Un convivio por el Día del Síndrome Down

La Escuela de Educación Especial Reinaldo Borja Porras, que está dentro del Bloom, festejó con sus alumnos.
Enlace copiado
Actitud.  Esta  niña fue vestida de policía. Se robó los corazones.

Actitud. Esta niña fue vestida de policía. Se robó los corazones.

Felices.  La Policía de Turismo llevó sus motos, cuadrimotos y caballos al parque Cuscatlán para compartir y alegrarle la tarde a las niñas y niños con síndrome.

Felices. La Policía de Turismo llevó sus motos, cuadrimotos y caballos al parque Cuscatlán para compartir y alegrarle la tarde a las niñas y niños con síndrome.

Risas.  Los payasos alegraron  a los alumnos de la Escuela de Educación Especial Reinaldo  Borja Porras, que está dentro del Bloom.

Risas. Los payasos alegraron a los alumnos de la Escuela de Educación Especial Reinaldo Borja Porras, que está dentro del Bloom.

Un convivio por el Día del Síndrome Down

Un convivio por el Día del Síndrome Down

Enlace copiado
La Escuela de Educación Especial Reinaldo Borja Porras, que funciona dentro del Hospital Nacional de Niños Benjamín Bloom, celebró el Día Internacional de las Personas con Síndrome de Down.

Los 15 años que tiene de existencia han sido dedicados por la directora fundadora de la Escuela, Marta Henríquez, al cuido, dedicación, enseñanza y aprendizaje para que los niños afectados reciban sus tratamientos.

El Bloom les ha dado el espacio físico; el Ministerio de Educación (MINED) les proporciona a los 97 niños y niñas inscritos zapatos, paquetes escolares y uniformes. Ayer, varias instituciones y personas se unieron para alegrarles la tarde con un convivio.

La Policía de Turismo, así como el diputado de ARENA, David Reyes, se sumaron a la tarde alegre de los chicos donde pasearon en cuadrimoto, montaron a caballo, pasearon en motocicleta, participaron en juegos organizados por payasos, compartieron un refrigerio y reventaron piñatas.

“Ahora, con el apoyo del licenciado (David) Reyes nos van a abrir espacios para niños grandes en panadería y en costura para las niñas... Esperando en Dios que no nos abandonen”, dijo la directora.

En esta escuela, que tiene siete maestros, los alumnos se levantan de sus camas (del hospital), se uniforman y llegan a la escuela. Ya, cuando regresan, se ponen su ropa de hospital.

Allí hay niños de oncología, nefrología, neurología, hemofilia y VIH. Además, todos los que no pueden asistir a escuelas (o no son recibidos por ser personas con discapacidad o con síndrome de Down) son aceptados en la escuela que funciona en el Bloom.

Tags:

  • Down
  • enfermedad
  • convivio
  • conmemoracion
  • niñez
  • Bloom

Lee también

Comentarios

Newsletter