Tendencia de sismos es a la baja, dice MARN

El decaimiento de las réplicas indica una tendencia a la disminución en la actividad sísmica, pero siempre se espera sismicidad de baja magnitud.
Enlace copiado
DESTRUCCIÓN.  Así lucen clínicas de Odontología de la Universidad de El Salvador (UES).

DESTRUCCIÓN. Así lucen clínicas de Odontología de la Universidad de El Salvador (UES).

Tendencia de sismos es a la baja, dice MARN

Tendencia de sismos es a la baja, dice MARN

Tendencia de sismos es a la baja, dice MARN

Tendencia de sismos es a la baja, dice MARN

Tendencia de sismos es a la baja, dice MARN

Tendencia de sismos es a la baja, dice MARN

Tendencia de sismos es a la baja, dice MARN

Tendencia de sismos es a la baja, dice MARN

Enlace copiado
Un total de 529 sismos había registrado el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) hasta ayer a las 5:50 de la tarde, desde que inició el enjambre sísmico con epicentro en Antiguo Cuscatlán con un sismo de magnitud 3.9 en la escala Richter, a las 8:13 de la mañana del pasado domingo 9 de abril, cuya profundidad fue de 3 kilómetros y cuya magnitud fue de IV en la escala Mercalli Modificada.

La tendencia de estos temblores, sin embargo, es a la baja: “El decaimiento rápido de las réplicas indica una tendencia a la disminución de la actividad sísmica del Área Metropolitana de San Salvador (AMSS)”, indicó el MARN en su cuenta de Twitter.

Las estadísticas que compartió a través de un gráfico en dicha red social indican que los temblores acumulados diarios han ido disminuyendo: de más de 100 para el lunes 10 de abril a nueve para ayer hasta las 9:30 de la mañana.

No obstante, no es el fin de los estos, advierte el ministerio: “Podría esperarse sismicidad de baja magnitud en los próximos días”, agrega junto al gráfico.

De los más de 500 temblores que han registrado las autoridades, 53 han sido sensibles para la población capitalina.

El más fuerte de ellos ha sido el ocurrido a las 5:52 de la tarde del lunes 10 de abril, cuya magnitud fue de 5.1 grados en la escala Richter, a una profundidad de 4 kilómetros y con una intensidad entre V y VI en la escala Mercalli Modificada, en el municipio de Antiguo Cuscatlán.

Los movimientos siguen siendo atribuidos a las fallas geológicas locales, es decir, al choque de las placas tectónicas bajo el suelo del país.

UES SAN SALVADOR AÚN SIN CLASES

Entre tanto, las instalaciones de la Universidad de El Salvador serán abiertas hoy, pero de forma parcial, no a todo el público. Las jefaturas administrativas y académicas retoman sus labores para realizar un diagnóstico físico de sus oficinas, pero a los estudiantes, a la planta docente y al resto del personal administrativo todavía no se les ha indicado la fecha en la que podrán presentarse, por los daños que sufrieron las estructuras de algunos edificios luego del enjambre sísmico.

“La reanudación de las clases dependerá del análisis de los daños, de si los edificios son habitables o no”, explicó el rector del alma máter, Roger Arias, según la cuenta de Twitter de la universidad.

Los edificios de Rectoría y de la Facultad de Odontología son solo algunos de los que resultaron dañados. Serán los ingenieros y arquitectos estructurales de la Facultad de Ingeniería y Arquitectura de la misma UES quienes realizarán la inspección, el análisis y brindarán un diagnóstico sobre la situación de los edificios tras la evaluación.

El Departamento de Desarrollo Físico, además, será el responsable de hacer el acompañamiento al equipo que acuda a la UES por parte de la aseguradora de los edificios.

Es posible que esta misma tarde anuncien las autoridades la fecha de inicio de las clases.

El MARN también vigila las actividades del volcán de San Miguel, debido a que el incremento en sus fluctuaciones internas y emisión de gases sí podrían tener relación con los sismos sentidos en la zona oriental desde el pasado 12 de abril.

El coordinador de Vulcanología del MARN, Eduardo Gutiérrez, explicó ayer que la situación “es normal y típica como la de todo volcán activo”, pero recomendó a la población no acercarse al cráter.
 

Lee también

Comentarios

Newsletter