Sensatez y madurez

En la vida uno conoce a personas jóvenes que son sensatas y tienen un mayor nivel de madurez que el que uno esperaría de ellos a su corta edad, como también encuentra personas que superan los cincuenta años y que nunca maduraron, que siguen siendo los mismos irresponsables que eran a los dieciocho años. Si uno pudiera llevar este mismo concepto a países pudiéramos decir que en los que impera la sensatez y la madurez colectiva son los que tienen mayor nivel de desarrollo y que los que tienen un mayor nivel de insensatez y de inmadurez colectiva son los que tienen un menor nivel de desarrollo.
Enlace copiado
Sensatez y madurez

Sensatez y madurez

Enlace copiado
<p>Los niveles de sensatez y de madurez de un país se pueden medir por su capacidad de construir una visión de nación compartida por la mayoría de la sociedad, incluyendo a todas las fuerzas políticas. Ejemplos de países que han logrado esa visión compartida, a largo plazo, y que ello los ha llevado a tener altos niveles de desarrollo son Chile, Panamá, Singapur, Hong Kong y muchos otros. Eso no quiere decir que no haya disensos o conflictos en esas sociedades, claro que los hay; pero esos conflictos no ponen en riesgo el estado democrático de derecho, la división de poderes, la democracia representativa, la economía social de mercado y sus apuestas de desarrollo a largo plazo, que hacen al país atractivo tanto para inversionistas nacionales como extranjeros; son países en los que se privilegia la inversión en educación a largo plazo.</p><p>En nuestro caso podemos ver el vaso medio vacío o medio lleno. Si lo queremos ver medio vacío seguimos siendo una sociedad altamente conflictiva, anclado en los dogmas ideológicos del siglo pasado, sin una visión de nación compartida, que no logra actuar con sensatez y madurez y por ello no encuentra el camino para obtener un desarrollo acelerado y sostenido a largo plazo, que nos permita educar a nuestros compatriotas para que podamos ir erradicando la pobreza y elevando el nivel de vida de todos los salvadoreños.</p><p>Si queremos ver el vaso medio lleno, estos son los dolores del crecimiento de nuestra democracia y de la maduración de nuestra sociedad, lo que es el preámbulo de la construcción de una visión de nación de largo plazo y de la llegada de la sensatez a los diferentes estamentos que controlan el poder en el país. Tanto el poder político, como el poder a nivel judicial, económico y social.</p><p>Me parece que estamos siendo parte de ese proceso de maduración de nuestra sociedad, en el que jóvenes y menos jóvenes estamos descubriendo que en la democracia todos tenemos un espacio que llenar y en el que todos podemos aportar para bienestar de nuestra sociedad. Con la madurez y con la participación ciudadana como la que estamos viendo, el país va a ir construyendo una sociedad más sensata, más dinámica, menos influida por los intereses partidarios, ideológicos o sectoriales, y eso nos permitirá tener un desarrollo más sólido a largo plazo.</p><p>Las expresiones que estamos viendo de desacato de los políticos es parte de ese reclamo de la sociedad civil de que el poder reside en el pueblo y que éste poder debe tener un balance entre los políticos y el resto de la sociedad. Los políticos, siendo los que tienen que entregar parte de ese poder que no les corresponde tener, se niegan a entregarlo voluntariamente; pero al final les ocurrirá lo que les pasó a los militares al final de la guerra en 1992, cuando tuvieron que volver a lo que les corresponde y a que mantengan el poder de las armas bajo los límites que la constitución les estableció.</p><p>Por todo lo anterior me parece que estamos viviendo una época de gran oscuridad, previa al gran amanecer a una nueva democracia con ciudadanos y gobernantes que comprenden sus derechos y deberes bajo el imperio de la constitución en la cual se establece una sana convivencia, sin vencedores ni vencidos, para poder construir una visión de nación compartida en la que nadie está por encima de la ley y en la que todos aportamos para el desarrollo de nuestro país y para que podamos ir elevando el nivel de vida de todos los salvadoreños. Que la sensatez y la madurez imperen en El Salvador para el beneficio de todos.</p><p>&nbsp;</p>

Tags:

  • el-salvador
  • politica

Lee también

Comentarios

Newsletter