Lo más visto

Semana de la Juventud forja a estudiantes emprendedores

Esta actividad pretendía potenciar el ingenio y los conocimientos que los estudiantes de bachillerato del Colegio Santa Cecilia han adquirido durante el año lectivo.
Enlace copiado
Enlace copiado
Una de las semanas más esperadas por la comunidad educativa del Colegio Santa Cecilia, de Santa Tecla, se realizó entre ingeniosos proyectos científicos. Estos pusieron a prueba las habilidades y la creatividad de los alumnos de bachillerato que estudian las especialidades de electrónica, electromecánica, informática y diseño gráfico. La Semana de la Juventud, que se realiza año tras año, tiene como finalidad descubrir a jóvenes emprendedores, el potencial de cada uno y convertirse en semillero donde aprendan la importancia del trabajo en equipo. Erube Canjura, coordinador técnico del colegio, afirma que el entusiasmo demostrado por los alumnos ha sido evidente. Resultado de ello es la calidad de propuestas y trabajos entregados. “Los jóvenes han estado trabajando arduamente desde marzo. Poco a poco ellos fueron presentando avances de sus proyectos. Es valioso el esfuerzo que han demostrado”, afirmó.

En uno de los salones donde se expone parte de la maquinaria elaborada se encuentra una roladora de lámina. Este es el proyecto de Adrián Flores, de 18 años de edad y estudiante de tercer año de bachillerato en electromecánica. Con la roladora se pueden crear piezas para tanques de oxígeno, tambos de gas, compresores o tuberías industriales. “El reto más grande con el que nos encontramos para crear la roladora fue que debíamos trabajar con precisión. No teníamos tiempo para equivocarnos”, comentó el joven.

Para presentar los diferentes trabajos los estudiantes debieron poner en práctica la investigación científica y cumplir con lineamientos específicos como: ser amigable con el medio ambiente, económico, buscar una finalidad social y ser multidisciplinario, es decir que el proyecto involucrara al menos dos especialidades de bachillerato.

Alejandro González, de 17 años de edad y alumno de primer año, fue uno de los alumnos que creó una silla de ruedas todo terreno con un objetivo específico: donarla a una persona de la zona rural del país que necesitara una de ellas. Este aparato fue diseñado para cargar, aproximadamente, 200 libras. “Desde un inicio pensé en crear un proyecto que contribuyera a la comunidad. La silla de ruedas será entregada luego de la exposición a alguien que realmente la necesite”, comentó González. Parte de la enseñanza que se pretende dejar durante este período es que los alumnos desarrollen la sensibilidad humana a través de la práctica de valores y la elaboración de proyectos de beneficio social. “Los alumnos visitan hogares infantiles y de ancianos, esto toca la sensibilidad en ellos. Es bonito saber que lo que con esfuerzo han elaborado lo han puesto a disposición del más necesitado”, concluyó el coordinador técnico.

Lee también

Comentarios