Solo en tres de cada 10 desplazamientos hay denuncia: PDDH

El resto de las víctimas de desplazamiento no denuncia por temor a represalias o desconfianza en las autoridades. PDDH hizo un llamado a que las instituciones generen confianza.
Enlace copiado
Solo en tres de cada 10 desplazamientos hay denuncia: PDDH

Solo en tres de cada 10 desplazamientos hay denuncia: PDDH

Enlace copiado

Solamente la tercera parte de los casos de desplazamientos forzados provocados por la violencia que ocurren en el país es denunciada ante la Policía Nacional Civil (PNC) y la Fiscalía General de la República (FGR). El resto de víctimas no denuncia porque desconfía de las autoridades o tiene temor a las represalias. Esa es una de las 13 conclusiones del primer informe sobre desplazamiento forzado que presentó ayer la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH), junto con la organización CRISTOSAL.

PNC reconoce deficiencia en atender a desplazados

La procuraduría y la ONG llegaron a esa conclusión tras revisar una muestra en un año. Entre abril de 2016 y mayo de 2017, la PDDH conoció 138 casos de desplazamiento; de esos, solamente 37 fueron denunciados ante la PNC y FGR.

A estos 138 casos hay que sumarles, según dijo el procurador adjunto, Gerardo Alegría, todos los casos que ocurren en silencio, es decir, los que nunca conoció la procuraduría y que tampoco fueron denunciados.

El procurador Alegría dijo que ante el fenómeno de desplazamiento, las autoridades deben crear programas de protección a las víctimas.

“El Estado salvadoreño debe, a través del presidente de la república y a la brevedad posible, formular e implementar programas de protección y asistencia humanitaria, tomando en cuenta las características sociales y demográficas para convertirlos en acciones eficientes y urgentes”, dijo.

Buscan convertir motel en refugio para desplazados por la violencia

También hizo un llamado al ministro de Justicia y Seguridad, Mauricio Ramírez Landaverde; al director general de la Policía, Howard Cotto; y al fiscal general, Douglas Meléndez, para instruir a los cuerpos de seguridad que generen confianza en las víctimas.

“Les pedimos que tomen las medidas necesarias para que generen confianza en la población y permitan que los delitos cometidos contra la población desplazada sean denunciados, investigados y juzgados, así como un registro efectivo de personas víctimas de violencia que se han visto forzadas a desplazarse”, dijo el procurador.

En la presentación del informe participó una representante de Seguridad, pero evitó usar la palabra desplazados para referirse a este tipo de víctimas (lea nota secundaria).

En abril de 2016, la Asamblea Legislativa aprobó la creación del delito de limitación ilegal de libertad de circulación, para perseguir a quienes provocaran desplazamientos forzados. Cuando habían transcurrido seis meses desde la tipificación de ese delito, 80 personas ya habían sido procesadas bajo esa figura.

6.52% casos provocados por PNC

El informe presentado ayer también señala que de los 138 casos documentados, nueve (6.52%) fueron provocados por policías.

De acuerdo con la representante de CRISTOSAL, Celia Medrano, hay dos razones que se repiten en los casos en que agentes provocaron el desplazamiento forzado de familias. La primera es que los policías acosan constantemente a los jóvenes de una familia presumiendo que son pandilleros, a pesar de que las familias explican que sus jóvenes no están relacionados con la pandilla del lugar.

La segunda es que los policías presumen que un joven, por vivir en una comunidad donde hay presencia de pandilleros, tiene información sobre dónde se esconden los pandilleros y dónde tienen las armas.

“Los policías llegan una y otra vez a las casas de estos jóvenes, los acosan por suponer que son pandilleros o que tienen información sobre ellos. Las familias no lo soportan más y abandonan sus viviendas por temor a las represalias.

El director de la Policía, consultado recientemente por el mismo tema, dijo que no tiene reportes de que agentes hayan provocado desplazamientos. También dijo que, en todo caso, hay que investigar a los denunciantes para determinar si están diciendo la verdad y con quiénes se relacionan.

Lee también

Comentarios

Newsletter