Lo más visto

Más de El Salvador

Tres de cada cuatro jóvenes que ni estudian ni trabajan son mujeres: PNUD

El Salvador ha avanzado en legislaciones a favor de erradicar la violencia contra las mujeres, pero sigue tratándolas sin considerarlas un polo de desarrollo para el país. Lograrlo pasa por territorializar las políticas públicas.

Enlace copiado
La marginación de la mujer  es uno de los principales señalamientos del informe del PNUD y insta a reforzar políticas para eliminarla.

La marginación de la mujer es uno de los principales señalamientos del informe del PNUD y insta a reforzar políticas para eliminarla.

Enlace copiado

Datos alarmantes como que del 90 % de víctimas de violencia sexual sean mujeres y que de este porcentaje un 40 % sean mujeres entre los 15 y 19 años, además de los más de 121,000 embarazos infantiles y adolescentes que se registraron en El Salvador en 2016, dan cuenta de cómo las mujeres no están siendo tratadas como un polo de desarrollo para el país, sino las que están quedándose atrás y padeciendo la peor parte de la inequidad social.

El último informe del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) sobre Índice de Desarrollo Humano (IDH) recoge otro dato: tres de cada cuatro jóvenes que ni estudian ni trabajan son mujeres que se quedan en casa realizando tareas domésticas o de cuido.

Por lo anterior, una de las principales propuestas del informe del PNUD es visibilizar este trabajo a través de la profesionalización del mismo.

"El porcentaje de participación laboral de los hombres anda alrededor del 83 % y una de las principales razones de este sesgo es la responsabilidad que recae en las mujeres de las tareas de cuido", destacó el economista jefe del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), Rafael Pleitez, y agregó: "El informe llama a impulsar una cultura de corresponsabilidad, a formalizar estos cuidos como un servicio profesional. Si no hacemos esto, tampoco se van a lograr avances en la inserción laboral de las mujeres".

En esa misma sintonía opinó el rector de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (UCA), Andreu Oliva, para quien es fundamental comenzar a valorar el trabajo doméstico que realizan las mujeres.

"El informe plantea un cambio radical en el que abandonemos esa visión de que hay tareas que corresponden al rol de mujer y que los hombres no pueden hacer: como el cuido de la niñez o las tareas domésticas; los hombres tienen corresponsabilidad. El permiso de maternidad, por ejemplo, pudiera ser también de paternidad para que la pareja se haga cargo por igual del cuido del recién nacido", evaluó Oliva.

Ese cambio cultural no solo tiene que ver con erradicar la forma en que los hombres ven a las mujeres, con un sentido de pertenencia, también con una de las grandes deudas en el país: la educación sexual y reproductiva.

"Hay que avanzar en el tema de la igualdad entre hombres y mujeres", anotó la directora del Instituto Nacional de Juventud (INJUVE), Yeimi Muñoz.

Territorialización: clave para el empoderamiento

Las nuevas políticas públicas en favor del IDH deben ser enfocadas por territorios. Así lo advierten los panelistas que participaron en el foro organizado por LA PRENSA GRÁFICA para analizar el informe del PNUD.

La migración masiva de jóvenes desde las zonas rurales a las zonas urbanas que ha ocurrido en los últimos años tiene su origen en la falta de oportunidades para desarrollar sus capacidades y encontrar empleo. Las más afectadas han sido las mujeres, quienes no han podido ni estudiar ni emigrar.

Mucho tiene que ver la poca inversión en educación en el área rural. El 60 % de los que desertan en tercer ciclo vive allí y el 30 % de los que desertan en educación media lo hace porque no ve en la educación una oportunidad para progresar, por eso es importante planificar territorialmente el desarrollo, definir a qué se le va a apostar en el área rural.

"Debería ser más pertinente la oportunidad educativa en sintonía con el entorno, en la zona rural", advirtió Pleitez.

Según Oliva, "es importante enfatizar el desarrollo de las políticas territoriales, adecuadas a las diferentes realidades". Y los actores esenciales en las políticas territoriales son los gobiernos municipales, que deberían trabajar de la mano del sector privado para identificar las demandas laborales.

"Una de las propuestas de este informe es buscar modificar la edad de elegibilidad para los concejos municipales. La recomendación es ampliar los espacios para que los jóvenes puedan participar en ellos, ser agentes de cambio y poner intereses de la juventud", expresó el representante residente del PNUD en el país, Christian Salazar.

Tags:

  • PNUD
  • Mujeres Rurales
  • Situación del país

Lee también

Comentarios