Sin acuerdo para crear el banco de piel

MINSAL dice que esperan que iniciativa salga de Unidad de Cirugía Plástica del Bloom. Al año hay entre 400 y 500 niños quemados por diferentes causas. Del banco de piel se viene hablando desde 2007.
Enlace copiado
Vital.  La Unidad de Cirugía Plástica del Hospital Bloom se vería beneficiada en gran manera si se contara en El Salvador con un banco de piel.

Vital. La Unidad de Cirugía Plástica del Hospital Bloom se vería beneficiada en gran manera si se contara en El Salvador con un banco de piel.

Sin acuerdo para crear el banco de piel

Sin acuerdo para crear el banco de piel

Enlace copiado
Cada año, el Hospital de Niños Benjamín Bloom (HNBB) brinda atención médica a unos 500 menores de 18 años por quemaduras debido a diferentes causas. Las atenciones van desde quemaduras grado I, II y III; pérdida de miembros, afectaciones en los órganos y hasta casos que terminan en la muerte.

Las quemaduras de mayor grado se deberían de cubrir temporalmente con piel, mientras el niño se logra estabilizar; sin embargo, en El Salvador no se cuenta con un banco de piel para poder echar mano de ese recurso.

Las principales razones por las que se atiende a niñas quemados en el Bloom se deben a las producidas por el contacto con líquidos calientes (cernada de maíz, sopas o agua hirviendo).

A ello le siguen quemaduras por fuego directo o indirecto; y como tercera causa están las lesiones producidas por productos pirotécnicos.

Desde el 1.º de noviembre a la fecha, el Bloom ha reportado dos muertes de niños debido a quemaduras por pólvora: un niño de ocho años que falleció tras encender un volcancito y una niña de cinco que murió tras manipular una estrellita.

La niña pasó 12 días hospitalizada en la unidad de cuidados intensivos (uci). Como parte del procedimiento de la atención, los médicos tenían que quitarle el tejido que moría cada día, que podía estar dañado o infectado, para buscar su estabilidad. Sufrió quemaduras en la cara, el pecho y las extremidades.

El problema con los líquidos calientes, de acuerdo con los médicos, es que las quemaduras son extensas, lo que se traduce en la gravedad de los casos llegando a necesitar una atención más especializada.

Esas son las quemaduras más severas, que provocan cicatrices, afectaciones que a veces traen graves consecuencias e incapacidades para toda la vida. En esos casos, según el protocolo médico, se necesita quitar todo el tejido muerto, quemado, y quedan grandes úlceras en el cuerpo.

“Estas son las que deberíamos de cubrir temporalmente con piel mientras el niño sale de ese problema, porque al haber una quemadura, lo que hacen los líquidos es irse hacia un espacio adentro del vaso (sanguíneo) y todas esas proteínas se liberan hacia afuera. Ahí se produce un cambio de electrolitos, de sodio, de potasio, calcio, cloro... y ahí vienen las complicaciones porque no pasan los líquidos”, dijo la jefa de la Unidad de Cirugía Plástica del Bloom, Patricia Calderón.

Durante las primeras 24 y 48 horas, si un niño no tiene suficiente hidratación, puede sufrir insuficiencia renal aguda y morir.

Además, si en los primeros tres o cuatro días no se le coloca una cubierta temporal, los niños pueden sufrir infecciones severas en la piel, ya que esta es una barrera que protege al ser humano de agentes externos.

Según estadísticas del Bloom, a diario se recibe de dos a tres niños quemados.

La mayoría de casos ocurre en San Salvador, en promedio, llegan de lugares donde hay tortillerías, pupuserías y viviendas con hacinamiento.

Es por ello que la demanda en la Unidad de Cirugía Plástica del Bloom es de todo el año. Ante esto, el Bloom y el Ministerio de Salud (MINSAL) ya trabajan en una campaña que se mantenga todo el año para evitar que haya niños quemados, para disminuir el promedio de casos cada año.

Sin poder hacer más

Pese a esta realidad, los esfuerzos que se hacen por parte de la Unidad de Cirugía Plástica del Bloom no son suficientes, ya que hace falta herramientas. Una de ellas sería el banco de piel.

El tema de la creación del banco de piel ha venido desde 2007. El 26 de julio de ese año se realizó en el Hospital Bloom el primer injerto con tejido proveniente de un cadáver: fue un donativo de 46 centímetros cuadrados. A. Cáceres, en ese entonces con nueve meses de edad, fue el primer beneficiado al ser tratado con las quemaduras que sufrió con agua hirviendo en 10 % del cuerpo.

Rajid Sood, cirujano voluntario, confirmó en ese momento que el donativo buscaba promover la institución de un banco de tejidos en el país.

El proyecto fue confirmado en 2007 por el exministro de Salud Guillermo Maza, quien aseguró que una organización salvadoreña había conseguido fondos para financiar parte del proyecto. “Será el Consejo de Trasplantes el que dará los permisos; pero ya hay una reunión a mediados de agosto para hablar de los avances”, dijo en ese entonces el funcionario.

Sin embargo, ocho años después no ha avanzado nada. Ante esto, LA PRENSA GRÁFICA le consultó a Calderón la importancia de poder contar en el país con un banco de piel.

“El banco de piel es fundamental para toda la rehabilitación de un paciente quemado. Nosotros en El Salvador no contamos con un banco de piel y se necesita para dar una cobertura temporal en los casos más graves; por ejemplo, en quemaduras grado II o III, en lo que el paciente sale de la crisis más aguda; o en el momento más difícil de su quemadura para que se estabilice”, explicó la jefa de Cirugía Plástica.

En los bancos de piel se utiliza tejido cadavérico liofilizado, lo cual ayuda a que el paciente salga de la crisis, evitando que se infecte y poder salvarle la vida. Se trata de una cubierta temporal que ayuda a la supervivencia de pacientes que han sufrido quemaduras muy severas.

A Calderón se le preguntó cómo avanza la creación del banco y dijo: “Es algo que el Ministerio (de Salud) lo está evaluando. Tenemos varios años de estar en cuestiones de banco de tejidos; pero mientras no exista la radioestabilización completa y la donación de tejidos y no se haga una ley, pues no está en boga... pero imagino que el ministerio ya tiene muchos planes”.

LA PRENSA GRÁFICA buscó la postura del MINSAL respecto al tema. El viceministro de Servicios de Salud, Julio Robles Ticas, fue claro en decir: “La propuesta (para la creación del banco de piel) debe iniciar desde la Unidad de Cirugía Plástica y Reconstructiva del Hospital (Bloom), presentar un proyecto para que se visualice. El ministerio ahorita lo que está tratando es de abordar el tema de forma integral, porque todos estos trasplantes de tejidos tienen que abordarse responsablemente. Hablamos de piel, córnea, riñones, etcétera. Tener una normativa institucional que nos permita poder facilitar este tipo de procedimientos”.

Debido a que en Cirugía Plástica manifestaron que “imaginan” que en el ministerio ya tienen planes sobre el tema, se le repreguntó a Robles Ticas si aún no se había hecho la solicitud.

“Aún no se ha hecho. Sé que el hospital tiene iniciativas en ese aspecto y están haciendo contactos; pero hablo de la formulación administrativa y legalmente constituida; pero ellos hacen procedimientos, incluso hay niños que son trasladados al exterior a realizarse procedimientos y trasplantes de tejido, de piel, de células. Yo esperaría que la unidad, el departamento, haga una propuesta... Hoy que estamos motivados con el tema para poder prepararnos en ese sentido. Aunque sigo, e insisto, que el aspecto preventivo es el más importante”, enfatizó el viceministro.

Tags:

  • salud
  • banco de piel
  • quemaduras
  • MINSAL
  • Bloom

Lee también

Comentarios

Newsletter