Sonsonate vive fin de semana violento

La ola de crímenes se reportó en tres municipios de este departamento. Otras muertes violentas sucedieron en Morazán y Cuscatlán.
Enlace copiado
Sonsonate vive fin de semana violento

Sonsonate vive fin de semana violento

Enlace copiado

La Policía Nacional Civil (PNC) reportó un alza de los homicidios en varios puntos del departamento de Sonsonate. Los casos comenzaron a registrarse durante el viernes anterior en horas de la noche hasta ayer por la tarde. De acuerdo con la PNC, los últimos asesinatos registrados en esta zona del país son los del domingo, cuando Carlos Ernesto Tepata, de 27 años, y Douglas Omar Recinos Rodríguez,  de 26, fueron sacados de sus viviendas y llevados a unos cañales de la lotificación Las Granadinas del  cantón Chorro Abajo, Izalco.

Según los elementos de la Policía, en ese lugar les habrían ordenado tirarse al suelo para luego dispararles en reiteradas ocasiones.
La policía explicó que, de acuerdo con el relato de algunos vecinos, un grupo de hombres llegaron a las viviendas de las víctimas y tocaron la puerta ordenando que les abrieran.


Añadieron que el primero en ser privado de libertad fue Carlos Ernesto, el sábado cerca de las 11 de la noche, y dos horas después llegaron a la vivienda de Douglas Omar y lo subieron a un vehículo en el que se transportaban los homicidas.

La policía manifestó que los dos fallecidos eran conocidos pandilleros de la zona y no descartaron que miembros de su misma pandilla fueran los culpables del doble crimen; sin embargo, no precisaron en qué basaban esta sospecha.

Dijeron que con estos casos solamente en el municipio de Izalco en lo que va del año se han reportado 40 homicidios, convirtiéndolo en uno de los más violentos de Sonsonate.

Mientras que el cadáver de otro supuesto pandillero fue localizado ayer en horas de la mañana en la calle Apancota de la hacienda Los Manantiales, municipio de Nahulingo, afirmó la Fiscalía General de la República.

La PNC dijo que el fallecido no fue identificado debido a que carecía de documentos que facilitara esta labor y agregó que el cadáver tenía algunos tatuajes alusivos a pandillas. Asimismo, que la muerte fue causada por heridas provocadas con arma de fuego.
Mientras que el sábado en la noche se reportó el asesinato de un hombre que solamente fue identificado como Wálter Ernesto, de 47 años. El homicidio sucedió en la colonia Esmeralda del cantón Agua Shuca, en el municipio de San Julián.

Ataque de pandillas
La policía dijo que la víctima se dedicaba a la agricultura y fue atacada con arma de fuego y cortopunzante por, supuestamente, pandilleros del lugar. La policía dijo que desconocía si la víctima era el padrastro de un miembro de la PNC.
Estos homicidios se sumaron al doble asesinato que se registró el sábado por la madrugada en el caserío Las Victorias, cantón El Zapote, del municipio de Caluco.

De acuerdo con la PNC, en este lugar dieron muerte a José Gregorio y Jorge Alberto, ambos de apellido García Henríquez, de 23 y 28 años, respectivamente.

Policías que asistieron a la escena dijeron que los dos asesinados eran los encargados de cobrar y administrar el dinero proveniente de la extorsión.

Respecto a este caso, el ministro de Seguridad Pública, Mauricio Ramírez Landaverde, declaró al terminar el Festival del Buen Vivir, desarrollado en el puerto de La Libertad el sábado, que ambos fallecidos pertenecían a pandillas y tenían antecedentes penales sin explicar en qué consistían los problemas que los hermanos tuvieron antes con la justicia.

Además, un hombre de aproximadamente 55 años fue asesinado ayer por la mañana cuando caminaba en una de las calles que conducen hacia el  cantón El Limón, en San Pedro Perulapán, Cuscatlán. Los vecinos dijeron que escucharon una discusión seguida de varios disparos. Al salir encontraron el cadáver del hombre a quien la policía no identificó.

Otro homicidio se reportó ayer a las 5 de la mañana en el kilómetro 26 de la carretera que de San Salvador conduce hacia Sonsonate, manifestaron los agentes policiales.

Dijeron que la víctima no pudo ser identificada por la carencia de documentos y que se trataba de un joven de aproximadamente 20 años que había recibido al menos nueve balazos.

En el barrio El Calvario del municipio de Sensembra, en Morazán, la fiscalía realizó el reconocimiento del cadáver de Pedro Paz Pineda del Cid, de 40 años, que tenía varias heridas provocadas con arma de fuego.

Lee también

Comentarios

Newsletter