Lo más visto

"Exhumar niños siempre es algo muy doloroso": forense argentina sobre caso El Mozote

A partir de 1992, Patricia Bernardi, Mercedes Doretti y Silvana Turner han sido parte de los equipos que exhumaron los cuerpos de la masacre ocurrida en El Mozote y caseríos aledaños. Volvieron a El Salvador la semana pasada para dar sus testimonios en la fase de instrucción del proceso que se sigue por la matanza, ocurrida en diciembre de 1981.

Enlace copiado
Imagen de un entierro realizado en El Mozote en diciembre de 2001. Foto archivo.

Imagen de un entierro realizado en El Mozote en diciembre de 2001. Foto archivo.

Enlace copiado

"Ese es el monumento de los muertos", dice un niño en la plaza del caserío El Mozote, mientras come almendras junto a su hermana menor. Se refiere al monumento de ese lugar en el que se enterró a las víctimas de una masacre ocurrida en diciembre de 1981.

Hace 37 años, niños de sus edades —e incluso menores— murieron a pocos metros de ahí. Es uno de los hechos que forman parte de la conocida como Masacre de El Mozote, ocurrida durante la guerra civil salvadoreña, y que es juzgada actualmente en un tribunal en Morazán.

Plaza del caserío El Mozote
Un niño juega frente al monumento por las vícitmas de la masacre en un tranquilo mediodía de viernes en El Mozote. Foto de Ernesto Arteaga.

Por ese motivo, tres antropólogas forenses argentinas volvieron a ese departamento para formar parte de la etapa de instrucción del proceso, en el juzgado segundo de primera instancia de San Francisco Gotera. Ellas dieron sus testimonios, explicaron las técnicas y análisis forenses en su trabajo realizado en diferentes años, principalmente de 1992 a 2004.

Fue hace 26 años que Mercedes Doretti comenzó su trabajo en el sitio uno, llamado El Convento, al lado de la iglesia católica en El Mozote. A lo largo de su carrera, ella ha buscado respuestas y pistas de asesinatos y desapariciones en varias partes del mundo. Uno de los mayores casos en los que Doretti ha estado involucrada es el de Ayotzinapa, en México, un caso ocurrido en la ciudad de Iguala, en septiembre de 2014, en el que murieron nueve personas y desaparecieron 43 estudiantes.

Mercedes Doretti
Momento de la participación de Mercedes Doretti en el proceso abierto en San Francisco Gotera. Foto de Flor Lazo.

Pese a su vasta experiencia, sin embargo, dice mantener un vínculo con El Salvador. El Mozote no es lo único que la mantiene atada a este país; también busca a migrantes salvadoreños desaparecidos en su ruta por llegar a Estados Unidos.

"Exhumar niños es muy difícil"

Doretti dio su testimonio el pasado jueves 16 de agosto en San Francisco Gotera. Recordó ante el juez y abogados lo que vio en El Mozote: "Encontramos 136 niños con una edad promedio de seis años, con cerca de 265 fragmentos de proyectil en sus cuerpos. Los proyectiles en el piso establecen que los disparos se producen con los cuerpos en el piso. No hallamos proyectiles fuera de la casa, sino que están todos adentro. Eso fue una de las cosas más difíciles, tanto técnicamente... exhumar niños siempre es algo muy doloroso".

Otros siete cuerpos hallados en El Convento eran de adultos. Los restos estaban deteriorados por el paso del tiempo, la composición del suelo y el fuego al que fueron sometidos.

Monumento en El Mozote
Este es el monumento a las víctimas en El Mozote. Al fondo, los nombres y las edades de las víctimas. Foto de Ernesto Arteaga.

Al ser la mayoría cuerpos de niños, los forenses hallaron juguetes en las bolsas de las ropas como “chibolas” y caballitos de plástico.

"El 89.7 % (105 de los esqueletos recuperados de 117) se encontraba vestido. En 37 de los esqueletos se encontró evidencia balística adherida a la ropa", dijo la antropóloga. 

El estudio de los fragmentos de proyectil las llevó a concluir que los atacantes usaron fusiles M-16, los que usan los miembros de la Fuerza Armada de El Salvador. "Las pruebas apoyan decididamente la conclusión de que fueron víctimas intencionales de una ejecución masiva extrajudicial", dijo Doretti al juez.

Además de Doretti dieron su declaración Patricia Bernardi y Silvana Turner. En total, ellas han recuperando aproximadamente 282 osamentas en diferentes lugares de Morazán.

Silvana Turner y Patricia Bernardi
Las antropólogas argentinas Silvana Turner (izquierda) y Patricia Bernardi también expusieron lo que hallaron al exhumar cuerpos. Foto de Flor Lazo.

Bernardi destaca la importancia que un caso como El Mozote esté en manos de la justicia. "Gracias a los testimonios de los familiares de las víctimas y al trabajo nuestro se ha podido comprobar la masacre de más de mil personas. La mayor parte población civil representada por niños y mujeres. Esto debe aparecer en los libros de historia como una parte trágica de nuestros países", sostiene.

Turner fue la última en dar su testimonio. Su primer trabajo en El Salvador fue con El Mozote, en 2003, pero cuenta que desde entonces ha venido a este país todos los años para investigar ese y otros casos. Otra de sus intervenciones ha sido en la masacre conocida como de La Quesera, ocurrida en Usulután, en 1981.

Ellas también serán parte del proceso judicial que en Guatemala se sigue en la investigación de la masacre de Las Dos Erres, sucedida un año después a la de El Mozote. "Hay avances para conocer la verdad y la reparación de estos crimines", valora Turner.

Especialistas en medicina legal de Argentina y El Salvador examinaron ocho recintos, 16 fosas primarias y cinco fosas secundarias.

El Mozote, Morazán
El paisaje de El Mozote ha cambiado; ahora es un destino para turistas extranjeros y nacionales. Foto de Ernesto Arteaga.

Argumentos de la defensa

Rodolfo Garay Pineda, uno de los abogados de los militares acusados, sostiene que las muertes en El Mozote se dieron en un escenario de guerra con una participación "indebida" de menores capacitados por el FMLN para el conflicto.

"Consideramos que (los testimonios de las forenses argentinas) adolecen de muchas deficiencias de carácter legal e investigativo. No contribuye a obtener ningún resultado para establecer responsabilidad penal. No identifica a ninguna víctima", afirma Garay Pineda.

Para la antropóloga Mercedes Doretti, decir que estos niños formaban parte de la guerrilla no está sustentado por evidencia física. Su consejo para El Salvador y otros países que tienen en su historia casos como este: "Lo mejor que podemos hacer es aceptar lo que ha sucedido, investigarlo con toda la tecnología y resarcir a las víctimas. La sociedad debe saber con claridad".

Parte del piso original en el que fueron hallados los cuerpos de niños en El Mozote. Foto de Ernesto Arteaga.
Homenaje
Una de las paredes de la iglesia de El Mozote tiene los nombres de los niños que fueron víctimas. Además, un homenaje a su memoria. Foto Ernesto Arteaga.

En los próximos días, el juez de paz de Meanguera visitará junto a testigos los lugares donde se cometieron los crímenes en Cerro Pando, Ranchería y Toriles, dijo el abogado Wilfredo Medrano, de Tutela Legal y querellante en este caso. Además se realizarán exhumaciones en Arambala, donde se espera hallar los cuerpos de siete personas.

Antes de las profesionales argentinas, otros testigos han dado sus testimonios en el juzgado.

Familiares de víctimas también han asistido al juzgado para escuchar a las forenses. Uno de ellos es Pedro Ramos Hernández, residente del cantón La Joya en el municipio de Meanguera, quien en mayo de 2016 recibió los restos de su hija.

"Perdí a mi niña, mi señora, hermanos, primos. Ya me entregaron los restos de mi niña, pero faltan los de mi compañera de vida. Pido justicia para los que vinieron a hacer esto, es una herida que nos han dejado", recuerda.

En mayo de 2016 Pedro Ramos Hernández recibió los restos de su hija. Asegura que el dolor se mantiene. Foto archivo.

Perfiles

Patricia Bernardi
Educación: doctora en antropología por la Universidad de Buenos Aires.
Experiencia: como parte del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) ha trabajado en países como Chile, Bolivia, Ecuador, Sierra Leona, Sudáfrica y Yugoslavia.
Trabajo en El Mozote: cantón La Joya (2000), caseríos Los Toriles (2001) y El Mozote.

Mercedes Doretti
Educación: licenciada en Ciencias Antropológicas. Se le han concedido dos doctorados honoris causa, uno de la Universidad de Buenos Aires. 
Experiencia: una de las fundadoras del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF). Ha trabajado en más de 20 países.
Trabajo en El Mozote: sitio uno, conocido como El Convento, en El Mozote (1992).

Silvana Turner
Educación: licenciada en Ciencias Antropológicas por la Universidad de Buenos Aires. 
Experiencia: es parte desde hace 30 años del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF).
Trabajo en El Mozote: inició en 2003. Desde entonces ha participado en la investigación de otros casos en El Salvador. 

Patricia Bernardi
Patricia Bernardi durante la exhumación de restos en Morazán. Foto archivo.

Tags:

  • Masacre de El Mozote
  • Caso El Mozote
  • Guerra civil
  • Morazán
  • Mercedes Doretti
  • Silvana Turner
  • Patricia Bernardi

Lee también

Comentarios