Tres años viendo el saqueo del río

Yesenia Hernández era de las más asiduas a ir al río Talcigua, en la colonia La Carmenza, a lavar la ropa, junto a su madre y su tía pasaban la mañana en la zona entre pláticas y el quehacer.
Enlace copiado
Enlace copiado
En los primeros días de diciembre las máquinas retroexcavadoras secaron las pozas, sacaron el material pétreo del afluente y se llevaron hasta las piedras de los lavaderos públicos.

Ella recuerda cómo hace un mes extrajeron la arena y la piedra cerca de donde trabajaban, revolvieron el agua y las asustaron; desde entonces no ha vuelto al río pues asegura que le da tristeza verlo tan cambiado, sin agua y sin poder utilizar las pozas que había antes.

“Ya no es lo mismo, el panorama se ve feo, descuidado, el río ya no es el mismo, le han sacado mucha arena y piedra”, comentó.

Ese mismo mes, en diciembre del año pasado, un camarógrafo grabó imágenes de los camiones cuando sacaban piedra del lugar y esto le valió la amenaza a muerte de un joven, quien le apuntó con un fusil a la cabeza, le obligó a entregarle la cámara y le borró lo que había grabado, luego huyó para evitar ser detenido en el periodo de flagrancia; gracias al respaldo de la comunidad el hecho no pasó a más y hay una denuncia en la PNC por el incidente, aunque nunca hubo capturas.

Las amenazas no son desconocidas en la zona, los lugareños también han sufrido a causa de querer mantener los recursos del río.

Habitantes del lugar aseguran que hace tres años trabajadores de la alcaldía migueleña llegaron con un papel en cuyo encabezado se leía “Protección Civil” y les pidieron firmar, pues les iban a donar materiales para el trabajo de prevención de riesgo; luego iniciaron las extracciones de material del río, con el pretexto de que era limpieza para evitar inundaciones.

“Todo el tiempo creímos que tenían permiso para hacer eso, para sacar arena y piedra, pero no contaban con nada, por eso decidimos recoger más firmas que las que ellos tenían, que fueron unas 50, y denunciar el caso ante el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN)”, relató uno de los afectados.

Actualmente los residentes de la zona escuchan que en la noche llega, carga y se va un camión con piedras, pero aseguran esperar que el MARN le ponga paro a dicha actividad pues no quieren tener problemas con los que explotan el afluente.

Y aguardan a que el río pueda recuperarse, que el cauce pueda crecer, como en años anteriores; lo que no esperan son las botas, palas y cascos que les fueron prometidos a cambio de sus firmas.

Lee también

Comentarios

Newsletter