Sobrevivir, sinónimo de prevenir

Sonia tiene 45 años. Hace tres meses perdió el primero de sus senos. En diciembre le confirmarán la fecha en la que perderá el segundo. Su voluntad a vivir sin ellos es firme: “Esto nunca se acepta en un 100 %”. Pero esas consecuencias del cáncer de seno han causado al mismo tiempo un efecto positivo, porque aprendió a valorar más la vida: “Cumplir años hoy es muy diferente”, razona.

Enlace copiado
Sobrevivir, sinónimo de prevenir

Sobrevivir, sinónimo de prevenir

Enlace copiado

Como trabajadora social de profesión y como empleada del sector público de salud, en el Hospital Policlínico Arce del Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS), Sonia Elizabeth de Escamilla acostumbraba a hacerse exámenes de rigor, a mantener rutinas preventivas para estar pendiente de su salud, porque en ese ámbito laboral una persona se da cuenta de muchos casos, desde los de bajo perfil hasta los más complicados.

Por ese grado de consciencia solía practicarse estos chequeos con cierta frecuencia. Según recuerda, cada mes, después de que culminara su ciclo menstrual, se realizaba de forma habitual una autoexploración para descartar cualquier anomalía relacionada con sus mamas: “Después de mi período, yo siempre me tocaba y en el 2016, el año pasado, yo me sentí una pelotita. Yo insistía e insistía en que tenía una pelotita hasta que logré mi consulta, mi referencia al Hospital Primero de Mayo”.Cuando obtuvo su consulta médica, la cita fue programada para el 17 de enero. Allí, a sus 44 años, le hicieron su primera mamografía. “Fue una cosa tan dolorosa, pero yo sabía que era importante”, rememora.Los resultaron dieron negativos al cáncer. Pero la doctora le prescribió una biopsia, porque había una secreción anormal en la pelotita en su seno. “La biopsia también salió libre de cáncer y yo estaba bien contenta”, recapitula solo un par de minutos antes de comenzar a llorar mientras relata su historia.

Luego de la mamografía y luego de la biopsia, la doctora que la estaba atendiendo le sugirió una ultrasonografía. Para cuando llegó el día de realizársela, el 25 de mayo, cuatro meses después de haberse sentido una pelotita en su seno, le dijeron que esta estaba estrellada, que ese era mal signo, que iban a programar otra biopsia urgente una semana después.“Me la reprogramaron para el 19, porque por alguna razón la doctora no pudo estar. Pero en eso me dijeron que me presentara el 17, que había alguien que me la podía hacer y llegué, y me tomaron la muestra. Dos días después, el 19, me estaban entregando el resultado: tenía un cáncer maligno”, dice Sonia con lágrimas en sus ojos.

Y con voz entrecortada, agrega: “Mi mamá estaba fuera del país. Yo había estado trabajando tanto tiempo como trabajadora social, había atendido tantos pacientes, pero nunca me imaginé que esto podía pasarme a mí. Uno no se espera esto, porque se supone que uno, trabajando en el área de salud, está cuidándose”. Los médicos le aseguraron que el cáncer le fue detectado a tiempo, pero eso no impidió que le recetaran una mastectomía bilateral: primero le ha sido extraído el seno derecho, más adelante le será extirpado el izquierdo. Y los daños psicológicos no va quitárselos nadie, no en un 100 %, ni aunque ha recibido el apoyo de compañeros psiquiatras.

“La cirugía fue el 4 de julio y, al principio, yo era fuerte. Yo decía : ‘Yo puedo’. Pero cuando ya me tocó bañarme y ver que mi seno ya no estaba y tenía que pasar por el espejo y ver que ya no está (hace una pausa). Yo no me podía ni bañar por estar pendiente de que me iba a ver cuando pasara por el espejo; entonces, opté por darme la vuelta: pasaba, me bañaba tranquila y me regresaba, pero no aceptaba”, cuenta.Sonia perdió su larga cabellera en 20 días, después de iniciar con las quimioterapias el 16 de agosto, cuatro en total, que finalizarán el 18 de octubre. En lo que va del año, el Ministerio de Salud ha reportado más de 8,000 consultas por cáncer de seno, casi 1,100 de estas fueron por primera vez y en los últimos años ha diagnosticado entre 250 y 300 por año, mientras que el ISSS ha dado cuenta de 200 nuevos casos este año. El MINSAL registra 163 fallecidos por esta causa.

Lee también

Comentarios

Newsletter