Lo más visto

Más de El Salvador

Sepultan a abuela que defendió a sus nietos

La anciana murió el viernes por golpes recibidos en la cabeza
Enlace copiado
Enlace copiado
“¡Gracias! Quisiste salvar a mis hijos. Te amo, mamá”, fueron las últimas palabras que le dijo A. Cortez al féretro donde se encontraban los restos de su madre, Celsa Cortez, quien murió por un trauma craneoencefálico severo producto de una golpiza que recibió al tratar de proteger a sus dos nietos, quienes eran brutalmente vapuleados por dos hombres.

Los actos fúnebres se realizaron en la casa donde hace 64 años nació la anciana, a 2 kilómetros de la casa donde ocurrió el atentado y a 50 metros de la vivienda de los dos supuestos culpables de la paliza. A las 9 de la mañana, el pastor de la iglesia donde se congregaba la anciana rompió el silencio que reinaba en la sala improvisada donde velaban los restos. Exclamó una oración en la que pedía fortaleza y resignación, además de perdón para los responsables. “Una madre hace todo por sus hijos, ella dio su propia vida para proteger a sus nietos. Este es el verdadero amor. Hijos, perdonen a los culpables y que Dios tenga en su santa gloria a la hermana Celsa”, insistió el religioso.

El hijo mayor de la anciana recordó a su madre como una mujer amorosa y con mucho temor de Dios.

“Mi mamá no se merecía esto. La verdad es que nadie merece ser atacado con tanta brutalidad. Espero que los padres de estos muchachos no sufran algo similar”, dijo G. Cortez.

De acuerdo con el padre de los niños que sufrieron la golpiza, Celsa Cortez fue vapuleada al tratar de quitarle a los dos hombres a sus nietos (uno de cuatro y otro de seis años), quienes estaban siendo fuertemente golpeados.

“Mi esposa me dijo que mi mamá se metió a tratar de quitarle a los dos hombres a mis hijos, que eran pateados y golpeados. Ella lo único que quería era que no me les hicieran daño. Ella trató de salvar a mis hijos y murió por mis niños”, dijo A. Cortez al momento en que el féretro era colocado en la carroza fúnebre. A las 9:15 de la mañana salió la carroza fúnebre de la casa, 10 minutos después pasaron por las casas donde viven los familiares de los sospechosos del ataque, en las que al parecer no se encontraba nadie.

“Como que se han ido, porque tienen miedo de que les pase algo. Desde el viernes no se ve movimiento en las casas y como la gente está indignada ni a ver qué pasa van a la casa”, dijo una habitante de la zona.

El entierro hizo un recorrido por tres pequeños poblados –casi 12 kilómetros– y duró un poco más de tres horas, hasta llegar al Cementerio General del Cantón San José, en el municipio de Nueva Granada. Los habitantes del caserío Talnete y del cantón San José continuaron repudiando el ataque que sufrió la familia Cortez.

“Uno miedo tiene. Aquí se está oyendo de todo; de ser un lugar tranquilo hemos pasado a un lugar de miedo, el miedo es por las consecuencias que esto traiga entre las familias y los amigos de los culpables y los de los niños. Ya se escucha que se va a armar la venganza”, dijo otro poblador.

Los familiares de las víctimas dicen estar sin miedo, pues confían en que las autoridades van a realizar un buen trabajo. “Creemos en las autoridades, creemos en que van a hacer un buen trabajo y van a meter a la cárcel a esos dos hombres. Nosotros justicia pedimos, no pedimos nada más, no pedimos disculpas, lástima, y menos vamos a perdonar lo que nos hicieron”, dijo un hijo de la fallecida.

Los dos sospechosos de haber cometido el ataque fueron capturados el viernes en la calle principal de caserío. Fueron identificados como Marcial Cisneros, de 20 años, y Carlos Cruz Cruz, de 19 años. Ambos detenidos serán procesados judicialmente por los delitos de homicidio agravado en grado de tentativa en contra de tres personas, por homicidio agravado en perjuicio de Celsa Cortez e intento de violación en perjuicio de la mamá de los niños.

Tags:

  • abuela
  • nietos
  • Mercedes Umaña
  • vapuleada

Lee también

Comentarios