Seis asesinatos por vínculos familiares

Entre las víctimas se encuentran dos hijos de un agente del CAM. El 80 % de los casos fue por el parentesco.
Enlace copiado
Seis asesinatos por vínculos familiares

Seis asesinatos por vínculos familiares

Enlace copiado
Seis familiares de elementos de seguridad pública fueron asesinados del 1.º de enero hasta el 11 de septiembre de este año en el departamento de San Miguel, mientras que en 2016, en el mismo periodo, se tiene registros de tres, informó la Policía Nacional Civil (PNC) de la delegación migueleña.

 

 

De acuerdo con Carlos Ábrego, vocero de la PNC, entre las víctimas de este año se encuentran dos hijos de un elemento del Cuerpo de Agentes Municipales (CAM), el padre de un investigador policial, el hermano de un agente destacado en la delegación, el primo de un soldado y el sobrino de un policía.

 

“La mayoría de estos homicidios han sido cometidos por represalias. En el caso del papá de un investigador, esta muerte fue con órdenes de un cabecilla que se encuentra recluido en el centro penal de Ciudad Barrios. Me atrevo a decir que el 80 % fueron asesinados por el parentesco con los elementos de seguridad pública”, indicó Ábrego.

 

Recordó que el pasado 11 de junio en el caserío Tamera, del cantón Hualamá, municipio de Chapeltique, San Miguel, fue asesinado Miguel Ángel Rivera Benavides, de 65 años, quien era agricultor y padre de un investigador de la PNC. El crimen fue cometido a las 5:10 de la mañana, cuando el hombre se dirigía a un terreno para recoger unas verduras.

 

Sobre el móvil, las investigaciones revelaron que fue asesinado porque era el padre de un elemento de la corporación. El homicidio fue cometido por pandilleros de la zona, que lo estaban esperando escondidos en unos matorrales para darle muerte.

 

El 7 de junio hubo un triple homicidio en el cantón Calle Nueva, municipio de El Tránsito, San Miguel, donde fueron asesinados un elemento del Cuerpo de Agentes Municipales y sus dos hijos.

 

Según la PNC, los asesinos llegaron hasta la vivienda donde se encontraba el agente Álvaro Cruz y sus dos hijos y les dieron muerte cuando dormían.

 

Un investigador de la Policía informó que la esposa del agente municipal se encontraba ingresada en el Hospital San Pedro de Usulután, por eso no fue asesinada.

 

“Fueron pandilleros quienes los asesinaron. Quizás hubiera sido un cuádruple homicidio, pero la esposa estaba en el hospital. El móvil fue porque él trabajaba como seguridad y donde vivía hay presencia de pandilleros”, dijo el investigador.

 

Una fuente policial aseguró que en varias ocasiones han recibido amenazas de muerte por parte de pandilleros, a través de cartas o “comunicados”.

 

 

Lee también

Comentarios

Newsletter