Lo más visto

Tránsfugas de ARENA con 28 asesores en 2014

La esposa del subjefe de fracción de Unidos por El Salvador estuvo contratada como asesora del coordinador del grupo parlamentario.
Enlace copiado
Bancada. Unidos por El Salvador estuvo integrado por cinco diputados propietarios y dos suplentes, todos tránsfugas del grupo parlamentario de ARENA.

Bancada. Unidos por El Salvador estuvo integrado por cinco diputados propietarios y dos suplentes, todos tránsfugas del grupo parlamentario de ARENA.

Tránsfugas de ARENA con 28 asesores en 2014

Tránsfugas de ARENA con 28 asesores en 2014

Enlace copiado
Los cinco diputados tránsfugas del partido ARENA que en 2013 integraron el grupo parlamentario Unidos por El Salvador llegaron a tener hasta 28 asesores parlamentarios en 2014, como consigna el listado de asesores por nombre, salario y bancada de ese año que entregó recientemente la Oficina de Información Pública de la Asamblea Legislativa.

A la bancada, que también se conoció como el G-5, se le dieron las facilidades para la contratación de personal como un grupo parlamentario común, bajo la aprobación del diputado de junta directiva encargado de las contrataciones: Sigfrido Reyes.

Unidos por El Salvador recibió su tajada del presupuesto de la Asamblea Legislativa para 2014, además de oficinas y demás prestaciones, para poder realizar su trabajo parlamentario, que estuvo muy marcado por un apoyo casi incondicional a las propuestas de leyes y reformas del bloque de FMLN y GANA, en las sesiones plenarias del Salón Azul del congreso.

La Asamblea Legislativa gastó en 2014 hasta $40,950 mensuales en los salarios de los 28 asesores de estos cinco diputados. Esto quiere decir que en ese año se tuvieron que desembolsar $573,300 de fondos públicos para los 14 salarios de estos funcionarios. Esto sin contar que Unidos por El Salvador terminó siendo declarado “inconstitucional” por la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia, luego de declarar que el transfuguismo legislativo viola la Constitución de la República.

“Era personal que tenía a cargo cada uno de los diputados. No recuerdo qué cantidad era. No recuerdo cuántos por diputado. Porque ellos ocupaban esas plazas, pero eran plazas pequeñas (en cuanto al salario), no eran plazas grandes. Plazas que podrían ser… incluso en la Asamblea hay ordenanzas que ganan más que los asesores en un determinado momento tuvo Unidos por El Salvador”, respondió el actual diputado de GANA Rigoberto Soto, quien fue el coordinador de ese grupo parlamentario.

El promedio salarial de los 28 asesores del G-5 era de $1,463. Sin embargo, en el listado sobresale una asesora, Verónica Rivera de Ochoa, que trabajó para el diputado coordinador de Unidos por El Salvador, Rigoberto Soto, y que era esposa del entonces diputado Sigifredo Ochoa Pérez, coordinador adjunto de la misma fracción.

De Ochoa percibía un salario mensual de hasta $3,500, lo que la hizo pertenecer a una élite de asesores cuyos salarios se acercan a los de los mismos diputados.

“En ese momento aparece ella. Pero creo que ellos (Sigifredo Ochoa Pérez y Verónica Rivera de Ochoa) ya no tienen vida juntos. Entonces era una persona que teníamos allí, que nos ayudaba a coordinar el tema de los diputados en las comisiones, del apoyo para ellos. Era un personal más que estaba allí como ayudándonos a coordinar la fracción. Algo así como un gerente, digamos”, contestó Soto ante el cuestionamiento de por qué él había contratado como asesora a la esposa de su coordinador adjunto en el G-5 .

Se ha tratado de contactar con el exdiputado Ochoa Pérez por vía telefónica, pero no ha resultado posible obtener una declaración del exfuncionario. La responsabilidad administrativa de las contrataciones en el congreso la tiene tanto el coordinador del grupo parlamentario como el presidente de la junta directiva. En 2014, el presidente era el diputado del FMLN Sigfrido Reyes.

Unidos por El Salvador también contaba con dos diputados suplentes, también tránsfugas de ARENA.

Tags:

Lee también

Comentarios