Seguridad: prórroga a medidas es insuficiente para proyectos

Autoridades señalan que necesitan más tiempo para completar espacios en las prisiones y para instalar tecnología para bloqueo total de comunicaciones.
Enlace copiado
FOTO DE LA PRENSA/Cortesía Posición.  Ministro de Justicia y Seguridad dijo que con la instalación de un hospitalito en el penal de Izalco esperan superar las muertes por tuberculosis en las prisiones.

FOTO DE LA PRENSA/Cortesía Posición. Ministro de Justicia y Seguridad dijo que con la instalación de un hospitalito en el penal de Izalco esperan superar las muertes por tuberculosis en las prisiones.

Enlace copiado

La adecuación de espacios y la instalación de tecnología para el bloqueo total de las comunicaciones en las cárceles son dos de los argumentos de las autoridades de Seguridad Pública para catalogar de insuficiente la prórroga de seis meses que dio la Asamblea Legislativa a las medidas extraordinarias.

“Tenemos proyectos en ejecución y esa es la razón por la que pedimos un año de prórroga para las medidas extraordinarias. En seis meses muchos de esos proyectos no habrán sido finalizados, eso nos pone cuesta arriba”, dijo ayer el ministro de Justicia y Seguridad, Mauricio Ramírez Landaverde, para justificar la estrategia.

“Quienes defienden los derechos de los cabecillas de las pandillas quieren que les instalemos hasta wifi en las prisiones”. 
Roberto Lorenzana, secretario de comunicaciones

El ministro agregó que tienen planeado invertir $58 millones en 11 proyectos de infraestructura en las prisiones. Lo que representa la apuesta principal para reducir el hacinamiento.

Entre los proyectos de infraestructura pendiente están la readecuación de las granjas penitenciarias de Izalco, Santa Ana y Zacatecoluca. Además de la ampliación en Izalco y La Esperanza.

Ramírez Landaverde señaló que también esperan cortar de forma total el tráfico de las comunicaciones en los centros penitenciarios; sin embargo, aclaró que eso “es responsabilidad de las compañías de telecomunicaciones”.

Desde abril de 2016, el Gobierno logró que la Asamblea le aprobara un régimen especial en los seis centros penales que albergan a pandilleros. Se trata de suspensión de visitas, reos incomunicados, poco tiempo de sol y la realización de audiencias virtuales.

Tras dos años de vigencia y dos prórrogas de por medio, el ministro Ramírez Landaverde solicitó a la Asamblea otro año más de prórroga; pero los diputados solo le otorgaron seis meses, cuyo plazo se vence en octubre próximo.

Organizaciones internacionales, entre ellos dos emisarios de Naciones Unidas, han criticado el régimen de confinamiento y lo calificaron de “inhumano”.

El funcionario reiteró ayer que no comparte esa conclusión, porque se trata de velar también por “los derechos de los ciudadanos”.

“Los que defienden los derechos de los cabecillas de las pandillas quieren que les instalemos hasta wifi en las prisiones. Esos derechos no pueden estar por encima de la población”, agregó Roberto Lorenzana, secretario de Comunicaciones de la Presidencia.

$58
 millones tiene planeado invertir Seguridad en la adecuación de las cárceles para albergar a más reos.

Chalatenango,  primero sin medidas 
Autoridades de Seguridad Pública adelantaron que el centro penal de Chalatenango sería el primero en salir del régimen de medidas extraordinarias porque los reos están colaborando con participar con el programa de reinserción Yo cambio.

Lee también

Comentarios

Newsletter