Lo más visto

Más de El Salvador

Se pierden citas por reducción de labores

Sindicalistas aducen mala administración de la directora. En el establecimiento se atiende a entre 250 a 300 pacientes diariamente.
Enlace copiado
Se pierden citas por reducción de labores

Se pierden citas por reducción de labores

Enlace copiado

Sindicalistas de la Unidad Comunitaria de Salud Familiar, ubicada en el centro de la ciudad de San Miguel, realizaron ayer una reducción de labores que duró todo el día, adujeron que existen carencias de insumos médicos dentro del establecimiento, afectando a cientos de personas que perdieron sus citas.

Según los protestantes, la carencia de medicinas se debe a la deficiente administración de la directora Rina de Munguía, quien ayer no pudo ingresar a la unidad de salud debido la acción de los empleados.

Como medida de protesta, para exigir el traslado de la directora, los sindicalistas solo atendieron los casos de emergencias y algunas otras diligencias médicas, como entrega de medicamentos controlados y realización de curaciones posoperatorias.

“Desgraciadamente, por la mala administración de la directora de la unidad de salud, muchos pacientes, especialmente aquellos que vienen a curaciones, están comprando los insumos y los materiales para que les realicen las curaciones. Como sindicato sabemos que el complejo de almacenes está abastecido de todo esos insumos, pero la mala administración de la directora ha hecho que no haya nada”, dijo Martha Gladys Parada, secretaria general del Sindicato de Trabajadores del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (SIMPAS).

Pero la acción de los sindicalistas no fue apoyada por todo el personal del establecimiento de salud pública, ya que aproximadamente 40 médicos y enfermeras prefirieron retirarse del lugar como medida de apoyo para la directora.

No obstante, ayer se pudo constatar que algunos pacientes tuvieron que comprar cremas tópicas, gasa y esparadrapo, porque en la unidad de salud se carecía de estos insumos; sin embargo, no se conoció la versión de la directora porque no se encontraba en la unidad.

Gregorio Mejía Ruiz, quien asiste la Unidad Comunitaria de Salud Familiar a diario para que le curen un pie por amputación de un dedo, aseguró que debe adquirir los medicamentos para que limpien y cubran la herida de la cirugía que le fue practicada el año pasado.

“Me toca invertir $6 a la semana para comprar todo lo necesario, porque aquí dice que no tienen material para hacer las curaciones”, dijo el hombre.

Lee también

Comentarios