TSE eligió a personas que no saben escribir ni leer para mesas de votación

Magistrados dicen que se basaron en información que reciben del RNPN o que algunos ciudadanos mintieron cuando se les emitió el DUI. Algunos de los que no saben leer ni escribir provienen de municipios declarados libres de analfabetismo por Sánchez Cerén.
Enlace copiado
TSE eligió a personas que no saben escribir ni leer para mesas de votación

TSE eligió a personas que no saben escribir ni leer para mesas de votación

Enlace copiado

El artículo 101 del Código Electoral establece que para integrar una Junta Receptora de Votos (JRV) se requiere, entre otras cosas, “saber leer y escribir correctamente”. Sin embargo, ayer el Tribunal Supremo Electoral (TSE) se vio abarrotado de decenas de ciudadanos, entre ellas hubo algunos que alegaron haber sido seleccionados para integrar una mesa de votación pese a no saber leer ni escribir y otros que aseguraron padecer alguna enfermedad o que algún familiar depende estrictamente de ellos.

La selección a la que ellos se refieren es al sorteo que hizo el TSE el 1.º de diciembre de 2017 en donde escogió a más de 28,721 ciudadanos de entre 18 y 60 años para completar las JRV. Esto porque los diferentes partidos políticos solo lograron presentar un poco más de 66,000 ciudadanos de los 94,220 que se necesitan para integrar las 9,422 mesas de votación a nivel nacional.

María Rivas tiene 53 años y tuvo que madrugar para ser una de las primeras en ingresar a la secretaría del TSE y decirles que no puede leer ni escribir y, por ende, no puede integrar una JRV. Madrugó porque viajó desde el caserío Valle Nuevo, en el cantón San Francisco Chamuco, de San Vicente, hasta la sede central del TSE, para exponer su caso.

Su dedo pulgar estaba marcado con tinta tras haber colocado su huella en el formulario que se llena en el TSE para justificar por qué no puede ser parte de una mesa de conteo de votos y alegar que la excluyan de multas. “Yo leer es que no puedo, yo no sé cómo es eso. ¿Cómo voy a hacer? Por eso, no porque si aceptaran gente que no puede, yo voy. Pero no puedo nada, nada, solo la huella pongo”, expresó Rivas.

Afuera de la secretaría se había formado un grupo de personas. Las largas filas serpentearon la fachada del TSE. Hasta el mediodía eran más de 200 ciudadanos los que hacían fila. Entre ellos se encontraban otras tres mujeres. Dos de ellas viajaron desde El Sunzal, La Libertad, también para expresar que no podían leer ni escribir y que a pesar de eso habían sido seleccionadas para integrar las juntas receptoras de Votos. “Lamentablemente no puedo desenvolver el cargo que se me ha encomendado. Yo no puedo leer bien ni escribir bien. A mí mis hijas me han en enseñado cómo más o menos hacer la firma para sacar el DUI”, dijo Estela Cortez, de 53 años.

Y es que los mismos magistrados reconocen que aunque en el Documento Único de Identidad (DUI) aparezca una firma, eso no necesariamente es señal de que se pueda leer y escribir. “Tal vez solo saben firmar y porque les da pena decir que solo saben firmar dicen que saben leer y escribir. Nosotros no podemos saber si es cierto o no ese hecho porque simple y sencillamente han aprendido a dibujar su firma o han aprendido a hacer su firma y no a leer y escribir; entonces son situaciones que quedan fuera de nuestro alcance”, expresó la magistrada Guadalupe Medina.

Adelina Martínez de Arévalo tiene 52 años y llegó al TSE a tempranas horas procedente de Rosario de Mora, municipio de la zona sur de San Salvador y que ha sido declarado como libre de analfabetismo por el presidente de la república, Salvador Sánchez Cerén.

Sin embargo, pese a la declaratoria por parte del Gobierno respecto a los municipios intervenidos con el Programa Nacional de Alfabetización del Ministerio de Educación, Adelina no puede leer ni escribir y también fue seleccionada por el TSE para conformar la JRV. “No sé leer ni escribir, vengo desde Rosario de Mora”, enfatizó la señora, de tez morena, acompañada de su hijo, para llenar el formulario en el TSE.

Otros magistrados dicen que se basaron en información que el RNPN proporciona de los DUI.

Olivo culpa a Sala de lo Constitucional

Ayer al presidente del TSE, Julio Olivo, se le consultó sobre la problemática en torno a las personas que están llegando a excusarse para no integrar una JRV porque no pueden leer ni escribir.

“Sería bueno que le preguntaran a los magistrados de la sala si hicieron esa lectura de que si la ciudadanía realmente quería participar en las mesas y la respuesta de la realidad. Ahora ¿a quién le toca resolver ese nuevo problema?, es al tribunal. Quisiera que se tomara conciencia que al tribunal le ha tocado ir resolviendo cada problema generado por una reforma de última hora o por una sentencia de sala”, dijo Olivo.


9,422
mesas para contar votos se instalarán el 4 de marzo a nivel nacional cuando los salvadoreños acudan a elegir a diputados y alcaldes.

 

Lee también

Comentarios

Newsletter