Tres consejos de una mamá para triunfar en la compra de útiles escolares

Si para usted la lista de útiles es sinónimo de agobiantes y largas filas, desveladas con olor a plástico para forrar, le decimos cómo darle un cambio de tuerca a ese inevitable paso en la vida académica.
Enlace copiado
Tres consejos de una mamá para triunfar en la compra de útiles escolares

Tres consejos de una mamá para triunfar en la compra de útiles escolares

Tres consejos de una mamá para triunfar en la compra de útiles escolares

Tres consejos de una mamá para triunfar en la compra de útiles escolares

Enlace copiado
El inicio del año escolar puede ser una pesadilla para algunas mamás (ni hablar para las que son primerizas, monoparentales o con horarios rotativos/extensivos) que optan por el sistema de educación privada. Con planificación, este importante momento puede convertirse en una experiencia satisfactoria. Les comparto un par de tips a partir de mi experiencia personal. En la sección de comentarios (abajo) pueden agregar sus propias experiencias positivas.

Del susto a la capitalización


Cuando decidí escolarizar a mi hija a los tres años de edad, me quedé sin aliento al teléfono cuando me enteré de los montos de matrícula y mensualidad privada en El Salvador. Pasé angustiada. Aquella inversión representaba una total descapitalización de mi economía. Durante el año escolar, el escenario financiero escolar no cambió. Vinieron nuevos y pequeños requerimientos financieros que me tomaron desprevenida. No los visualicé dentro de mi presupuesto. Fue un año de mucho aprendizaje y reflexión, que hoy capitalizo en las siguientes recomendaciones.

1. Decida y cotice.


El primer paso  es decidir. Sí, decidir a qué edad escolarizará a su hija y en qué centro educativo le inscribirá. A mí me tocó a la vieja usanza, por teléfono, por simple inercia y falta de planificación. Más tarde descubrí que existen sitios como Infoútil (http://infoutil.gobiernoabierto.gob.sv/schools) que facilitan la tarea. Aunque nunca está de más llamar para tener información actualizada hasta el último centavo.

Si a usted, como a mi persona, le cuesta decidirse, le sugiero una tabla comparativa para tener una idea clara del dinero que debe disponer para este maravilloso paso en la vida de sus pequeños.



Tras este susto, elabore una tabla de gastos colaterales. En mi corta experiencia he descubierto que existen variaciones, por ejemplo, en el número y tipo de indumentaria escolar entre uno y otro centro académico. Así que esta tabla es solo una guía de gastos. La idea es que tome en cuenta esos pequeños detalles, que pueden hacer diferencias en sus cálculos presupuestarios.



2. Diagnostíquese, planifique y prepárese... un año antes.


No es una exageración. Se los dice alguien a quien le cuesta ajustarse a un guión presupuestario.

Tras el autodiagnóstico de modelo de consumidora que es usted, busque una alternativa real que le permita ahorrar (pero ahorrar en serio).

Hace dos años opté por un plan de ahorro programado. No me arrepiento. Una institución bancaria me descuenta, religiosamente, cierta cantidad de dinero durante 12 meses. Antes de ese plazo no puedo disponer de ese dinero. Al finalizar el período pactado, el banco me deposita el dinero. Así, puntual y sin ningún trámite, aparece el fruto del ahorro.

Este "colchón monetario" resulta valiosísimo cuando se acerca la fecha de la reserva de matrícula. Esta es una buena opción, si quiere evitar el pago de la penalidad por pago en período extraordinario de inscripción,  en caso que deba esperar el aguinaldo para sufragar gastos escolares.

Post Data:

Si está contemplando hacer un cambio de institución educativa de su hija, investigue y planifique las fechas en las cuales deberá pagar todos los trámites (exámenes, reserva, matrícula, mensualidad, otros). Este dinero debe agregarlo al pago de la mensualidad donde su hija estudia actualmente. Traducción: se avecinan pagos dobles.

3. Busque, camine (¡mucho!) ... y disfrute


No, no es un consejo para adelgazar. Es un imperativo si quiere optimizar su dinero y garantizar los insumos escolares, un mes antes del inicio del año escolar. Cuesta, pero los resultados son una maravilla (aunque suene a anuncio de oferta de televisión).

¿En qué consiste esta estrategia? Evite las tentaciones de fin de año. Enfóquese en la compra de insumos académicos. No le quiero decir que no gaste en regalos para su pequeño o pequeña. Pero, modérese, pues.

El secreto está en concentrarse en comprar los útiles y disfrutar de la búsqueda. Pruebe. En diciembre, usualmente, las librerías no están tan abarrotadas como en enero. Se puede dar el lujo de rechazar el precio de un producto, ir de un establecimiento a otro hasta hacer la mejor compra. También, puede hacer uso del servicio a domicilio que ofrecen algunas librerías. Conseguir tiquetes de descuento.

En el centro de San Salvador hay librerías con precios muy competitivos. Si quiere ahorrarse la visita al "centro histérico" de San Salvador, algunos de estos comercios reciben los listados de útiles escolares vía email y envían los insumos al domicilio sin ningún recargo.

En las redes sociales proliferan "personal shopper" especializadas en el rubro escolar. Son emprendedoras que compran los insumos por usted.

Para algunas, el forrado de libro es una tortura. Algunas librerías ofrecen el servicio de forrado y etiquetado de libros y cuadernos. También hay aquellas que ya tienen listo el "paquete escolar".  Últimamente, proliferan muchos centros que imprimen etiquetas para identificar los materiales.

Si usted, realmente, dispone de poco tiempo, puede considerar este tipo de servicios. Pero si quiere ahorrar varios billetes, hágalo usted mismo. Busque ideas en Pinterest o en los muros de Facebook de sus amigas ("la de manitas creativas")... pero disfrútelo. Haga de ese momento un espacio para desconectarse de sus actividades cotidianas. Comparta el forrado y el etiquetado con los verdaderos usuarios de los libros y cuadernos. Involúcrelos. Será un incentivo y todos saldrán ganando.

Tags:

  • año escolar
  • útiles escolares
  • lista de útiles
  • regreso a clases
  • regresoaclases

Lee también

Comentarios

Newsletter