Sin aplicar ordenanza por contaminar el río

La alcaldía no cuenta con recursos para descontaminarlo
Enlace copiado
Para despejar.  La Alcaldía de San Miguel inició ayer el plan “Limpiemos nuestros afluentes”, para retirar objetos inservibles, restos de materia orgánica y la basura que es depositada en ríos y quebradas.

Para despejar. La Alcaldía de San Miguel inició ayer el plan “Limpiemos nuestros afluentes”, para retirar objetos inservibles, restos de materia orgánica y la basura que es depositada en ríos y quebradas.

Sin aplicar ordenanza por contaminar el río

Sin aplicar ordenanza por contaminar el río

Enlace copiado
Durante el lanzamiento del plan municipal “Limpiemos nuestros afluentes”, que realizó ayer la Alcaldía de San Miguel, salió a relucir el nivel de contaminación que ha alcanzado el río Grande, luego que se retiró basura, ripio, llantas y el sedimento que se forma a causa de las aguas negras que son vertidas. Se necesitaron varios camiones para retirar los desperdicios y suciedad.

Al consultar sobre los planes que tiene la alcaldía para revertir los altos niveles de contaminación que ha alcanzado este afluente, el alcalde Miguel Pereira reconoció que —por ahora— no se cuenta con las herramientas suficientes para limpiarlo.

“Para iniciar un proceso de limpieza del río no tenemos los mecanismos ni la capacidad instalada de parte de la alcaldía”, dijo Pereira, quien afirmó que tampoco hay una ordenanza encaminada específicamente al cuidado de este afluente.

Pero el jefe de la Unidad de Medio Ambiente de la Alcaldía de San Miguel, Juan José Ávalos, dijo que sí existe una ordenanza para ello. “Es la ordenanza de aseo de la ciudad, se multa con $114 a los que botan basura”, indicó. Sin embargo, dijo que por sí misma no surte efecto, ya que sería necesario contar con una cuadrilla de unos 300 agentes del Cuerpo de Agentes Municipales (CAM) para vigilar el trayecto del río, a fin de evitar que la gente llegue a botar basura.

En ese caso, consideró, lo primordial debe de ser la educación y concienciación para que los habitantes no sigan contaminando el importante afluente.

Pobladores de un par de comunidades, asentadas a las orillas del río Grande, indicaron que la contaminación no solo es producto de las aguas negras, pues también depende en gran medida de la basura que particulares y hasta propietarios de talleres, comedores y constructoras dejan.

“Hay gente que viene y vacían los aceites quemados que salen de los talleres y hasta tiran baterías usadas y llantas. Por esa razón es que hay tanta contaminación”, dijo por su parte Carlos Alberto Moraga, director del Centro Escolar Víctor José Batarsé, de la colonia La Presita, comunidad que queda a orillas del río.

Tags:

  • san miguel
  • no aplican ordenanza por ensuciar río

Lee también

Comentarios

Newsletter