Lo más visto

Testigo implica a oficiales de FAES en venta de armas a MS

Uno de los testigos de la FGR contra detenidos en Operación Jaque dijo que pandilla compró ametralladoras M-60 por $3,000 y $4,000.
Enlace copiado
Planes.  En el requerimiento presentado por la Fiscalía se detalla cómo la Mara Salvatrucha  ha buscado abastecerse de armas para atacar contra el sistema de seguridad del país.

Planes. En el requerimiento presentado por la Fiscalía se detalla cómo la Mara Salvatrucha ha buscado abastecerse de armas para atacar contra el sistema de seguridad del país.

Testigo implica a oficiales de FAES en venta de armas a MS

Testigo implica a oficiales de FAES en venta de armas a MS

Enlace copiado
Uno de los testigos que la Fiscalía General de la República (FGR) ha ofrecido para fundamentar la acusación contra los detenidos en la Operación Jaque le dijo a esa institución que la Mara Salvatrucha (MS-13) compró tres ametralladoras M-60 a oficiales de la Fuerza Armada (FAES) por un valor entre los $3,000 y $4,000.

“Así como también en el año 2012, ‘el Colmillo’, de nombre Fernando; y ‘el Mister’, de nombre Wálter, quien es de la MS de Ciudad Arce, hicieron una negociación con oficiales del Ejército Salvadoreño, donde adquirieron tres ametralladoras M-60, las cuales compraron a $3,000 dos de ellas y una en $4,000, que esa arma iba con municiones”, se lee en la página número 654 del requerimiento que presentó la Fiscalía al Tribunal Especializado de Instrucción A de San Salvador.

El Ministerio de la Defensa Nacional ha reportado el extravío de cuatro ametralladoras M-60. Sin embargo, la fecha de compra señalada por el testigo es anterior a junio de 2014, cuando la institución castrense informó de la pérdida de esos cuatro pertrechos de las bodegas del Regimiento de Caballería, ubicado en San Juan Opico, La Libertad.

La Fiscalía consignó la declaración del testigo criteriado identificado con la clave Capricornio dentro del apartado de la investigación de la Unidad Especializada de Delitos de Narcotráfico de la FGR a la clica de la MS-13 denominada San Cocos, de Sonsonate. El testigo también declaró que “el día que las iban a trasladar (las ametralladoras M-60) hacia Sonsonate fueron varios de la clica a postear el lugar, pues las sacaron de Artillería, armas que fueron trasladadas a la urbanización Lomas de San Antonio, es decir a la casa de ‘Cuete’ (pandillero de la clica San Cocos), y luego las llevaron a otra vivienda en la misma urbanización Lomas de San Antonio, donde tenía construida una caleta diseñada para ocultar esas armas”.

El criteriado también señaló que la pandilla compró un lanzagranadas, aunque no detalló si este también fue sustraído de las bodegas de la FAES. Defensa solo da cuenta del extravío de las cuatro M-60 y de 19 fusiles, tres de los cuales, según el ministro David Munguía Payés, ya fueron recuperados.

“‘Colmillo’ fue quien hizo el negocio con los oficiales del Ejército y este fue quien tuvo comunicación con ‘Cuete’”, agregó la Fiscalía al respecto.

Tres militares ya fueron procesados por el hurto de las M-60 del depósito de la Fuerza Armada. El soldado Óscar Batres Martínez, uno de los tres militares que fueron procesados en el Juzgado de Primera Instancia Militar por el hurto de las ametralladoras, dio una versión del hurto, por el que fue procesado junto con dos suboficiales: el mayor Juan Carlos Rivera Melara y el subsargento José González.

El soldado Batres Martínez dijo en su momento que el mayor Rivera Melara lo coaccionó a entregar las llaves del almacén, acompañado de tres civiles, para sacar las ametralladoras, el 14 de junio de 2014. Al final, el Juzgado de Primera Instancia Militar decidió exonerar del delito de hurto militar a los tres únicos acusados del caso. Esto luego de que la Fuerza Armada tuvo cuatro versiones distintas sobre el extravío del armamento.

El 13 de mayo de 2015, en la colonia La Chacra, de Ahuachapán, las autoridades recuperaron tres de las cuatro ametralladoras M-60 que fueron robadas del Regimiento de Caballería. Fueron encontradas en el baúl de un vehículo tipo sedán placas P-481-051.

En esa misma colonia, según la investigación de la Fiscalía (que inicialmente giraba en torno a la venta drogas de la San Cocos) y la narración del testigo Capricornio, se encuentra un taller de uno de los colaboradores de la pandilla quien supuestamente se encargaba de hacer caletas en los vehículos para trasladar ilícitos. “En relación con las personas que colaboran en otras tareas se encuentra una persona que tiene un taller de reparación de vehículos donde llevan a hacer las caletas... está ubicado en Ahuachapán, un taller en la calle principal de la colonia denominada La Chacra es conocido como ‘Memín’ (Manuel Edemir García )”, según la narración del criteriado.

Tags:

  • munguia payes
  • faes
  • robo de armas
  • m60
  • militares
  • Operacion Jaque

Lee también

Comentarios