Lo más visto

Más de El Salvador

Si queremos más leña, plantemos más árboles

Enlace copiado
Si queremos más leña, plantemos más árboles

Si queremos más leña, plantemos más árboles

Si queremos más leña, plantemos más árboles

Si queremos más leña, plantemos más árboles

Enlace copiado
Revisando mis archivos encontré un artículo que escribí en agosto de 1987 relacionado con el uso de la leña. Narraba que para entonces el 68.3 % de las fuentes de energía que se utilizaban provenía de la leña, pues la población la utilizaba para cocinar, la panadería, fabricación de cal, quemar ladrillos, cocer chacalín, etc.

Actualmente las cosas han cambiado un poco, pues a escala urbana se ha incrementado el uso de gas y disminuido el uso de leña, pero en el área rural la leña sigue siendo el combustible de uso primario, la gente la obtiene sin un costo económico, aunque sí con mayor esfuerzo físico, pues muy a menudo se observa que la madre con varios de sus hijos van por los campos buscando leña e incluso se llevan hasta los postes de las cercas y todo aquello que puede servir para alzar llama.

Lógico sería que a cambio de la leña que se corte se plantaran más árboles, pero esto no sucede, e incluso no es raro ver que a las arboledas que lucen las autopistas empiezan por cortarles ramas y, con el menor descuido, camina el tronco de los árboles.

Ahora, si las ramas están verdes, esto no se repara, pues se ponen un par de días al sol y sirven en la mayoría de cocinas del campesinado.

Conociendo que la leña es un artículo de primera necesidad en el campo, es de pensar seriamente en alternativas viables, económicas y prácticas.

Algunas de ellas podrían ser el uso de la cocina “Lorena”, de lodo y arena, y tan fácil de construirla pues actualmente se usa un comal sobre tres o cuatro piedras y el calor que se genera mucho se escapa por los lados. Así habrá que usar más leña y, por supuesto, talar más árboles.

Cerca de las ladrilleras, que actualmente demandan mucho de este combustible barato, se ven los promontorios de leña listos para ser quemados en el cocido del ladrillo o teja; pero también hay una alternativa, como es construir hornos especiales que utilizan menos madera.

Basta observar uno que hace muchos años se construyó en los Planes de Renderos con ayuda de un organismo internacional, pero como allí no se hacen ladrillos ni tejas, dicho horno pasa desapercibido a la vista de los turistas.

Por todo esto es que opino que tenemos que plantar muchos árboles más que los que a menudo se talan para tal propósito. La pregunta es: ¿Quién los plantará? Buena parte de leña llega de los cafetales cuya poda de sombra y cafeto sale a principios del año, pero este material no resulta suficiente y fácilmente se presentarán problemas entre leñadores y propietarios, unos buscando su combustible para cocinar y otros defendiendo sus intereses, cuidando el producto de su esfuerzo.

Hoy que se va incrementando el costo del gas y la energía al quitar los subsidios se verá aumentada la demanda de leña, y la gente que la busca jamás ha pagado por ella y en pocas ocasiones la compra, pues consideran que es un derecho de subsistencia como lo es el agua y el aire.

A fines del año pasado visité Zamorano, en Honduras, y me llamó la atención que los estudiantes de último año estaban evaluando la economía, aprovechamiento de calor y costo de construcción de más de 30 cocinas usadas en diferentes países para establecer cuáles serían las más eficientes para usar a escala rural.

Casualidad que estaré de nuevo visitando dicha universidad para la próxima graduación el 3 de diciembre y trataré de indagar cuáles de las cocinas ensayadas resultaron mejores, y dado que LA PRENSA GRÁFICA me facilita espacio para publicar mis Gotas Agrícolas, trataré de que sea publicado y talvez Medio Ambiente se interesa por montar un programa divulgativo.

Las cocinas solares pueden ser otra alternativa para ahorrar energía, pero un programa para que impacte debe ser continuo y evaluarse si está impactando o la gente por alguna razón lo ve con indiferencia.

En síntesis, si queremos más leña, plantemos más árboles, pero la pregunta es: ¿Quién lo hará?

[email protected]

Tags:

  • goatas agrícolas
  • árboles
  • leña

Lee también

Comentarios