedo creer, ya es cardenal”

María Chicas se encontraba en el parque del municipio de Sociedad, Morazán, esperando ansiosa la hora para poder ver en televisión el nombramiento del nuevo cardenal.
Enlace copiado
“Se me pone la piel chinita. No lo puedo creer, ya es cardenal”

“Se me pone la piel chinita. No lo puedo creer, ya es cardenal”

“Se me pone la piel chinita. No lo puedo creer, ya es cardenal”

“Se me pone la piel chinita. No lo puedo creer, ya es cardenal”

“Se me pone la piel chinita. No lo puedo creer, ya es cardenal”

“Se me pone la piel chinita. No lo puedo creer, ya es cardenal”

Enlace copiado
Sentada en una banca, con una taza de café, señala la iglesia católica Monseñor Gregorio Rosa Chávez, y con una gran sonrisa cuenta que espera que abran para agradecer a Dios por la bendición grande que le ha dado a Sociedad.Quince minutos después, sigue sentada en la misma banca, pero la taza de café ya está vacía. María piensa que va siendo hora de irse para su casa porque no quiere perderse la ceremonia por televisión. “Yo pensé que hoy iban a abrir la iglesia e iba a haber misa. Quería darle gracias a Dios por la bendición que nos ha dado en el municipio. Pero al parecer no van a hacer nada en honor del nombramiento de mi monseñor Gregorio”, expresó.

LEA TAMBIÉN: QUÉ SON TODOS LOS ELEMENTOS DE LA INDUMENTARIA QUE USÓ ROSA CHÁVEZ HOY

Faltan 5 minutos para las 8 de la mañana cuando María decide regresar a su vivienda. Ahí enciende el televisor y sintoniza la ceremonia. Ve detrás del aparato electrónico, mueve el cable y lamenta que la señal esté mal.

Entonces recuerda que hubo una tormenta en la madrugada y que eso siempre afecta la señal. Minutos después apaga el televisor y se va a ver el nombramiento de Rosa Chávez a la casa de una amiga.

Mélida Benítez, amiga de doña María, se encuentra sentada en su sofá tratando de ver la trasmisión, pero las imágenes no se ven bien, por lo que llama por teléfono a su vecina Rosa Emérita Chávez, quien es prima del nuevo cardenal Rosa Chávez.

LEA ADEMÁS: ROSA CHÁVEZ LLEGÓ UNA HORA ANTES A LA BASÍLICA PARA SALUDAR A TODOS

Durante la llamada, Mélida le expresa a la prima del cardenal lo emocionada que está y le pide que llegue a su casa a ver el nombramiento. Pero Emérita Chávez le dice que no puede porque espera a su prima Virginia Chávez.

A las 8:20 de la mañana la prima de Rosa Chávez se acerca al mueble del televisor, agarra el control y empieza a buscar en los canales nacionales e internacionales a ver en cuál transmiten la simbólica ceremonia.

Finalmente encuentra uno. Diez minutos después llega la prima Virginia Chávez, se sienta en el sofá que está cerca del televisor y cada vez que ve o escucha el nombre de Rosa Chávez, dice que le dan escalofríos y que está muy emocionada. “Se me pone la piel chinita. No lo puedo creer, ya es cardenal”.

TAL VEZ LE INTERESE: ALGARABÍA EN PARROQUIA SAN FRANCISCO POR INVESTIDURA DE CARDENAL ROSA CHÁVEZ

Rosa Emérita recuerda entonces a la mamá de monseñor Rosa Chávez. “Cómo me gustaría que estuviera viva la mamá de monseñor. Seguramente desde el cielo ella debe estar muy feliz y orgullosa de su hijo. Yo recuerdo que monseñor fue un gran hijo y siempre bien humilde y ayudando a los pobres”.

Aunque hubiera querido acompañar a su primo en un momento familiar tan importante, dice que la situación económica no se lo permitió.

Mientras tanto, Virginia sigue atenta al televisor y no se quiere perder un solo minuto.

“Yo no puedo explicar la felicidad y el orgullo que siento en estos momentos”, expresa Virginia Chávez, celebrando la investidura, cuando el papa Francisco coloca la birreta cardenalicia y el anillo a monseñor.

“Nosotras esperábamos que le hicieran algo aquí, en Sociedad, pero todo está normal. Esta es la tierra que vio nacer a monseñor y nadie ha festejado este momento”, comentó Emérita, al final de la ceremonia.

En las instalaciones de la alcaldía hay dos televisores, pero ayer en la mañana ambos estaban apagados.
 

Lee también

Comentarios

Newsletter