Septiembre cierra con más de 400 homicidios

Entre las víctimas de ayer supuestamente está un familiar del fiscal general. Autoridades no lo confirmaron ni lo negaron.

Enlace copiado
Septiembre cierra con más de 400 homicidios

Septiembre cierra con más de 400 homicidios

Enlace copiado

Javier Antonio Ascencio Ruiz, de 45 años, estaba sentado ayer en una silla enfrente de su vivienda, ubicada entre la calle principal de la colonia Venecia, de Ilopango, y el pasaje Capri, exactamente a las 4:10 de la tarde, cuando al menos cuatro hombres se bajaron de un vehículo y le dispararon 10 veces con armas de fuego. Ascencio Ruiz cayó de la silla en la acera, con varias heridas de bala en su cuerpo, mientras los atacantes se alejaban de la escena del crimen en el vehículo.

Tras el asesinato, los vecinos comentaron que Ascencio Ruiz era familiar del fiscal general de la república, Douglas Meléndez Ruiz. Pero las autoridades no lo confirmaron en la escena. De hecho, tampoco dieron muchos detalles.

Los vecinos agregaron que Ascencio Ruiz tenía más de 20 años de vivir en la colonia y que se dedicaba a reciclar plástico para luego venderlo. También aseguraron a este periódico que la colonia, a pesar de estar rodeada por zonas donde opera la Mara Salvatrucha 13 (MS-13), “es tranquila y segura”.

Mientras los vecinos comentaban, el fiscal adjunto, Aquiles Parada, llegó a la escena a las 7 de la noche. Se bajó de la camioneta con sus guardaespaldas, ingresó al perímetro de la escena custodiada por la Policía Nacional Civil (PNC) y 20 minutos después salió hablando por teléfono. Se subió en la camioneta y se marchó sin hablar del caso ni contestar las preguntas de los periodistas, quienes insistían en que confirmara si la víctima tenía parentesco con algún funcionario del Ministerio Público.

El director de Comunicaciones de la Fiscalía, Salvador Martínez, también llegó a la escena y dijo a LA PRENSA GRÁFICA que no podía hablar nada del caso.

“En este momento no podemos decir nada; están las investigaciones en curso. No podemos hablar nada”, insistió Martínez.

Minutos antes de las 8 de la noche, cuatro agentes del Grupo de Operaciones Especiales (GOPES) de la Policía llegaron a la escena, ingresaron en la zona custodiada y luego se marcharon cuando el vehículo del Instituto de Medicina Legal (IML) levantó el cadáver de Ascencio Ruiz para realizarle la autopsia.

El oficial de servicio de la Policía de la delegación de Soyapango, a cargo de custodiar la escena y trabajar con los agentes investigadores y de Inspecciones Oculares, dijo que no podía dar declaraciones.

El fiscal del caso, quien prefirió no ser identificado, fue la única autoridad que habló del homicidio, pero sin dar detalles o confirmar si Ascencio Ruiz era familiar del fiscal general.

“Lo que tenemos es que no hemos entrevistado a familiares de la víctima, y como no encontramos el documento de identidad de la víctima, todavía no podemos decir que se trate efectivamente de Javier Antonio Ascencio Ruiz. Tampoco hemos determinado si efectivamente es familiar de un funcionario de la Fiscalía. Si un funcionario lo confirma, será él quien lo confirme, pero de momento les puedo decir que no hemos determinado eso todavía”, dijo el fiscal del caso.

El fiscal también dijo que todavía no hay una hipótesis sobre la razón del crimen. De acuerdo con testigos, quienes no identificaron a los atacantes, a Ascencio Ruiz no le robaron nada y lo atacaron directamente sin decirle nada.

Con el asesinato de Ascencio Ruiz, septiembre cerró con 422 víctimas de homicidio, al menos hasta ayer a las nueve de la noche, al cerrar esta nota, según datos estadísticos proporcionados por la Policía.

 

 

Lee también

Comentarios

Newsletter