Lo más visto

Más de El Salvador

Tres sacerdotes fueron encontrados culpables de abuso sexual

Monseñor Jesús Delgado y los sacerdotes José Antonio Molina y Juan Francisco Gálvez cometieron abusos sexuales en menores de edad.
Enlace copiado
Castigo.  Los sacerdotes José Antonio Molina, Juan Francisco Gálvez y monseñor Jesús Delgado  fueron encontrados culpables de abuso sexual en menores. La pena fue de dimisión del estado clerical; es decir, perdieron todas sus facultades sacerdotales.

Castigo. Los sacerdotes José Antonio Molina, Juan Francisco Gálvez y monseñor Jesús Delgado fueron encontrados culpables de abuso sexual en menores. La pena fue de dimisión del estado clerical; es decir, perdieron todas sus facultades sacerdotales.

Tres sacerdotes fueron encontrados culpables de abuso sexual

Tres sacerdotes fueron encontrados culpables de abuso sexual

Enlace copiado
El arzobispo de San Salvador, Monseñor José Luis Escobar, confirmó ayer que monseñor Jesús Delgado y los sacerdotes Francisco Gálvez y Antonio Molina, acusados de abuso sexual, fueron encontrados culpables en sus respectivos juicios en el Vaticano, por lo que se les impuso la pena de dimisión del estado clerical, perdiendo total y definitivamente todas las facultades sacerdotales.

“En adelante, ellos no podrán ejercer ningún oficio ni función sacerdotal conforme al canon 292 del Código de Derecho Canónico. Estas resoluciones de la Santa Sede han sido ya comunicadas respectivamente a cada uno de los mencionados sacerdotes; también lo hemos comunicado a las víctimas, a cada uno de los casos respectivamente, y hoy lo hacemos de conocimiento a todos”, dijo monseñor Escobar.

En noviembre de 2015 monseñor Jesús Delgado dejó de ser el tercero al mando de la Iglesia católica de El Salvador, ya que se convirtió en el primer sacerdote del país en ser suspendido por pederastia, después de que las autoridades eclesiásticas confirmaron la denuncia de una mujer de 42 años, que asegura haber sido abusada por el religioso cuando ella tenía entre nueve y 17 años, en la década de los ochenta.

Días después del anuncio de Delgado, el sacerdote Juan Francisco Gálvez fue suspendido como párroco de la iglesia Nuestra Señora del Rosario, en el municipio de Rosario de Mora, San Salvador, por haber abusado sexualmente de varias personas, que en su momento eran menores de edad.

El tercer caso, confirmado en febrero de este año por la Iglesia católica, fue el del padre José Antonio Molina Nieto, que hasta ese momento fue párroco en Santa Cruz de Roma, Panchimalco.

El Arzobispado de San Salvador confirmó que Molina Nieto había sido denunciado dos veces por haber cometido abuso sexual en contra de menores de edad hace más de 20 años.

“Ciertamente lo que significan las resoluciones de la Santa Sede en estos tres casos de los sacerdotes de esta arquidiócesis es la preocupación de la Iglesia por el bien de los niños y de las niñas; es el sentir de la Iglesia como madre amorosa –como ha dicho el papa– en favor de los pequeños, de los más débiles... Es que la Iglesia está con las víctimas. Significa poner a demás la disposición del papa, que tantas veces ha repetido de cero tolerancia en estos casos... Es un paso adelante”, reiteró el arzobispo de San Salvador.

El papa Francisco ha afirmado que la Iglesia ama a todos sus hijos, pero cuida y protege con afecto particular a los más pequeños e indefensos. Con la conciencia de esto, la Iglesia dedica una atención vigilante a la protección de los niños y de los adultos vulnerables.

Escobar aceptó que la resolución de los procesos penales en contra de tres sacerdotes salvadoreños, que dieron a conocer ayer, “es duro, pero esto nos va a ayudar, nos hará madurar, nos hará crecer. Espero que haya una actitud madura de parte de todos para ver la bondad de esta situación; porque después de todo, la Iglesia actúa así por el bien de todos”.

La Arquidiócesis de San Salvador confirmó que solamente han registrado estos tres casos, los cuales fueron denunciados y que les dieron seguimiento hasta la conclusión de los procesos penales al ser encontrados culpables.

“No están otros casos en nuestra arquidiócesis con seguimiento, no hemos tenido más demandas, ni tenemos procesos... Pero estamos abiertos para cualquier denuncia y darle seguimiento. Nosotros estamos en sintonía total con el sentir del papa sobre cero tolerancia sobre esto”, finalizó Escobar.

Lee también

Comentarios