Tenía “pequeño arsenal” que llevaba en saco

Pandillero residía en la zona rural de Chinameca y andaba huyendo, por lo que se había trasladado hacia la ciudad de San Miguel.
Enlace copiado
Tenía “pequeño arsenal” que llevaba en saco

Tenía “pequeño arsenal” que llevaba en saco

Enlace copiado

La Policía Nacional Civil de San Miguel detuvo a José Alberto Soto Ulloa, de 19 años, quien era considerado como uno de los 15 delincuentes más peligrosos del municipio migueleño, pues tenía al menos tres órdenes de captura por cuatro casos de homicidio agravado y otros delitos relacionados con el accionar de pandillas.

Según Dagoberto Marroquín, jefe de Operaciones de la delegación de la PNC de San Miguel, Soto Ulloa fue detenido el miércoles por la tarde por agentes de dos grupos especializados. El imputado estaba dentro de un mesón en la colonia Hispana de la ciudad de San Miguel, y la policía lo localizó y capturó luego de haber obtenido información sobre su paradero.

“Al detectar la presencia policial, inmediatamente se dio a la fuga por unos techos. Portaba un saco grande que le dificultó la movilización, lo lanzó y los policías lograron neutralizarlo y le encontraron una pistola 9 milímetros (mm). Después de que lograron intervenirlo, revisaron el saco y encontraron un pequeño arsenal de armas”, informó el jefe policial.

Al momento de su captura, a Soto Ulloa se le incautaron cinco armas de fuego que incluyen una escopeta calibre 12 mm con 13 cartuchos, un fusil sin marca ni serie visible, un arma de fuego artesanal, una pistola calibre 45 mm con cargador y dos cartuchos, y una pistola calibre 9 mm con cargador y siete cartuchos.

También se le descubrieron dos uniformes, uno de estos policial y otro de tipo militar, por lo que el imputado también será procesado por los cargos de tenencia, portación ilegal de arma de fuego, uso indebido de traje o uniforme y fabricación de armas o explosivos artesanales.

Los homicidios

Marroquín explicó que el detenido estaba perfilado como un peligroso miembro de pandillas que tenía tres órdenes de captura giradas en marzo, junio y diciembre del año pasado, las cuales fueron libradas por diferentes tribunales de San Miguel.

La primera orden que pesa sobre Soto Ulloa es por el delito de homicidio agravado, proposición y conspiración en el delito de homicidio agravado y organizaciones terroristas en perjuicio de Luis Fernando Quintanilla y Juan Argüeta Gómez.

La segunda orden fue girada el 10 de julio de 2017 por el delito de homicidio agravado en perjuicio de José Daniel Aparicio Saravia, por un hecho ocurrido en la calle principal del caserío San Francisco, del cantón Copinol, de Chinameca.

También se le acusa de haber participado en el homicidio de José Enel Villegas, cometido en el cantón Copinol Primero, de Chinameca, en julio de 2017.

Al ser consultado, Soto Ulloa dijo que cuando lo capturaron solo tenía una pistola en su poder y que el resto de armamento incautado había estado enterrado. Aceptó su vinculación con pandillas y agregó que las armas las usa para defenderse de rivales.

Lee también

Comentarios

Newsletter