Lo más visto

Sin solventarse falta de motobombas bomberiles

Las unidades dañadas serán enviadas a un taller, que las irá reparando según la disponibilidad de espacio, tras realizarse la licitación.
Enlace copiado
Foto de LA PRENSA/Flor Lazo Carencias.  En la seccional del Cuerpo de Bomberos de San Miguel carecen de camiones, motobombas y cisternas debido a que están arruinados o en los talleres mecánicos.

Foto de LA PRENSA/Flor Lazo Carencias. En la seccional del Cuerpo de Bomberos de San Miguel carecen de camiones, motobombas y cisternas debido a que están arruinados o en los talleres mecánicos.

Enlace copiado

La seccional del Cuerpo de Bomberos de San Miguel tiene asignado un equipo que consta de dos motobombas, un camión cisterna y el cabezal de un camión remolcador, por ser la más grande e importante de la zona oriental. En teoría, estos vehículos son suficientes para suplir las emergencias surgidas en el departamento migueleño y a la vez dar apoyo a otros municipios y departamentos aledaños.

Sin embargo, desde hace seis meses dicha teoría se aleja mucho de la realidad, ya que los vehículos se fueron arruinando poco a poco hasta que no quedó ninguno que funcionara adecuadamente.

La unidad 26, que es una motobomba con cisterna, fue la última que dejó de funcionar –a principios del mes pasado– pues se arruinó cuando se desplazaba a atender un incendio forestal en la carretera que conduce hacia el municipio de Chirilagua.

 “La unidad que había quedado funcionando se nos arruinó cuando subíamos por las cuestas”. 
Bombero de San Miguel

“La única unidad que había quedado funcionando se nos arruinó cuando subíamos por las cuestas de El Capulín. Debido a eso se tuvo que pedir apoyo a la seccional de San Francisco Gotera y nos mandaron su motobomba, que tampoco sirve mucho porque solo tiene capacidad para cuatro barriles de agua y eso apenas sirve para apagar un conato de incendio en un vehículo”, explicó un bombero.

Los bomberos que están de guardia en San Miguel cuentan que además del camión prestado tienen un carro rojo (que fue donado por Japón) que solo sirve para transportar a personal y con fines educativos, ya que no tiene tanque para almacenar agua. Es por eso que únicamente se puede usar si se conecta a una fuente de agua muy potente, como un hidrante o una cisterna móvil.

Dicen que la falta de camiones y cisternas los obliga a priorizar en las coberturas de emergencias que atienden, ya sea para extinguir incendios de maleza, forestales, estructurales y de vehículos o destruir enjambres de abejas.

“Si llegara a pasar un incendio grande en viviendas, edificios o las zonas donde hay comercio, tendríamos que solicitar apoyo a las unidades de La Unión y Usulután, y esas se tardan en llegar porque están lejos”, manifestó otro bombero.

Evaristo Romero, gobernador en funciones y jefe de la Comisión de Protección Civil Departamental de San Miguel, señaló que existe un proceso para enviar al taller todas las unidades dañadas. “No había taller asignado por el proceso de licitación que se realiza a principios de año, pero como ya se solventó la situación, ya hay una motobomba en proceso de reparación”, aseguró. Agregó que el resto de unidades dañadas se irán enviado al taller a medida que exista disponibilidad, a fin de recuperar la flota y devolver la motobomba a la seccional de San Francisco Gotera.

En mal estado
Los bomberos también se quejaron de las condiciones de los trajes térmicos y cascos que utilizan para extinguir incendios, los cuales ya tienen más de cinco años de uso y muestran daños visibles en costuras y cinchos para ajustar.
 

Lee también

Comentarios