Seis osamentas en terrenos de caserío La Isla

El último hallazgo de huesos humanos se realizó el lunes anterior. Según la Fiscalía, los responsables de estas muertes son pandilleros.
Enlace copiado
Enlace copiado

Seis cadáveres han sido localizados en los últimos meses en diferentes terrenos ubicados en el caserío La Isla, del cantón Llano El Coyol, municipio de El Tránsito, en San Miguel, informaron la Fiscalía General de la República (FGR) y la Policía Nacional Civil (PNC).

Las fuentes oficiales agregaron que luego de que el pasado 15 de mayo se encontraron los restos del agente Edwin Gustavo Cruz, de 35 años, quien estaba destacado en la Fuerza de Intervención y Recuperación de Territorios (FIRT) del puesto policial de Soyapango, San Salvador, se hallaron dos cadáveres más.

Según la FGR, a pocos metros de donde estaba la osamenta del agente Cruz fueron encontrados los cadáveres de dos hombres, por lo que la Fiscalía ordenó que se realizara una búsqueda amplia en la zona.

De acuerdo con la información proporcionada por el jefe de la FGR en la zona oriental, German Arriaza, en agosto giraron 162 órdenes de captura, de las cuales se hicieron efectivas 87. Todos están siendo acusados de homicidio agravado y privación de libertad.

 La fiscalía informó que pertenecen a una pandilla que delinque en los municipios de El Tránsito, San Jorge y San Rafael Oriente, de San Miguel, y en algunos sectores del departamento de Usulután.

“Luego de estas capturas y con distintas técnicas de investigación, se tuvo información de la posibilidad de encontrar más cadáveres enterrados en ese cantón, por lo que se inició con la verificación y se han encontrado tres más. En total son seis osamentas enterradas en Llano El Coyol”, informó el funcionario público.

Agregó que los pandilleros detenidos están siendo acusados de 13 homicidios agravados y 20 privaciones de libertad, incluyendo a las seis víctimas cuyas osamentas han sido halladas.

El jefe fiscal detalló que los miembros de pandillas se encargaban de privar de libertad a sus víctimas, las asesinaban y luego las enterraban en áreas solitarias.

El pasado 4 de diciembre fue encontrada la última osamenta en un terreno abandonado. Los trabajos de excavación han sido realizados por dos fiscales, dos criminólogos de la Fiscalía, investigadores de la PNC y un médico forense.

Un investigador de la Policía informó que un grupo de pandilleros dio pistas a las autoridades de que en la zona había un cementerio clandestino. Las fuentes aseguran que las víctimas fueron asesinadas a finales de 2016 y en el primer semestre de 2017.

 “Algunos pandilleros criteriados y testigos informaron que en ese cantón había un cementerio clandestino y fue así como iniciamos con la búsqueda. Los cadáveres estaban separados, por lo que sospechamos que las víctimas fueron asesinadas en diferentes fechas y debido a que la zona es solitaria, aprovecharon para enterrarlas”, dijo la fuente policial.

 Las autoridades informaron que se encuentran trabajando en las causas de las muertes, análisis de ADN y evidencias. Sin embargo, aseguraron que las investigaciones están avanzadas.

 

7
 meses es el período en que se han encontrado las seis osamentas.

Lee también

Comentarios

Newsletter