Lo más visto

Temen por las rastras cañeras a alta velocidad

La PNC registra 13 motoristas de esta clase de transporte multados por excesiva velocidad y sobrecarga de producto.
Enlace copiado
Control.  Los habitantes de cantones piden a la Policía verificar la velocidad, el peso y la altura en las rastras.

Control. Los habitantes de cantones piden a la Policía verificar la velocidad, el peso y la altura en las rastras.

Temen por las rastras cañeras a alta velocidad

Temen por las rastras cañeras a alta velocidad

Enlace copiado
Habitantes de los cantones El Havillal y Cantora, del municipio de San Miguel, manifestaron su preocupación y temor por el riesgo que genera, según ellos, el paso a excesiva velocidad de las rastras cañeras que viajan hacia el Ingenio Chaparrastique, y que circulan por la carretera del Litoral. En dicha calle hay escuelas, cafetines y viviendas, por lo que es una arteria de mucho tránsito peatonal.

Juana de Caballero, madre de dos niños y residente a la orilla del cantón Cantora, afirmó que las rastras pasan a excesiva velocidad aun cuando la zona es un sector poblado. A ella no solo le invade el temor de ser atropellada por una de las rastras, el ruido que estas generan a su paso por la calle irrumpe en sus hogares a todas horas del día.

“Supuestamente tienen horarios para transitar, pero aquí en la noche y en la madrugada el ruido lo asusta a uno, ya no digamos a los niños más pequeños, y lo peor es que la tierra hasta tiembla de tan rápido que van”, manifestó Caballero.

Esta madre de familia asegura que la preocupación de los vecinos no es solo por el ruido que generan los camiones a su paso, sino también porque en la zona hay varios centros escolares a los que asisten niños.

Uno de los puntos en los que frecuentemente se dan accidentes de tránsito es a la altura del caserío La Finquita, donde, según la Policía Nacional Civil (PNC), en una semana volcaron dos rastras.

“En La Finquita se dan muchos accidentes de rastras con vehículos particulares que los mismos camiones los hacen que se estrellen en los palos y las champas”, dijo un alumno de sexto grado del Centro Escolar Cantora.

Otilia Mendoza, por su parte, recordó que en años anteriores en el tramo de la escuela se ponía un retén policial para verificar que las rastras respetaran el límite de velocidad, de 40 kilómetros por hora. 

Según Hugo Torres Torres, jefe del Departamento de Tránsito Terrestre de la PNC, dos veces por semana supervisan las rastras cañeras y aplican la ley a aquellos que la incumplen y ponen en riesgo a los residentes, transeúntes y otros automovilistas. 

“Nosotros no queremos molestar a nadie, solo buscamos evitar accidentes de tránsito, que no haya personas atropelladas. Por eso es que los multamos, y lo vamos a seguir haciendo si no acatan las órdenes”, dijo Torres.

Tags:

Lee también

Comentarios