Soy el albañil del pueblo”

El ministro de Obras Públicas dice que no tiene otras aspiraciones políticas, quiere servir y cuestiona a quienes se promocionan.
Enlace copiado
Soy el albañil del pueblo”

Soy el albañil del pueblo”

Enlace copiado
[email protected]

Gerson Martínez dice que no lo marea el resultar como el ministro mejor evaluado en las encuestas. Asegura que es la tarea de ellos servir al pueblo. Cuestiona el arribismo político de algunos de sus colegas y asegura que se debe desconfiar de estos.

La obras del MOP en comparación con otras son vistosas. ¿Será por este trabajo que aparece en las encuestas como el funcionario mejor evaluado del Gobierno?

Desde el Gobierno anterior yo he recibido los datos, pero no, nunca he visto las encuestas. Lo que yo puedo decirle es que nosotros trabajamos con mucha abnegación, con mucha dedicación, trabajamos honradamente, tratamos de marcar la diferencia con las mafias de políticos corruptos, con las viejas prácticas y hemos trabajado con lealtad.

Y por supuesto, esto no fuera posible si no tuviéramos una relación digna con los empresarios privados. Porque hay que adecentar la política y hay que adecentar la relación público-privada.

¿Y no lo incentiva a dar otros pasos políticos?

Algo que a veces se vuelve un poco detestable es que hay políticos que recién llegan a un cargo y ya están “dragoneando” y especulando para llegar a otro. Ese es un tipo de “interesitos criados”.

San Agustín decía: “La soberbia no es grandeza, sino hinchazón y lo que está hinchado no está sano”.

Algunos políticos medio los han elegido y se comienzan a hinchar. Yo pienso que es legítima la aspiración de cualquier ciudadano o ciudadana a servir a su país en la más alta responsabilidad, es legítimo. El gran mal de nuestros países es cuando esa aspiración legítima se convierte en ambición a cualquier costo, de gente que es desleal y a cambio de escalonar con un gran arribismo son capaces de vender a su hermano, a su abuelita, a sus compañeros de partido y el que hace eso, tenga la seguridad que va a vender al país y de hacer las cosas más espurias para conseguir sus objetivos.

En síntesis: yo juego limpio.

La opción del partido a considerarlo es válida, si se tiene en cuenta su evaluación.

Hay que dejar a la gente lo que es de la gente y al servidor público que se dedique a sus tareas. Hay que leer a Eclesiastés, todo debajo del cielo tiene su tiempo y mi tiempo es servir como el albañil del Señor y mi señor es mi pueblo, soy el albañil del pueblo.

¿Y si se lo propone el partido?

Eso ya es elucubrativo.

Las lógicas políticas en muchas formas son elucubrativas también.

Sí, pero mire, se nota cuando un político se convierte en un político retrógrado y tradicional que medio va llegando y ya anda en otra campaña. Desconfíe de ese tipo de políticos.

¿No lo dice con alusiones?

No, no, es que es general. Dediquémonos a trabajar. Ese es el mandato de los ciudadanos. Recuerde que yo soy un hombre que tengo una afiliación y un credo, una conciencia y una conducta. Y mi conducta es crítica, mi palabra es crítica, pero también critico con mi conducta.

Tags:

  • funcionarios
  • politicos
  • corruptos
  • mafias

Lee también

Comentarios

Newsletter