Lo más visto

Más de El Salvador

“Sopón Rosita”, un sabor que traspasa fronteras desde Morazán

Doña Rosita tiene una trayectoria de treinta y ocho años brindando a sus clientes diferentes platillos típicos como sopa de puya, sopa de gallina india y sopa de res en San Francisco Gotera (Morazán).

Enlace copiado
Enlace copiado

Jacinta Vigil de Guevara, mejor conocida como “Rosita”, tiene 59 años. Para el tiempo de la guerra se fue a vivir a San Miguel. Tenía 18 años cuando fue contratada en un comedor, donde dio sus servicios como cocinera durante tres años. Fue allí donde aprendió a elaborar el tradicional plato de “sopa de puya”, conocido también como sopa de patas o mondongo.

Pasado ese tiempo laborando en el negocio de alguien más, decidió emprender su propio negocio y se trasladó para San Francisco Gotera, en Morazán, donde comenzó a vender la sopa de mondongo.  Esto fue en diciembre de 1981.

“Antes de hacer la sopa me fui a avisar por todas las casas, a contarles que iba a hacer sopa y la gente me encargaba por uno, por dos y hasta por tres platos. Cuando ya la tenía hecha me iba a medio día en punto con una cesta a repartirlas, porque ellos me daban los peroles”, relató Rosita.

La especialidad del negocio conocido como “Sopón Rosita” es la sopa de puya, con la cual doña Rosita emprendió su pequeño negocio y se volvió muy reconocida en su comunidad.

Además, también elabora la tradicional sopa de gallina india y sopa de res, a petición de algunos clientes que no consumen sopa de puya; no obstante, ambas comidas típicas son muy degustadas en la zona, sobre todo por la sazón que ella les da.

Doña Rosita comenta que así como empezó a elaborar la sopa de puya desde un principio, le ha seguido el ritmo porque de esta manera el cliente queda satisfecho de lo que consume.

“Aquí viene gente de Estados Unidos, de Nahuaterique, de Colomoncagua (ambos de Honduras), Joateca, Perquín, Osicala, Guatajiagua, Yamabal y también vienen clientes de El Chaparral a degustar estos platos típicos que ofrecemos”, agregó Rosita.

María de Jesús Argueta Mejía, quien trabaja junto a doña Rosita desde hace diez años en la elaboración de sopa de puya y de gallina india, manifestó: “la satisfacción más grande que tengo es que la gente disfrute la comida que hacemos y que digan que está buena; es una alegría trabajar aquí, porque uno conoce mucha gente y le hace falta el ambiente de cada uno de ellos, ya que nos visitan desde lugares muy lejos”.

El “Sopón Rosita” lleva treinta y ocho años de estar brindando sus servicios a los clientes en la colonia Centenario. Sus horarios de atención son desde las 6:00 a.m. y el precios de cada plato es de $3.50.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines