TSE sometió a prueba la tinta que aplicará en comicios 2018

La tinta para dotar a las 9,422 mesas en las elecciones se le compraría a la empresa mexicana Fivamex. Cada tarro cuesta entre $12 y $13.
Enlace copiado
TSE sometió a prueba la tinta que aplicará en comicios 2018

TSE sometió a prueba la tinta que aplicará en comicios 2018

Enlace copiado

Con sustancias químicas, desde las más peligrosas hasta las más sencillas de encontrar en el mercado, el Tribunal Supremo Electoral (TSE) buscó demostrar ayer que la tinta indeleble, que aplicará en los dedos de los ciudadanos que voten en las elecciones de diputados y alcaldes 2018, es difícil de quitar después de 15 a 30 segundos de mancharse.

“Prácticamente, las pruebas, considero yo que en alguna medida nos están dando evidencia de que la tinta funciona”. 
Silvia Aguilar, representante de GANA en la JVE

El ejercicio de la prueba estuvo a cargo del docente de la Facultad de Química y Farmacia de la Universidad de El Salvador (UES) Juan Agustín Cuadra Soto. En elecciones anteriores, la Junta de Vigilancia Electoral (JVE) ha contratado a una profesional, pero el presidente del TSE, Julio Olivo, dijo que esta vez gracias a un convenio con la UES, pidieron el apoyo y se ahorraron más de $500 en pago por el servicio.

Antes de iniciar con la prueba, Cuadra Soto explicó a los magistrados y a los representantes de los partidos políticos, así como a los medios de comunicación, los componentes químicos y el grado de peligrosidad de las sustancias a utilizar. Entre los más de 20 químicos que se usaron están: gasolina, ácido nítrico, tiocianato de amonio, lejía, peróxido de hidrógeno, acetona pura, yodo, etanol, thinner, metanol, benceno, ácido clorhídrico, cloroformo, aceites, jabón y alcohol.

“Solo puedo decir que es eficaz... Aclaración: no todos los reactivos son fáciles de conseguirse. Nadie puede conseguir fácilmente cloroformo”. 
Juan Agustín Cuadra Soto, químico farmacéutico

Un presentante de un partido político, otro de la JVE y una periodista se marcaron el dedo con el líquido pigmentador, y luego se lo intentaron quitar con los reactivos. Se verificó que la tinta no se quita después de los 15 segundos que tarda en secarse; pero si se limpia inmediatamente, sí queda una sombra que puede pasar desapercibida por los miembros de las juntas receptoras de Votos (JRV).

“Puedo decir que es eficaz, nada más. Aclaración: no todos los reactivos son fáciles de conseguir. Nadie puede conseguir fácilmente cloroformo, a menos que tenga acceso a un laboratorio… los que sí se pueden conseguir fácilmente: lejía, acetona comercial, no en calidad de reactivo; el etanol. Eso sí se puede conseguir”, respondió el profesional de la UES, ante preguntas de miembros de la JVE.

“Ha sido un líquido pigmentador que nos ha funcionado, no en una elección sino que en múltiples, y lo ocupa México, lo ocupa Honduras, lo ocupa Guatemala. Es confiable”.  
Fernando Argüello Téllez, magistrado del TSE

El magistrado Miguel Ángel Cardoza dijo que esta prueba servirá para decidir si adquieren la tinta a la empresa mexicana Fivamex, a la que también le compraron el producto en las pasadas elecciones. El TSE requiere más de 9,422 tarros de líquido pigmentador que entregará a cada JRV.

La magistrada Ana Guadalupe Medina dijo que todavía no saben cuánto dinero invertirán, pero cada depósito cuesta entre $12 y $13. Esto sumaría más de $122,482, se si multiplica por las 9,422 mesas.

Lee también

Comentarios

Newsletter