Siete rutas han suspendido labores por temor a pandillas

Motoristas y cobradores denuncian que supuestos pandilleros abordan las unidades para amenazarlos de muerte como presión para la extorsión.
Enlace copiado
Imparable. Rutas de transporte colectivo siguen sufriendo acoso de pandilleros para que paguen la extorsión.

Imparable. Rutas de transporte colectivo siguen sufriendo acoso de pandilleros para que paguen la extorsión.

Afectados. Usuarios del transporte colectivo sufren la suspensión de labores a causa del acoso de pandilleros.

Afectados. Usuarios del transporte colectivo sufren la suspensión de labores a causa del acoso de pandilleros.

Histórico. En 2015, varias rutas de transporte del AMSS realizaron un paro masivo ordenado por supuestos pandilleros.

Histórico. En 2015, varias rutas de transporte del AMSS realizaron un paro masivo ordenado por supuestos pandilleros.

Pendiente. Los empresarios piden más seguridad en las metas de las rutas y en los circuitos que recorren las unidades.

Pendiente. Los empresarios piden más seguridad en las metas de las rutas y en los circuitos que recorren las unidades.

Siete rutas han suspendido labores por temor a pandillas

Siete rutas han suspendido labores por temor a pandillas

Enlace copiado
El acoso de pandilleros a transportistas se ha incrementado en los primeros meses de este año. Representantes del sector consideran que esa ha sido la razón por la que siete rutas de transporte colectivo, de distintas zonas del país, han decidido suspender labores temporalmente.

El caso más reciente ocurrió el 5 de marzo pasado, cuando la ruta de buses 177, que hace su recorrido entre San Vicente y Zacatecoluca (departamento de La Paz), dejó de circular porque supuestos pandilleros amenazaron de muerte a los motoristas y cobradores. El paro de labores, en ese entonces, duró cuatro días.

Las amenazas sorprendieron a los empresarios porque, de acuerdo con el testimonio que una reportera de LA PRENSA GRÁFICA consiguió con la cooperativa, mantienen al día la cuota mensual que pagan a tres pandillas: dos en Zacatecoluca y una en San Vicente. Por eso, a los dueños de las unidades les hace sinsentido las nuevas amenazas. La única posibilidad que ven es que una nueva pandilla esté exigiendo su cuota de la “renta”.

Al cuarto día decidieron levantar el paro tras llegar a un acuerdo entre empresarios y trabajadores. Eso ocurrió el viernes 10 de marzo por la tarde; sin embargo, el siguiente día, volvieron a recibir amenazas de muerte de supuestos pandilleros que abordaron las unidades. Un nuevo acoso que provocó la suspensión de labores de la ruta, esta vez de dos días hasta que la Policía Nacional Civil (PNC) se comprometió a dar seguridad en las unidades.

A inicios de este mes, tres rutas que tienen como meta el municipio de Ereguayquín, en el departamento de Usulután, también dejaron de circular. Los motoristas y cobradores de microbuses de las rutas 4, 6 y 13, que hacen su recorrido desde distintos puntos de ese municipio a la ciudad de Usulután, suspendieron labores debido a las constantes amenazas de muerte por las pandillas. Les exigen pagar una cuota de dinero en concepto de extorsión.

El paro de labores, además, fue acompañado de una protesta para llamar la atención de las autoridades: unas 20 unidades de transporte fueron estacionadas en una de las calles cercanas a la carretera del Litoral.

Ese mismo día, un conductor de la ruta 2 de autobuses, que viaja entre Mejicanos y la zona sur del municipio de San Salvador, fue atacado a tiros cuando circulaba por la colonia Costa Rica. Los disparos, de acuerdo con los testimonios recabados por la policía, los hicieron dos hombres que abordaron la unidad en el sector. Agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) señalaron que el hombre quedó lesionado, pero sospechan que la idea era matarlo.

Investigadores dijeron que el ataque estaba vinculado a la exigencia de la extorsión que una pandilla que opera en la zona le hizo a los empresarios días antes. Empleados de la ruta decidieron reducir labores tras el atentado.

El pago de la extorsión, según los transportistas, es un problema que han enfrentado desde hace años, desde que las pandillas descubrieron en los transportistas una forma fácil de financiarse.

El jefe fiscal de Áreas Especializadas de la Fiscalía General de la República (FGR), Allan Hernández, le dijo en una entrevista a LA PRENSA GRÁFICA en junio del año pasado que el sector transporte es “el segundo sector más extorsionado en el país”, solamente superado por los comerciantes, formales e informales, sobre todo los que se venden en los mercados.

Asesinato de trabajadores

El conductor de la ruta 2 no es el único trabajador del sector transporte que ha sido atacado en lo que va del año. La Policía da cuenta de al menos tres asesinatos contra transportistas en distintas partes del país: dos cobradores y un motorista.

La primera de esas víctimas fue Luis Ernesto Linares, de 29 años, un motorista de la ruta de buses 202, que viaja desde el municipio de Ahuachapán a la ciudad capital. Fue atacado a tiros el 7 de enero. Ese mismo día, la ruta dejó de trabajar en protesta por el crimen y para exigir mayor seguridad a las autoridades.

Diez días más tarde, fue asesinado Dennis Alexánder Martínez, de 20 años, en el interior de un bus de la ruta 30, en las inmediaciones del bulevar Constitución, en el municipio de San Salvador. Martínez era cobrador de esa unidad y fue sorprendido después de realizar el primer viaje por un hombre que abordó el vehículo solo para dispararle en dos ocasiones.

El 23 de febrero pasado, las autoridades reportaron el homicidio contra Reynaldo Antonio Rosales Díaz, de 41 años, y cobrador de un autobús de la ruta 133, que viaja entre Zacatecoluca y San Salvador por la calle antigua. El reporte oficial detalló que el hombre fue asesinado cuando la unidad realizaba el primer viaje del día.

Un investigador policial encargado de indagar los crímenes contra el sector dijo que al menos dos de esas tres muertes tenían amenazas de pandilleros relacionadas con la extorsión.

Catalino Miranda, empresario transportista, dijo que el incremento del acoso de pandillas a las rutas “era algo que se veía venir”.

Según Miranda, existe un reacomodo de fuerzas dentro de algunas “clicas” o pandillas vecinales que están pujando por obtener más dinero o demostrar más poder. “Este año va a haber un impulso mayor a la extorsión para conseguir más dinero”.

El empresario llega a esa conclusión porque considera que las medidas extraordinarias que ha impulsado el Gobierno en su lucha contra las pandillas las han presionado. “Hay muertos enfrentamientos y eso provoca que nazcan nuevas directrices. Esos nuevos exigen con más fuerza”.

Miranda ve la solución al acoso de los pandilleros al sector transporte lejana, porque “cada ruta arregla sus asuntos como puede”.

Además de los homicidios y las amenazas por la extorsión, el sector transporte también alerta sobre un incremento en los robos dentro de las unidades, motoristas y conductores aseguran que se trata de miembros de pandillas que abordan las rutas.

Empresarios piden a las autoridades de Seguridad Pública que la Policía realice más operativos de seguridad en las metas de las zonas identificadas como más inseguras y en los circuitos por donde recorren las ruta acosadas.

Miranda propone que las autoridades de Seguridad Pública deben crear una oficina para que los empresarios de cada ruta acosada o amenazada puedan denunciar los casos “pero de forma anónima, porque ya ha habido antecedentes en que la información se fuga”, y por eso “los empleados tienen temor de trabajar”.

Tags:

  • violencia
  • pandillas
  • amenazas
  • extorsion
  • transporte

Lee también

Comentarios

Newsletter