Temen pérdida de recursos naturales por cultivar caña

El Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) dice que estudiará los casos, presentados por comunidades del Bajo Lempa.
Enlace copiado
Discusión.   Directivos de cooperativas del Bajo Lempa expusieron a autoridades del gobierno central sus preocupaciones por las amenazas a los ecosistemas.

Discusión. Directivos de cooperativas del Bajo Lempa expusieron a autoridades del gobierno central sus preocupaciones por las amenazas a los ecosistemas.

Visita.  La titular del MARN, Lina Pohl, y el ministro de Gobernación, Arístides Valencia, visitaron las comunidades que denuncian  prácticas agrícolas nocivas.

Visita. La titular del MARN, Lina Pohl, y el ministro de Gobernación, Arístides Valencia, visitaron las comunidades que denuncian prácticas agrícolas nocivas.

Riqueza natural.  La zona del Bajo Lempa tiene recursos naturales que podrían perderse de no actuar en contra de ciertas actividades agrícolas de gran escala que, según los habitantes, están teniendo ya impacto en manglares y camaroneras.

Riqueza natural. La zona del Bajo Lempa tiene recursos naturales que podrían perderse de no actuar en contra de ciertas actividades agrícolas de gran escala que, según los habitantes, están teniendo ya impacto en manglares y camaroneras.

Expansión.  Habitantes de La Tirana y asociaciones ambientalistas están preocupados por el avance de los cañales.

Expansión. Habitantes de La Tirana y asociaciones ambientalistas están preocupados por el avance de los cañales.

Temen pérdida de recursos naturales por cultivar caña

Temen pérdida de recursos naturales por cultivar caña

Enlace copiado
La falta de regulación en el uso de químicos para la siembra de caña así como la implementación de este cultivo en sitios fértiles han provocado que habitantes de distintos sectores de la zona del Bajo Lempa, en Jiquilisco, Usulután, se muestren preocupados por el riesgo de perder los abundantes recursos naturales que les rodean y de los cuales muchos subsisten.

Por ejemplo, en la comunidad La Tirana el miedo de los residentes radica en que unas 400 hectáreas de tierra serían cultivadas con caña de azúcar, aseguran. Gilberto Berríos, un habitante, manifestó que de comenzar a sembrar la gramínea se pondrían en riesgo los abundantes manglares que hay en el sector.

“El cultivo de caña de azúcar va a causar grandes estragos, ya que vivimos y nos sustentamos de los recursos marinos. El terreno está a unos 40 metros del bosque manglar y a 70 metros del mar aproximadamente”, apuntó Berríos.

Aproximadamente unas 60 personas no permitieron hace un mes que maquinarias trabajaran la tierra, evitando así que continuara el proceso de implementación del cultivo de caña de azúcar.

“Pueden sembrar maíz o cualquier otra cosa pero menos caña de azúcar. Por eso impedimos que las máquinas realizaran el trabajo, vamos a defender nuestros recursos naturales”, expresó Jorge Parada, otro habitante del lugar.

En La Tirana residen más de 100 familias que subsisten de la pesca; y entre las comunidades que resultarían afectadas están Los Cálix, El Marillo, Montecristo, La Babilonia, Los Lotes y Las Mesitas.

Por otra parte, a unos ocho kilómetros de La Tirana se ubica la comunidad La Chacastera, donde algunos pescadores se han quejado de que la producción de camarón ha bajado considerablemente en los últimos meses.

Ellos afirman que el problema se debe a que a unos 50 metros de los estanques hay 89 manzanas con cañales, donde supuestamente utilizan agroquímicos que se mezclarían con el agua; y es por ello que muere el camarón.

“Riegan los químicos con bomba, pero cuando llueve esa agua que cae se mezcla con los químicos y vienen a dar a los estanques de camarón. Antes era peor porque fumigaban con avioneta, pero aún continúan con prácticas que no son adecuadas y que afectan a nuestra producción”, expresó Pablo Orellana, de la cooperativa La Chacastera.

José Atilio Rodríguez dijo que las pérdidas entre todos los miembros de la cooperativa (25) llegan a los $20,000, ya que de 400,000 larvas lograban obtener entre 80 y 100 quintales de camarón, pero actualmente solo sacan seis.

Rodríguez señaló que el sector camaronero en la zona “está botado”, por lo que piden a las diversas instituciones de Gobierno involucradas en el tema a que realicen un estudio que determine las razones por las cuales ha bajado la producción.

“Sacamos poco porque el tamaño es pequeño. El camarón se está muriendo y no podemos descifrar el problema, no sabemos si es en el agua o la tierra, por lo que pedimos a las autoridades que hagan los estudios ambientales para detectar el problema”, expresó.

Derechos ambientales

Miembros de asociaciones ambientalistas se han involucrado en la defensa de los derechos de los pobladores del Bajo Lempa, principalmente La Tirana, ya que coinciden en que ciertas prácticas ponen en riesgo la biodiversidad que existe en la bahía de Jiquilisco.

Walberto Gallegos, representante de la Asociación Mangle, reiteró que las situaciones que se están dando tanto en La Chacastera como en La Tirana les preocupan.

“Los problemas que están teniendo los diferentes estanques camaroneros se deben a un problema de contaminación, que puede estar vinculado a los agroquímicos que están utilizando en los cultivos. Por otra parte (en el caso de La Tirana), es básica la existencia del manglar porque ahí nacen, se reproducen, y las comunidades hacen uso de las especies para sobrevivir y la afectación es de manera directa”, expresó Gallegos.

Nathan Weller, representante de ECOVIVA, sostuvo que no están en contra de los cultivos de caña de azúcar sino de las prácticas que incluyen agroquímicos, lo cual afecta el ecosistema, además de la salud de las personas.

“La caña no es la que daña, sino que la práctica que la acompaña. La caña no es tan idónea para la zona costera, requiere de ayuda de otras sustancias por lo que al utilizarla se está dañando a miles de personas en su salud con tantos casos de insuficiencia renal y corre riesgo el medio ambiente”, expresó.

Lina Dolores Pohl, titular del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN), visitó el Bajo Lempa para conversar con los pobladores y conocer más sobre la problemática.

“Es un tema que nos compete a todos y hay problemas que tenemos que afrontarlos unidos, (como) el camarón que no tiene la suficiente medida, pero son cosas que se pueden resolver. Haremos un estudio para determinar las razones por las cuales sale afectado el camarón”, dijo la funcionaria.

Pohl señaló el compromiso que hay de promover el Programa de Restauración de Ecosistemas y Paisajes, con el cual pretenden lograr cambios en las prácticas agrícolas, para reducir el uso de agroquímicos y la quema de caña.

“Nosotros sabemos que hay una zona de manglar que no puede ser tocada y eso está en la ley. Pero también hay unas zonas con cambios en el uso de suelos, por lo que tenemos que verificar que los cambios están debidamente autorizados”, aclaró la titular del MARN, haciendo referencia al caso de la comunidad La Tirana.

Pohl afirmó que informarán sobre ambas situaciones al Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), para tomar decisiones en conjunto.

En ambos sectores (La Tirana y La Chacastera) no fue posible contactar a los dueños de los terrenos para conocer su versión, solamente con los encargados, quienes no opinaron del tema y se limitaron a decir que sus jefes llegaban de vez en cuando.

Por su parte, la Alcaldía de Jiquilisco ya cuenta con una ordenanza que prohíbe ciertas prácticas con el uso de agroquímicos, la fumigación aérea y la quema de caña, pero enfrenta dificultades para aplicarla correcta y eficazmente (ver recuadro).

Tags:

  • bajo lempa
  • caña

Lee también

Comentarios

Newsletter