Lo más visto

Tiene sueños, pero requiere de escuela especial

Adolescente sufrió los efectos de preeclampsia de su madre embarazada. Ha desarrollado la capacidad de dar noticias sin tener guion.
Enlace copiado
Foto de LA PRENSA/Juan Carlos Díaz Aspiración comunicacional. David Alexánder Cruz no quiere que su discapacidad visual parcial le impida ser un periodista. Le gusta escuchar noticieros y hace esfuerzos para verlos con un ojo.

Foto de LA PRENSA/Juan Carlos Díaz Aspiración comunicacional. David Alexánder Cruz no quiere que su discapacidad visual parcial le impida ser un periodista. Le gusta escuchar noticieros y hace esfuerzos para verlos con un ojo.

Enlace copiado

David Alexánder Cruz es un adolescente de 15 años originario del barrio Nuevo, en Anamorós, La Unión, quien quiere hacer realidad su sueño de ser un profesional en la carrera de periodismo y trabajar para un medio de comunicación, pero sus aspiraciones se han visto truncadas, pues nunca ha podido asistir a una escuela.

Tiene discapacidad visual parcial, pero también se ha encontrado con un obstáculo social, y es que en toda la zona norte del departamento unionense no hay una escuela de educación especial que proporcione la enseñanza que requiere el segmento especial de la población que como él tiene discapacidad.

“Tengo que ir a una escuela especial porque allí sí me pueden ayudar con mi problema, pero aquí cerca no hay una escuela de ese tipo, sino solo en (las ciudades de) La Unión y San Miguel, pero hasta allá se me hace difícil trasladarme, porque no tengo los recursos para hacerlo”, comenta el adolescente.

Este soñador posee una ceguera parcial como efecto de un periodo de preeclampsia que sufrió su madre al momento que él estaba gestándose en el vientre, y aunque inició un tratamiento en el Hospital de Niños Benjamín Bloom asegura que los médicos no le concluyeron el proceso.

Viendo y escuchando noticieros Cruz ha llegado a alcanzar la capacidad para improvisar y narrar una nota periodística de televisión, sin necesidad de la redacción de un guion, pero asegura que si pudiera leer y escribir todo se le haría más fácil.

Comenta que al no poder realizar sus estudios se ha visto en la necesidad de ayudar a su madre en los quehaceres de la casa, pero insiste en que no quiere quedarse sin recibir su educación y aspirar a mejores oportunidades. “A mí me gustaría que me ayudaran para asistir a una escuela especial, porque una vez me lo prometieron pero nunca me llevaron”, manifiesta.

 

Sin atender
Al igual que Alexánder Cruz, decenas de niños y adolescentes que tienen diferentes discapacidades en los 10 municipios de la zona norte de La Unión no cuentan con un centro para recibir educación especial.

Lee también

Comentarios