Sepultan a agente que se suicidó en Ilopango

Fue sepultada ayer por la tarde en el cementerio municipal de Verapaz, San Vicente.
Enlace copiado
Foto de LA PRENSA/Mirna Velásquez Despedida. Amigos y personal policial acompañaron ayer el entierro de la agente María Cristina Maldonado, fallecida el domingo anterior.

Foto de LA PRENSA/Mirna Velásquez Despedida. Amigos y personal policial acompañaron ayer el entierro de la agente María Cristina Maldonado, fallecida el domingo anterior.

Enlace copiado

Familiares, compañeros y amigos dieron ayer el último adiós a la agente María Cristina Maldonado, de 45 años, quien el pasado 1.º de enero se suicidó de un disparo en el interior del baño de la casa de un familiar que visitaba con motivo de las fiestas de fin de año, en la colonia Bosques de La Paz, en Ilopango, San Salvador.

Los actos funerarios iniciaron con una misa de cuerpo presente realizada en la parroquia de Verapaz (San Vicente), municipio donde residía; posteriormente, sus familiares recorrieron las principales calles de la ciudad para trasladar sus restos al cementerio general de esa ciudad.

La agente Maldonado estaba destacada en el Departamento de Prevención de la delegación San Salvador Centro.

“Verapaz le dio a este país una mujer que se dedicó a servir a los demás en esta profesión, la cual no es fácil, pero que ella la desempeñó de la mejor manera ayudando en el área de prevención. Recordémosla por todo lo bueno que realizó”, expresó Évelyn Marroquín, jefa de la delegación de la PNC del centro de San Salvador, al brindar sus palabras durante el entierro de la agente, quien se dedicó por 21 años al servicio dentro de la corporación policial.

Manuel Maldonado, padre de la agente, dijo que desconocía que su hija tuviera problemas, pero que “alguna decepción no la pudo controlar”, ya que todo fue repentino y no comprende qué la llevó a tomar esa decisión. La policía deja a cuatro hijos en la orfandad, de entre 6 y 18 años.

Lee también

Comentarios

Newsletter